Inicio Edad Antigua Gladiadores: ¿Alguno de ellos era cristiano?

Gladiadores: ¿Alguno de ellos era cristiano?

gladiador cristiano

La persecución de los cristianos en el Imperio Romano no es ningún secreto. Los cristianos representaban una amenaza peligrosa para la seguridad del Imperio al negarse a adorar a los dioses paganos, cuyo favor se consideraba crucial para el éxito del Imperio.

Tampoco eran buenos ciudadanos a los ojos de los romanos, a menudo se negaban a unirse al ejército porque no querían matar a otras personas. Los cristianos también se oponían con frecuencia a los deberes cívicos porque los veían como parte de un sistema terrenal corrupto.

Esencialmente, los cristianos dieron la espalda a lo que probablemente se consideraban las tres partes más esenciales de la sociedad y el éxito de : la adoración de los dioses, el deber para con el Estado y la defensa del Imperio. En lo que respecta a los romanos, los cristianos no tenían ningún propósito útil en su sociedad.

jean-leon gerome
La última oración de los mártires cristianos, por Jean-Léon Gérôme

Roma, conocida por su amor a la violencia y todo lo militar, se regocijó en el espectáculo de gladiadores, y los cristianos fueron las víctimas ideales. Aunque este no fue el único método de persecución, prevaleció según los relatos cristianos y romanos. El método preferido de ejecución de los cristianos parecía ser, simplemente, “muerte por león”.

¿Los cristianos técnicamente se consideraban gladiadores?. Los esclavos se usaban principalmente para los juegos, por lo que parecería evidente que algunos esclavos cristianos se convirtieran en gladiadores. Sin embargo, parece que este no fue el caso, y hay una razón muy interesante por la cual esto no fue asi.

Para los romanos, el gladiador proporcionaba el modelo de la ética marcial y fueron ejemplos de lucha y honor. Eran importantes en su sociedad. Un gladiador esclavo podía ganar su libertad si se lo ganaba en la arena.

pollice verso
Pollice Verso (“Con el pulgar al revés”), una pintura de 1872 de Jean-Léon Gérôme

Dicho esto, en el apogeo del Imperio Romano, el héroe preferido era el “fracasado”, alguien que luchaba mucho y duro… pero que no terminaba de alcanzar el éxito. La muerte era a menudo ineludible para un gladiador, pero enfrentarse a ella con fuerza y ​​sin mostrar temor era considerado muy honorable a los ojos de los romanos.

De hecho, el papel de gladiador fue tan honrado, que no solo los esclavos y los vilipendiados terminaron en la arena. Los más privilegiados se ofrecieron como voluntarios para este destino innoble y sangriento. Algunos investigadores estiman que hasta la mitad de todos los gladiadores eran voluntarios.

¡Pero lo que realmente demostraba el atractivo de los juegos era que incluso lograron atraer a los aristócratas!. Se sabe que varios emperadores pisaron la arena, creando así una extraña paradoja del hombre que se encuentra en la parte superior de la escala social comprometiéndose públicamente con una de las actividades más básicas de ella.

jose moreno carbonero
Gladiadores después de la pelea, José Moreno Carbonero (1882)

Se dice que Lucio Vero, Caracalla, Geta y Didio Juliano se unieron a la arena durante sus respectivos reinados. Sin embargo, es casi seguro que ninguno de los anteriores compitió con ninguna seriedad y que estaban simplemente haciendo un desfile populista, o complaciendo una fantasía de la niñez.

El sufrimiento estoico exhibido por un gladiador sería alabado por un pagano. No solo no se le permitiría al cristiano morir de manera noble, sino que ni siquiera sería capaz de alcanzar el honor que, para los romanos, hacia la muerte aceptable. La muerte de un gladiador cristiano no sería la muerte de un verdadero gladiador, un hombre de honor y excelencia militar.

Los romanos, a pesar de su famosa sed de sangre, también eran humanos. Para perseguir a estas personas, primero tenían que deshumanizarlas. Para lograrlo, se convencieron a sí mismos de que los miembros de esta secta ilícita eran incapaces de vivir o morir honorablemente. Habiendo perdido el respeto a los ojos de la gente, los cristianos podrían ser perseguidos -y afortunadamente eliminados- con bastante facilidad.

Por supuesto, eso no fue exactamente lo que funcionó al final. Los cristianos se convirtieron en la religión más poderosa, reemplazando la posición de poder de los romanos, una vez indiscutida, en el (entonces) mundo conocido.

Afortunadamente para los romanos, los cristianos no les devolvieron el favor una vez que ocuparon el poder. En lugar de arrojar a sus antiguos perseguidores paganos a la arena, prohibieron los juegos que habían durado casi mil años.

2 COMENTARIOS

  1. Muy buena pregunta. Habida cuenta de que los modernos gladiadores de hoy son los futbolistas de élite (mimados y aupados en el pedestal de los héroes, deseados por las mujeres y envidiados por los hombres), podemos afirmar que, al menos uno de ellos, es “cristiano”.
    Bromas aparte, solo señalar que estos atletas de postín eran una importante inversión para sus propietarios, que no siempre estaban dispuestos a sacrificarlos. Por eso, en muchísimas ocasiones, peleaban en la arena sin llegar a matarse. Algo así como los forzudos de lucha libre y sus combates amañados.
    Feliz verano. Desaparezco unos días.

    • Jaja, muy atinado 🙂 Sin duda no les interesaba mucho a sus amos que murieran pronto, sobre todo si eran buenos luchadores, de ahí que no es nada descartable tu propuesta. No se podía matar la gallina de los huevos de oro.
      Feliz verano para tí también, un abrazo

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.