Inicio Edad Antigua El impuesto a la orina en la antigua Roma

El impuesto a la orina en la antigua Roma

impuesto orina

Hemos heredado muchas tradiciones de los antiguos romanos, pero ciertamente tenían una perspectiva diferente sobre la orina. Se consideraba mucho más útil que hoy. La usaron como un agente de limpieza para lavar su ropa, cepillarse los dientes y broncearse el cuerpo.

Las lavanderías incluso colocaban macetas de arcilla en la entrada para recolectar orina, allí la gente podía hacer sus necesidades. Y como se usaba en tal cantidad, ¡oh sorpresa!, el emperador romano impuso un impuesto. Pecunia non olet, que significa “el dinero no huele”, fue una famosa frase acuñada como resultado de este impuesto recaudado por los emperadores Nerón y Vespasiano en el siglo I d.

El uso de la orina en la antigua Roma

Como hemos dicho, el pis en la antigüedad se consideraba un bien valioso. Contiene una gran variedad de minerales y sustancias químicas importantes, como fósforo y potasio. Los romanos creían que la orina volvía sus dientes más blancos y evitaba que se pudrieran, por lo que la usaron como enjuague bucal y lo mezclaban con piedra pómez para hacer pasta de dientes. De hecho, la orina fue tan popular que se usó en pastas de dientes y enjuagues bucales hasta el siglo XVIII.

En lo que a los romanos se refiere, la mejor orina y, por lo tanto, la más cara del mercado provenía de Lusitania. Se suponía que era la orina más fuerte del mundo y la mejor para blanquear los dientes. Aunque la mayoría de la gente hoy rechazaría la opción de una pasta de dientes a base de orina, realmente funcionaba. Esto se debe a que la orina contiene amoníaco que se usa en muchos productos de limpieza para el hogar en la actualidad.

Si dejas la orina en una cubo al aire libre, se vuelve rancia y produce amoníaco a través de la interacción con el aire. En la época romana, esto era utilizado para lavar la ropa. Debido al contenido de amoniaco, la orina también era importante para la industria textil, que fue un comercio floreciente durante el Imperio Romano.

El impuesto “Vectigal Urinae” para la orina

En el siglo I dC, el emperador romano Nerón impuso lo que se conocía como el “vectigal urinae”, que se traduce del latín en “impuesto a la orina”. Este impuesto gravaba la recolección de orina en los urinarios públicos y pozos negros. El comprador del amarillo elemento pagaba el impuesto.

Aunque el impuesto finalmente se eliminó, se volvió a promulgar alrededor del año 70 dC con la llegada del emperador Vespasiano (69-79 dC). Cuando Vespasiano se convirtió en emperador, el Imperio Romano acababa de salir de una guerra civil que casi provocó el colapso total. Además de eso, el imperio tenía las arcas vacías, el tesoro público andaba con telarañas.

Vespasiano
Vespasiano

Famoso por su amor al dinero y a la su afán tributario desmesurado (que sacó al imperio romano de la deuda, dejando un excedente en el tesoro para el siguiente emperador), Vespasiano comenzó la tarea de reparar y restaurar el imperio. Empezó a cobrar una serie de impuestos para recaudar fondos, uno de los cuales fue uno por la recolección de orina de urinarios públicos en el sistema Cloaca Maxima (gran alcantarillado) de Roma.

Los primeros baños públicos de la historia incluso fueron introducidos por Vespasiano en el año 74 DC.

Origen expresión “Pecunia non olet”, el dinero no huele

Poco después de que se impusiera este impuesto a la orina, los romanos empezaron a llamar a los baños locales “vespasianos.” El impuesto a la orina era considerado una mala política desagradable por el hijo de Vespasiano y futuro emperador, Tito. Los historiadores romanos Dion Casio y Suetonio escribieron sobre el impopular impuesto de Vespasiano y afirmaron que cuando Tito se quejó, al parecer su padre recogió una moneda de oro y comentó: “Pecunia no olet”, o “El dinero no huele”.

El significado de este acto, por supuesto, era mostrar que el dinero no está contaminado, independientemente de sus orígenes. Esta es probablemente la frase más famosa jamás pronunciada por Vespasiano, y todavía hoy en día se utiliza comúnmente para restar importancia a las fuentes de ganancias financiersa cuestionables, o directamente ilegales.

El impuesto a la orina en la antigua Roma
4.9 (97.5%) 8

4 COMENTARIOS

  1. Más allá de los orinales y si era bueno o no para los dientes o lavar la ropa, es lo que tenían a mano para usar y creo que seguramente lo habrán hecho. Los romanos además INVIRTIERON A FUTURO DE VERDAD! haciendo que sus ruinas sigan siendo vistas por millones de personas al año, más de 2000 años después (38 millones-2017) visitaron la ciudad de Roma! Indudable – bellísima!

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.