Inicio Curiosidades ¿Por qué llamamos “chivos expiatorios” a los culpados?

¿Por qué llamamos “chivos expiatorios” a los culpados?

Compartir
chivo expiatorio

Desde María Antonieta hasta la vaca que supuestamente causó el Gran Incendio de Chicago en 1871, la historia está llena de figuras que fueron responsables, sin ayuda de nadie, de épicos fallos o fechorías de otros. En otras palabras, se convirtieron en chivos expiatorios. Pero, ¿qué hicieron las cabras, que en realidad son criaturas tranquilas y pacíficas para merecer esta asociación con la culpabilidad?

del término Chivo expiatorio

La palabra chivo expiatorio fue acuñada por primera vez por el erudito protestante inglés William Tyndale en su traducción al inglés de 1530 de la , según el libro de David Dawson de 2013 “La carne se convierte en palabra: del chivo expiatorio”. Tyndale, quien estaba descifrando las descripciones hebreas de los rituales del Yom Kippur del Libro de Levítico, relató una ceremonia en la que una de dos cabras era seleccionada por sorteo. Un alto sacerdote colocaba sus manos sobre la cabeza del cabrío, y confesaba los pecados de la sociedad transfiriendo así al animal la culpa para librar al pueblo de Israel. En cuanto a la otra cabra, sería sacrificada al Señor.

Tyndale acuñó la palabra chivo expiatorio para describir a la criatura portadora del pecado, interpretando la palabra hebrea Azazel como ez ozel. Dicho esto, algunos estudiosos no están de acuerdo con su interpretación, afirmando que Azazel realmente representa el nombre de un demonio  parecido a una cabra, para quien la ofrenda estaba destinada, o un lugar específico en el desierto donde los pecadores eran desterrados, a menudo asociado con un acantilado montañoso desde el cual el chivo expiatorio era arrojado y asesinado.

origen chivo expiatorioLo cierto es que la cantidad de cabras sacrificadas en nombre de la en miles de años es para pensarse que, en caso de existir la reencarnación, tachemos de la lista de candidatos a este inocente animal.

A lo largo de los siglos, la palabra chivo expiatorio se desasoció de su significado bíblico, y finalmente se utilizó como una metáfora para describir a una persona que carga con la culpa de cualquier fechoría. Ahora, que conocemos la etimología de la palabra, recordemos a pobres animales que la inspiraron -que ya tuvieron mala pata con Yhavé-, y quizás decidamos utilizar otro término con la siguiente persona que “caiga” por los errores o señalado por los demás.

2 COMENTARIOS

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)