La Peste Negra

74
La Peste Negra del Medievo. El peor desastre biológico de la Historia de la Humanidad, y según los testimonios de la época, El fin del Mundo. Año 1310, Toscana, Italia. A comienzos del siglo XIV la civilización occidental experimentaba un periodo de gran prosperidad, había crecido el comercio, y con él las ciudades, no hubo catástrofes naturales, el clima fue favorable, aumentó la tasa de población… en resumen, fue una buena época para Europa. Pero esta expansión está a punto de topar con una nueva realidad. Súbitamente se produce un cambio climático, y las temperaturas descienden helando las cosechas, y con asombrosa rapidez los años dorados llegan a su fin. En la década de 1340, las guerras asolan el continente. En aquella época, para ser médico, previamente se debía haber estudiado Teología, pero ni los libros de Ciencia ni la Biblia, pueden preparar a nadie para el horror que se avecina.
Año 1347, Mongolia. Lejos, en Oriente, en las estepas mongolas, un terrible mal ha despertado. El rumor se extiende, millones de personas están muriendo en China, India, y las tierras del Islam. Antes de ese año, los mongoles parecían imparables, y abrieron el comercio entre Europa y China, pero esta mejora de las comunicaciones es también la semilla de la destrucción, no todo lo que atravesaba las rutas terrestres eran objetos, especias y sedas, había también otro tipo de mercancía, la Peste.
La Peste se va arrastrando implacablemente por las Estepas, acabando con poblados enteros, dejando tras de si cuerpos hinchados con bubas malignas. En la Estepa están acostumbrados a aprovecharlo todo, y los objetos y pieles se conservan, y el resto es echado al fuego para intentar acabar con el demonio causante de esta tragedia, pero el demonio viaja oculto en el botín. En este año, cientos de miles de personas viajan hasta Occidente, a la pujante ciudad de Ginebra. Una plaga irrefrenable que desintegrará este hermoso mundo. Viajeros, labradores, nobles, e incluso la hija del Rey Eduardo de Inglaterra, todos se verán frente a frente con el mayor asesino de la Historia, la Muerte Negra.
El término de las rutas comerciales mongolas es la ciudad portuaria de Kafa, en el Mar Negro, punto de partida de los barcos mercantes con destino a Italia. En 1347, los mongoles atacan esta ciudad cristiana con la esperanza de dominar tan estratégico enclave. Al principio, parece que la ciudad caerá bajo el sorpresivo asalto, pero cuando la lucha es más enconada, los mongoles se enfrentan repentinamente a un enemigo inesperado, la Peste. Debían abandonar el sitio, pero antes de retirarse catapultaron sus cadáveres hasta el interior de la ciudad con el fin de propagar la plaga entre sus enemigos. Al parecer, así fue como los mongoles transmitieron la Peste a los europeos. Se podría considerar el primer caso histórico de guerra bacteriológica. Muchos historiadores creen que viajó en un barco mercante que se dirigía a Europa, y su primera escala fue la isla de Sicilia.
Para los sencillos habitantes de Messina, en Sicilia, las olas y el mar son símbolo de vida, pero en ese año, es algo diferente lo que llega a sus costas… En los puertos de Italia fondean los barcos procedentes del Mar Negro, y a bordo transportan algo horrible. Bajo cubierta, los nativos encuentran un “cargamento” de cadáveres, y los pocos supervivientes dicen llevar la enfermedad “pegada a los huesos”. Cuando los habitantes de Messina comprenden el peligro, intentan que el barco salga del puerto, pero ya es demasiado tarde, porque la Peste ha “desembarcado” y las primeras muertes no tardan en llegar. No se trata de una enfermedad cualquiera, es dolorosa y repugnante, ya que sus víctimas tienen unas fiebres altísimas y sufren horriblemente. Al principio debió ser difícil diagnosticar la enfermedad: tos, fiebre, escalofríos…. luego se sucedía una subida fuerte de temperatura, y después, en un segundo brote, aparecerían unas bubas que no tardan en desarrollarse. El Bubón surge al hincharse una glándula linfática en el cuello o en la ingle, es tumefacta, y puede alcanzar el tamaño de una naranja. Serán estas bubas las que harán pensar que la Peste bubónica es la causa de la muerte negra. Desciende rápidamente la tensión arterial  y se produce un colapso multiorgánico, el sistema vascular se dilata y aparecen las hemorragias. Los bubones en sí, son muy dolorosos, es una manera horrible de morir…
Tras las primeras muertes, los habitantes de Messina, pronto descubren que la nueva enfermedad, no solo es horripilante, sino también contagiosa. Se extiende rápidamente entre la población sembrado el terror en toda la ciudad. Mientras la plaga asola la ciudad, a los supervivientes solo les queda una última esperanza, suplicar a la Santa Madre de Dios…; los que aún pueden caminar recorren los 10km hasta la Ermita, transportan la Imagen de regreso a la ciudad, pero a pesar de los ruegos, la Virgen no acude en su consuelo. Aunque todos los habitantes de la isla rehuyen de los de la ciudad de Messina, no pueden escapar al contagio, y se extiende por toda la Isla a una velocidad de vértigo, y el horror, apenas acaba de empezar. Entretanto, otros barcos genoveses procedentes de Kafa atracan en la península italiana, transportando pieles, tejidos y ratas transmisoras de la muerte…
Como un ángel exterminador, la plaga se extenderá por un Continente desprevenido, y da inicio el Apocalipsis, y Europa se enfrenta a la mayor amenaza jamás conocida por la Humanidad. La Ciencia Medieval, vive hundida en las ciénagas de la superstición y la ignorancia. El cirujano de Felipe VI, rey de Francia y del Papa Clemente que reside en Avignon, era conocido por su gran inteligencia. Sus técnicas, como la sangría con sanguijuelas ya son muy conocidas. Curiosamente, una alineación de planetas inusual precede al desastre, y esto para la mente Medieval fue una explicación lógica. El pueblo ha sido adoctrinado de que tanto las bendiciones, como las maldiciones, provienen directamente de Dios….
Ahora sabemos que no fueron los pecados y el mal lo que atrajo a la Peste negra, era una enfermedad contagiosa, pero incluso hoy en día, se sabe poco sobre ella, y aún todavía se siguen buscando respuestas sobre la rápida propagación de la plaga. Si se sabe que era provocada por una bacteria, que requiere unas condiciones especiales para desarrollarse, y, en muchos sentidos, la Europa Medieval parecía cumplir estos requisitos: aglomeraciones urbanas, basura en las calles, un entorno insalubre en el que proliferaban las ratas, y con ellas también las pulgas. La picadura de una sola pulga inyecta en la víctima la bacteria llamada Yersinia Pestis, y la bacteria se multiplica rápidamente en los nódulos linfáticos hinchándolos hasta reventar. Pero esta enfermedad tiene una vertiente aún más terrible, llamada Peste Neumónica, que no necesita de las pulgas para su propagación.
Se extendió por toda Europa occidental en el curso de 3 o 4 años, y esto es una rapidez increíble teniendo en cuenta que no había coches, trenes o aviones. Los viajes se hacían a pie, o a lomos de animales, pero sin embargo la propagación fue rapidísima. Aunque debido precisamente a la velocidad, algunos científicos opinan que fue debido a otro agente contagioso, que muy bien podía ser el Ántrax. También hay expertos que piensan que podría haberse tratado de un virus tipo Ebola. La diferencia la marca la forma de transmisión.

En Montpellier (Francia), un enterramiento público de 650 años de antigüedad permite a la moderna tecnología seguir aquel rastro que parecía perdido. Un equipo de investigadores científicos franceses exhumó cuerpos de víctimas de la Peste, e indagaron en busca de un tesoro biológico, los Dientes. Como un cofre hermético, un diente encierra el ADN que fluye en la sangre en el momento de la muerte. Extrajeron los dientes de la mandíbula, y examinaron las encías en busca de la bacteria, y según los resultados el ADN correspondía a la de la Yersinia Pestis. Pero hay que seguir investigando y examinar más tumbas.

Volvamos al año 1347. A los médicos de la época, las pulgas letales y el ADN, le sonarían tan extraño como la cólera divina y la conjunción de planetas a nosotros. Se sigue sucediendo el desastre, y parece que Dios hubiera abandonado a sus hijos. En Venecia siguen entrando barcos mercantes desde Oriente, trayendo la muerte a bordo, y un marinero dijo “Para angustia nuestra, nuestras bocas llevaban consigo los dardos de la muerte, y al hablar esparcíamos veneno en derredor”. Por supuesto no conocían la bacteria, pero si eran conscientes de que la enfermedad podía transmitirse de una persona a otra. Los venecianos agonizan y mueren en la increíble proporción de 600 al día.
En enero de 1348, la Peste entra en Francia a través del puerto de Marsella, y por vía marítima también, se traslada a España. En Barcelona muere el 60% de la población. A comienzos de primavera, la pandemia llega a la desembocadura del Rodano, a Avignon, donde reside el Papa. Clemente VI se niega a abandonar su Palacio. En agosto, la peste alcanza París, y la mitad de su población muere. Intentemos imaginar por un momento, que en la ciudad del otro lado de la montaña, ha muerto ya el 75% de la población, ya que antes que la Peste alcanzara un lugar, ya se tenían noticias de su cercanía. Llevados por el miedo, los burgueses abandonaban las ciudades, dejando a los pobres a su suerte.
En el invierno de 1349, la Peste llega al Norte, a la península escandinava, y cuando 2 años después alcanza Rusia, en Francia ya ha remitido. Tras aniquilar a la mitad de la población europea, la Peste se encamina a su fin. La magnitud de las cifras de víctimas es tan enorme, que sobrepasa a la imaginación humana.
Los microbios en la actualidad, pueden llegar mucho más lejos, y a mayor velocidad. Actualmente tenemos dos peculiaridades que nos acercan a la época de la Peste Negra: Economía expansiva y nuevas rutas comerciales. Cada año se trasladan de unos países a otros unos 500 millones de personas en vuelos internacionales. Muchos expertos opinan que, en caso de enfrentarnos a una epidemia catastrófica, la Ciencia moderna se vería “atrapada” como los científicos del medievo. Por desgracia, seguimos sin tener las bases para enfrentarnos a algo de esta magnitud. El auténtico enemigo del ser humano puede estar escondido en alguna parte, y puede ser tan mortífero como hace 650 años….

Comentarios74 comentarios

  1. Jooooderrrrr, Félix, que me estás metiendo el miedo en el cuerpo, chiquillo.
    Esperemos que estos malos augurios no se hagan realidad nunca.
    Lo que sí creo es que el planeta tiende a regularse solo, esto es, si hay una superpoblación, se regula por medio de catástrofes naturales o biológicas. Se liquida a la mitad de la población y consigue su equilibrio. No sé, lo mismo me estoy poniendo catastrófica después de leerte.
    Será por inercia, jajaja…

    Un beso paisano, y cuídate de los virus.

  2. Elena…

    A ver, que no cunda el pánico, que yo solo dije “en el hipotético supuesto”, je,je… En tu comentario llevas toda la razón, el propio planeta se autoregula a base de estas “cositas”. No es cuestión de ponerse catastrófico, es que la Historia está plagada de estos hechos…
    Vamos a disfrutar de la Navidad como Dios manda, y luego ya proveerá,je,je
    Un beso paisana, y cuídate tu también que hace mucho frío por las noches.

  3. Félix,vengo de nuevo a felicitarte por tu impresionante post,que asusta un poco en esta mañana gris de invierno..
    Me gustaría que vieras esa sencilla receta de Navidad,que pronto cambíaré.

    Mi felicitación y mi abrazo.
    M.Jesús

  4. Jose A.Bejarano…

    Querido amigo. Como siempre, das en el clavo. No creo (por mucho que diga la ONS) que estemos preparados para afrontar una pandemia desconocida. Para eso se deberían tomar medidas inmediatas y resolutivas, en caso contrario no habría forma de pararla.

    Un fuerte abrazo.

  5. Qué miedooooo me estás dando. No creo que la cosa fuese tan seria como en el medievo, sobre todo porque tenemos avances médicos y científicos que podrían hacer remitir tales epiedemias. No sé si será verdad, pero yo creo firmemente en ello.

    La peste negra debió de ser la Muerte personificada. Pensar que el 60% de la población de Barcelona murió por esta causa pone los pelos de punta, desde luego.

    Por cierto, leyendo esta entrada me acuerdo del libro “Un mundo sin fin” donde se ralata perfectamente el recorrido y efectos de la peste (aunque otros puntos de la novela no sean tan brillantes)

    Un abrazo

  6. Cielo, pues que impresionante leer sobre este tema, siempre (en tv, radio, o en medios escritos) me causa inquietud este tema.

    Y totalmente de acuerdo con que los vuelos comerciales acercan y “globalizan” las enfermedades.
    En mayo de este año cuando surgió la alarma por la Influenza AH1N1, yo estaba en Nueva York, a punto de regresar a México y era realmente paranoia lo que se vivía en ambos países, probablemente era así tambien en otros donde se presentaron casos. Recuerdo que leí algun reportaje (unas semanas despues cuando había pasado la amenaza) de un periodistaque se dedicó a rastrear en donde había surgido la enfermedad. Para México lo logró y ya tenía unas pistas para lo ocurrido en el resto del mundo.

    Lo de siembre, que vulnerables podemos ante cosas aparentemente pequeñas como un virus, una bateria, un microbio…

    Un beso maorí con cariño para ti cielo

    p.d. (ya sabes que te tocará regaño?)

  7. Que no ocurra otra como
    aquella porque con la
    gripe A ya nos llega.

    La peste negra fué
    un gran extermínio.

    Siempre traes un poco de historia que está bien
    recordar.

    Un abrazo.

  8. Carmen Béjar…

    No, la cosa no sería para tanto, pero nunca sabremos a lo que nos podemos enfrentar. Como bien dices, pone los pelos de punta imaginar las situaciones dantescas que se vivian en plena calle, con casas “enladrilladas” con gente dentro muriendo de dolor y agonizando. Realmente horrible. Si existe el infierno, debía ser lo más parecido. Tomo nota de tu recomendación literaria. Gracias.

    Un fuerte abrazo.

  9. Tani…

    En este mundo tan globalizado, cualquier “bichito” invisible se plantaría de la India a Chicago en cuestión de horas, y esto no es algo baladí ni tranquilizador. Es reveladora la anécdota que nos cuentas, muy reveladora de la paranoia que puede surgir en torno a este asunto. Lo “invisible” nos aterra más que lo “visible”….

    Un beso maorí con mucho cariño.

  10. Marisa…

    Debió ser algo aniquilador, inhumano, atroz… cualquier calificativo debió ser poco para definir como iban cayendo los seres humanos uno trás otro, entre estertores de dolor. Horrible y ezpelunante. Gracias por tu fidelidad y tus palabras.

    Recibe un fuerte abrazo.

  11. Hace años creo que hubo un brote en la India, si mal no recuerdo. No estoy segura, pero me suena algo de eso, lo que pasa que lo controlaron rapidamente. Pero a algun medico le entró el panico y puso pies en polvorosa.

    Que barbaridad, llegar a morir el 60% de la poblacion. Me imagino la angustia de la gente, el miedo. Si existe ahora con la ultima de nuestras gripes, y total apenas arroja unos minimos indices de mortalidad, figurese enfrentarse a algo como eso.

    Y pensar que yo estoy ahora mismo con fiebre y dolor de garganta! Espero que al menos no sea la peste!

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

  12. Madame…

    Tiene vd. muy buena memoria. En la India ocurrió un brote allá por 1994 con algún centenar de muertos, pero fué controlado al tratarse de zonas relativamente fáciles de poner en cuarentena, y los vuelos fueron inmediatamente cancelados.
    Le aseguro a su excelencia que vd. no tiene la peste, ya que goza de un excelente aspecto y ese pequeño dolor de garganta sin duda es debido a sus paseos nocturnos por los jardines de Palacio.

    A sus pies.
    Bisous.

  13. Hola Felix, vaya una exhaustiva entrada la tuya, mas que historiador pareces médico -vidente. O sea esto fuera casi como nuestra gripa A salvando la distancia. 🙂 Cómo no puedo más que admirarme de tu entrada no tengo ,más que añadir. Salvo que me permitas -salvando las distancias- que de ahi viene ese gran refrán que nos la recuerda “Por la caridad entra la peste” y ya sabes hay muchas clases de peste tan incurables como esta que has expuesto genialmente, te felicito
    Un beso

  14. Katy…

    Medico, vidente, historiador,jajaja, quizás lo que menos me gustaría ser sería Vidente, porque no creo en ella, pero en fin. Recuerdo esa frase y viene muy a cuento del tema, y tienes mucha razón en que hay “otras clases de peste” de difícil solución. Gracias por tus palabras, amiga.

    Un beso

  15. Hola Felix!! Qué post, Dios mío!! Da miedo, la globalización se transforma en una palabra tenebrosa. Muy completo amigo, desde todos los puntos, historia, medicina y vidente como dice Katy. Espero que en lo de vidente no seas tan bueno como lo sos en lo otro.
    Besossss

  16. Un trabajo excelente… quedo admirado y aterrorizado de que pudiera pasar en nuestra época algo así, pero desde luego, en el tercer mundo siguen pasando desastres de este tipo y la conciencia de nuestros gobiernos sigue inalterada…

    Un saludo.

  17. Emilio…

    Estimado amigo, gracias en primer lugar por tus palabras. En segundo lugar, y lo más importante, has dado en el clavo. Siguen sucediendo desastres de este tipo en pleno siglo XXI pero como no nos “salpica” poco parece importarnos. Los principales organismos que podrían erradicar esto son los Gobiernos, pero entre el poco interés que muestran, y los tentáculos de las grandes Corporaciones Multinacionales que llegan a todos sitios, la situación permanece inalterable. ¿que pensariamos si uno de nuestros hijos muriera de hambre, sida o ébola? quizás nuestra cosmovisión cambiaría…

    Un fuerte abrazo.

  18. Hola Felix, una entrada magistral, no te has dejado detalle. Ante una pandemia de esa magnitud, no sé si llegaríamos a esos niveles de mortandad en la actualidad, pero si creo que no estamos lo suficientemente preparados aún, y menos teniendo en cuenta a la velocidad que mutan esos “bichitos”…
    Muchos besos.

  19. Querida Nikkita…

    Gracias por tus palabras. Pero la verdad es que se quedaron muchos detalles en el tintero, pero que se le va a hacer. Lo único bueno que tenemos hoy es que sabemos que estas enfermedades no son invisibles y no vienen de la cólera de Dios ni de ninguna conjunción planetaria, y eso ya es una gran ventaja…

    Muchos besos.

  20. Felix,
    Muy bueno el post explicando como surgió y se desarrolló y todos los síntomas que implicaba.
    A mi me ocurrió lo mismo que a Carmen Béjar, a medida que iba leyendo lo asociaba a “un mundo sin fin”. Bueno, no alarmarse, demos un voto de confianza a la ciencia, la investigación y a la medicina, creo que hemos avanzado mucho desde la peste negra. Normal que entre las
    funciones de la ONS, esté la de
    no crear pánico. En 1918, en la mal denominada, “gripe española”, en la que murieron un número superior a la peste negra, comentan que muchos murieron por el pánico que les producia el hecho de padecerla.

    Te dejo un abrazote saludable.

  21. Será que el verdadero enemigo del ser humano es también otro ser humano que manipula en laboratorios, en la clandestinidad o no con diferentes elementos para que con el advenimiento de guerras bacteriológicas cambiar la balanza económica y comercial del mundo?

    Será la autodestrucción o la supervivencia de unos pocos elegidos? Y si fuera así, quien podrá asegurar esa supervivencia?

    Buena entrada llena de interrogantes.

    besos

  22. Grandolina…

    Gracias, maja. Por supuesto que hoy en día tenemos adelantos que nos permitirían afrontarlo de otra manera, particularmente en cuanto a que sabemos que no se debe a una conjunción planetaria, sino a un ser microscópico. Aunque ojo con lo experimentos en laboratorios, que no dejan de hacerse, y se pueden volver en nuestra contra. Yo particularmente, no creo mucho en la OMS, que me parece un Órgano corrupto, así que no me fío de ellos.

    Un abrazote saludable,je,je.
    Feliz puente.

  23. SUSURU…

    Estimada amiga. Como le comentaba a nuestra amiga Grandolina, esos experimentos se pueden volver en nuestra contra y el ser humano es muy débil y vulnerable. Dejaste una gran interrogante que requeriría otro post…

    Muchos besos y feliz dia, querida amiga.

  24. Estimado Javier…

    Has tocado un tema que hasta ahora no se habia tenido en cuenta, ni en el post ni en los comentarios. Acertado como siempre. Fueron expulsados de los paises del Oeste de Europa por estar estigmatizados (como en tantas ocasiones) tuviendo que acomodarse en Polonia y más al Este.

    Un fuerte abrazo…

  25. Estimado colega, es la primera vez que te leo, pero llevándolo al terreno profesional..¿por esos parajes no os afecta una peste que va cerrando pequeñas empresas y que está afectando al tejido social..?
    Efectivamente, la propagación de cualquier enfermedad hoy día podría ser cosa de horas. De todos modos No nos besaremos, no nos daremos la mano…..´Jesús que no venga..

  26. Estimado Cesar…

    No te falta razón, amigo. Por desgracia es otro tipo de “enfermedad”, en este caso social que está sembrando mucha desazón e inestabilidades familiares.
    Pues no nos besaremos, ni nos daremos la mano, como bien dices, habrá que pedirle a Jesús que no venga…., aunque somos los seres humanos con nuestros experimentos en laboratorios los que estamos alimentando a estos “asesinos en serie invisibles”…

    Un fuerte abrazo.

  27. Estoy de nuevo impresionada por lo exhaustivo de tu documentación y lamento profundamente carecer del tiempo necesario para leer todas tus entradas, una por una, aunque todo se andará.

    Enhorabuena y félix puente.

  28. Que mal cuerpo me has dejado, Félix! Este tipo de enfermedades tan devastadoras son terribles y mucho avance que exista, siempre tendremos el mismo riesgo.
    Cris
    p.d: tienes un premio en mi blog! 🙂

  29. Hola, Félix:

    ¡Terrible, la peste bubónica o muerte negra!

    Hace dos años me regalaron: “Un mundo sin fin” de Follet (la 2ª parte de “Los pilares de la tierra”), y fue con su lectura como yo amplié todos los conocimientos sobre esta terrible enfermedad que asoló medio mundo. Curiosamente, hacia la mitad del libro, me cogí una gripe de categoría…¡mi marido no entendía como podía seguir leyendo sobre la peste estando yo con gripe;=)) pero lo cierto es que me devoré el libro en las bajadas de fiebre, afortunadamente sin pústulas, jeje, ¡menos mal! ;=))

    Un beso, querido Félix, muy interesantes siempre tus posts…

  30. Reconozco al igual que el resto de compañeros, que leyéndote he tenido más de un escalofrío, no ya pensando en que algo así puede pasar actualmente, si no en lo que debió ser aquéllo en aquel tiempo, en el que ni siquiera se entendía por qué se estaba uno muriendo.

    Pensar, y cito de memoria por lo que puedo caer en error, que 25 ó 30 millones de personas morían “tiradas en las calles”, en toda Europa, como poco es espeluznante.

    Impresionante tu tema de hoy, Félix, y el cómo lo has desarrollado.

    Abrazo fuerte.

  31. Cris…

    Querida amiga, no pretendía ser alarmista, sino ser realista en el sentido en que nosotros mismos, con nuestras prácticas en laboratorios, estamos despertando a muchas “fieras” que duermen aletargadas….
    Me paso ipso facto a recoger ese premio. Muchas gracias.

    Besos y feliz semana.

  32. Hola Ches¡¡

    Aquello debió ser horrible, y creo que ninguna narración nos acercará ni tan siquiera a imaginarlo. Espeluznante si, morían en las calles, y como sabes, tapiadas en sus propias casas agonizando de dolor… Gracias por tus palabras, maja.

    Muchos besos y feliz semana.

  33. Hola Mar ¡¡¡

    Querida amiga. Terrible y espeluznante, si. ¿te puedes creer que tengo ese libro desde hace muchísimo tiempo y aún no le hinque el diente”? ya es hora de que lo haga, y máxime escuchándote hablar de él. Muy divertida tú anécdota, aún con fiebre, seguías con él,jeje
    Gracias por tus palabras, maja.

    Besos y feliz dia.

  34. Me esta picando, to el cuerpo, compadre. Me doy una duchita, ahora mismo. Uffffffff, las ratas, que asco.
    Esto no es broma, como vivo en el campo, hay ratas, en los lindes de mi finca. El año pasado compre 10 kg de raticida, ya me quedan solo 5.
    Después de leer este post, tan ilustrativamente inquietante, creo que redoblare mis esfuerzos exterminadores.
    Un abrazo, amigo.

  35. Estimado Pedro…

    Mientras no tengan pulgas las ratas no hay problema, je,je, así que mejor que compres 10kg de pulguicida. Eso de la finca, confirma mis sospechas, ¿no estará cerca del Atlas? ¿o en Casablanca? ja,ja,

    Un abrazo amigo.

  36. Fantástico tu reportaje,. Felix. Te cuento una anécdota sobre la pestenegra del medievo. ¿Sabes que al ajo macerado en vino le llamaban el remedio de los 4 ladrones y así se denomina en inglés esta bebida?.

    Cuatro ladrones atravesaron la Marsella del s. XVI, afectada por elcólera, y no se contaminaron porque iban saturados de vino con ajos. Y desde entonces aseguran que el ajo combate los bacilos del cólera. Ya contaré más cosas de éstas. Enhorabuena por tu entrada. Estupenda.

  37. Meg…

    Gracias por aportarnos este dato, que yo al menos desconocía por completo. No deja de ser curioso que el vino y los ajos frenaran al cólera. Te tomo la palabra y deseo que sigas aportandonos datos tan enriquecedores como este.

    Un abrazo.

  38. Excelente entrada, pone la carne de gallina solo pensar que una pandemia asi se pueda repetir.
    Un ratillo entretenido e “inquietante” como diria Iker Jimenez el que he pasado en tu blog.
    Un saludo!!

  39. Hola Felix, enhorabuena por tu blog. Me parece muy interesante, siempre me ha gustado la historia y se nota que a tí también. Te has ganado una seguidora más, merece la pena pasarse por aquí, tienes posts muy buenos.
    Saludos
    Noelia

  40. Muy exaustiva toda esta información sobre la peste negra, no sabía que realmente mató a la mitad de la población europea. Muy interesante todo.Después de vivir en gran souflé en que se ha convertido la difusión del miedo a la gripe A…esto me parece de dimensiones increíbles.
    Muy bueno.
    Besos!

  41. Terrible epidemia. Leia un dia un escrito sobre esto, que decia que como desaparecieron familias enteras, quedaban herencias que no se podian repartir a nadie, porque todos los herederos habian muerto.

    Y que la gente sintiendo la muerte tan cerca, pues se dedicaban de forma desenfrenada a los placeres.

  42. Ana Gonzalez…

    Veo que estás haciendo un “tour” de lo más completo y variado. Agradezco mucho tu interés. Sobre el tema en cuestión, pues debió ser horroroso. Como bien dices, familias enteras quedaban extinguidas por esta epidemia devastadora. Lo peor de todo, es que era un enemigo invisible para el ser humano…

    Un abrazo.

  43. @Mer
    Querida y adorada amiga. Ya sabes que esta es tú casa y me alegra que te haya gustado el artículo (aunque te haya puesto los “pelitos” de punta). Ya sabes que te quiero, mi madrileña castiza.
    Besitos chulapos

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)