Inicio NOTICIAS Descubierto un tesoro del mítico rey vikingo Harald Bluetooh

Descubierto un tesoro del mítico rey vikingo Harald Bluetooh

tesoro vikingo

El hallazgo por parte de un adolescente ha permitido a arqueólogos y voluntarios encontrar 600 piezas de más de 1.000 años de antigüedad pertenecientes a Harald Bluetooth, rey vikingo del siglo X.

Luca Malaschnitschenko estaba usando un detector de metales en un campo en Rügen, una isla alemana en el Mar Báltico, cuando encontró algo que parecía ser basura. En realidad, era un tesoro, una moneda de plata.

El hallazgo fue solo la punta del iceberg. Malaschnitschenko y el arqueólogo aficionado que habían estado recorriendo la isla alertaron a la oficina arqueológica estatal de Alemania, que planeó una excavación. A mediados de abril de 2018, los trabajos han avanzado y vaya si ha valido la pena la cuidadosa planificación de los expertos. Los arqueólogos han descubierto alrededor de 600 monedas en el sitio junto con algunas joyas, incluidos broches, perlas y collares.

El arqueólogo aficionado Rene Schoen y el estudiante de 13 años Luca Malaschnichenko
El arqueólogo aficionado Rene Schoen y el estudiante de 13 años Luca Malaschnichenko (Crédito: Stefan Sauer / AFP / Getty Images)

Utilizando las fechas de las monedas, los expertos han determinado que pudo pertenecer a Harald Blåtand Gormsson, un vikingo que reinó sobre Dinamarca en el siglo X. A Harald se le atribuye la unión de Dinamarca y la conversión de los daneses al cristianismo, o al menos la promoción de la religión en toda la región.

A principios del siglo X los vikingos dominaban el norte de Europa y establecieron reinos gobernados por clanes familiares con un rey al frente. Del rey Gorm el Viejo y su mujer Thyre, que gobernaban sobre Dinamarca, nació Harald que se convirtió en rey al suceder a su padre.

Rey Harald Bluetooth
Rey Harald Bluetooth (Crédito: BirgerNiss / Getty Images)

Este hecho fue el primer caso conocido de un rey escandinavo que traspasaba el poder a su hijo, ya que anteriormente a la muerte de un rey, otros grandes hombres luchaban entre sí por el poder. Su nombre fue pronto conocido en toda Escandinavia y llegó a ser un importante personaje del norte de Europa.

Harald no era el prototipo de hombre nórdico, la gente lo llamaba Blåtand, Blå por su piel morena y pelo oscuro, y tand que significa gran hombre. Al traducirlo al inglés, Blåtand se interpretó como Bluetooth y de ahí a Diente Azul en español, aunque también cuentan que ese nombre se le atribuyó por haber padecido la enfermedad hemotílica del recién nacido, enfermedad que habría hecho que alguno de sus dientes tuviera un color azulado.

tesoro bluetooh
STEFAN SAUER (AFP)

Harald fue expulsado de Dinamarca cerca del final de su vida, y huyó al sur de Pomerania, en la isla de Rügen, donde se encontró el tesoro de plata. Los arqueólogos afirman que el hallazgo parece corroborar las fuentes históricas que describen la marcha de Harald.

El origen del término Bluetooht

En 1996, el ingeniero Jim Kardach estaba trabajando con Intel y un consorcio de otras compañías tecnológicas para crear una forma de reemplazar los cables que conectaban teléfonos, computadoras y otros dispositivos. También estaba leyendo un libro sobre vikingos. Mientras Kardach contemplaba una ilustración de una runa sobre “Bluetooth”, pensó en cómo el rey había unido a los daneses.

Esa capacidad de unir a las personas le recordó la tecnología en la que estaba trabajando. “Se me ocurrió que esto sería un buen nombre para el sistema”, escribió más tarde .

El ingeniero Kardach hizo una broma con una presentación en PowerPoint que presentaba a Harald Blåtand Gormsson con un teléfono móvil en una piedra rúnica. Décadas más tarde, el nombre en clave inspirado en un vikingo es sinónimo de la tecnología en sí misma, y probablemente atraerá aún más la atención hacia el increíble hallazgo de un niño de 13 años.

Compartir

1 COMENTARIO

  1. Unos ahorrillos que tenía el hombre bien guardados, a salvo de chorizos y recaudadores de impuestos. Y es que estos vikingos, incluso el rey, eran muy suyos.
    Un saludo. Nos vemos en un par de días.

Comentarios