Inicio Edad Antigua Naqsh-e Rustam, antiguas tumbas de los poderosos reyes persas

Naqsh-e Rustam, antiguas tumbas de los poderosos reyes persas

Naqsh-e-Rustam

Naqsh-e Rustam es uno de los lugares más espectaculares e inspiradores del Imperio aqueménida, las tumbas colosales de los reyes persas que datan del primer milenio antes de Cristo. Es un recuerdo perdurable de un poderoso imperio que gobernó una parte importante del mundo antiguo.

Naqsh-e Rustam (que significa Trono de Rustam) se encuentra aproximadamente a 5 km al noroeste de Persépolis, la capital del antiguo Imperio aqueménida (persa) en el moderno Irán. Talladas en la fachada de una cadena montañosa considerada sagrada en los períodos elamitas están las tumbas excavadas en la roca de los gobernantes aqueménidas y sus familias que datan de los siglos IV y V aC, con relieves posteriores ricamente decorados tallados por los sasánidas en el tercer siglo después de Cristo.

Además de ser una necrópolis real, Naqsh-e Rustam se convirtió en un importante centro ceremonial para los sasánidos hasta el siglo VII dC.

Naqsh-e-Rustam iranEl sitio de Naqsh-e Rustam ya estaba en uso antes de la llegada de los aqueménidas, como se evidencia en un relieve pre-aqueménida (posiblemente elamita) y varias tumbas antiguas. Todavía se puede distinguir el retrato de un hombre con un sombrero que apunta hacia adelante y una vestimenta larga. Según algunas fuentes, fue esta figura la que los lugareños asociaron con el héroe mítico de las escrituras de Shahnameh en el “libro de los reyes”, llamado Rustam , de ahí el nombre del sitio.

La mayoría de los relieves, sin embargo, datan del comienzo del período sasánida. En el siglo IIIdC, los sasánidas, vasallos del Imperio parto, fueron un nuevo poder que surgió en el este. Para legitimar su dominio, los sasánidas buscaron asociarse con el Imperio aqueménida (persa) y se consideraron a sí mismos como sus sucesores directos. Una de las cosas que hicieron para lograr este objetivo fue tallar relieves en Naqsh-e Rustam.

esfandyar
Naqsh-e Rustam lleva el nombre de la legendaria figura de Rustam, que se representa aquí matando a Esfandyar. Miniatura medieval persa

Aunque el lugar no tiene el estatus de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, las tallas en relieve están protegidas como parte del “Paisaje Arqueológico sasánida de la región de Fars”, reconocido por la UNESCO por encarnar los desarrollos políticos, históricos, culturales y artísticos del poderoso Imperio Sasánida. El nuevo conjunto registrado por la UNESCO, a partir de julio de 2018, está compuesto por ocho sitios arqueológicos situados en tres partes geográficas de Firuzabad, Bishapur y Sarvestan.

Aunque hay cuatro tumbas, solo una puede identificarse con certeza, ya que está acompañada de una inscripción trilingüe. Esta es la tumba de Darío I, el tercer gobernante del Imperio aqueménida. Sobre la fachada transversal de la tumba de Darío hay un panel con un relieve. El relieve lo representa con las manos levantadas en un gesto de adoración, parado en un pedestal de tres escalones frente a un altar. La piedad del rey le otorga protección divina, ya que el disco alado de Ahura mazda (el dios de la fe de Zoroastro) se muestra flotando sobre su cabeza. El relieve también proclama el poder del Imperio aqueménida, ya que toda la escena es apoyada por los portadores del trono que representan las 28 naciones bajo el imperio.

sasanidas
Relieve sasánida en Naqsh-e Rustam que representa el triunfo de Shapur I sobre el emperador romano Valeriano y Felipe el árabe

Se cree que las otras tres tumbas de Naqsh-e Rustam pertenecen a los sucesores de Darío, Jerjes I, Artajerjes I y Darío II. Pero aún es una especulación. Otras tumbas reales de una forma similar se pueden encontrar en Persépolis. Se cree que estas tumbas, cortadas en la pared rocosa de Kuh-i Rahmat, pertenecen a los gobernantes aqueménidas posteriores y demuestran la influencia ejercida por las tumbas en Naqsh-e Rustam.

tumba dario
La tumba de Dario I en Naqsh-e Rustam

Después de la caída del Imperio aqueménida, no se hicieron nuevas tumbas en Naqsh-e Rustam. Como hemos mencionado, los sasánidas intentaron establecer una conexión con los aqueménides esculpiendo relieves en las paredes rocosas de Naqsh-e Rustam. Los temas de los relieves son variados, y fueron tallados entre los siglos III y IV de nuestra era por diversos gobernantes sasánidas. Uno de los relieves más famosos es el de la victoria de Shapur I sobre los emperadores romanos Gordiano III, Valeriano y Felipe el árabe. Otros relieves incluyen la investidura de Ardashir I (el primer relieve tallado en el sitio) y el relieve ecuestre de Hormizd II (el último relieve tallado).

Referencias: ancient-origins.net

1 COMENTARIO

  1. Impresionantes relieves esculpidos en la roca. Esperemos que no caigan nunca en manos de islamistas radicales, pues ya sabemos cómo se las gastan.
    Un saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.