Inicio Edad Contemporánea Studio 54: el “patio” hedónico del Arte-pop

Studio 54: el “patio” hedónico del Arte-pop

studio 54 historia

En un edificio en la calle 54, entre la 8ª Avenida y Broadway en el Bajo Manhattan, Nueva York, el Studio 54, un club que se abrió en 1977, logró convertirse en legendario en solo 33 meses, no sólo como lo más del entretenimiento nocturno de la época y una de las aperturas más lucrativas del mundo, ganando 7 millones en su primer año, sino también como la pieza central de la vanguardia artística de la costa este de los EE.UU., encabezada por el famoso y polémico Andy Warhol.

Sus fiestas salvajes de finales de los 70 y principios de los 80 se recordarán para siempre en la memoria de aquellos que pudieron disfrutarlo.

Andy Warhol, Steve Rubell, Brooke Shields y Calvin Klein en Studio 54. © Cordon Press
Andy Warhol, Steve Rubell, Brooke Shields y Calvin Klein en Studio 54

Un documental reciente intenta acercarnos el aroma de toda una era desde la pantalla. “La multitud estaba cansada de ser seria”, narra Studio 54, el documental sobre el famoso club nocturno de Nueva York. Fue la pieza central del hedonismo en la década de 1970. Imán para las estrellas, espacio para la promiscuidad sexual y montañas de cocaína.

La discoteca era el lugar de Nueva York donde las personas comunes se confundían con los ricos y los famosos. El “escudo de armas” de Studio 54 si alguna vez hubiera tenido uno, diría que el dinero no cuenta, lo que cuenta es la personalidad, la apariencia, el estilo y, sobre todo, el entusiasmo por la vida.

studio 54 woody allenPor las pistas de Studio 54 pasaron multitud de celebridades: Truman Capote, que bailaba con bata y zapatillas. Mik Jager y Keith Richards, que tenían entrada gratuita (el resto de los Stones pagaban…), Andy Warhol, por supuesto, Liza Minelli, Elizabeth Taylor, Debbie Harri, Grace Jones, Michael Jackson, Calvin Klein, Elton John, Freddy Mercury, Lou Reed, Al Pacino, David Bowie, Salvador Dalí

Bajo la dirección de Billy Amato (Smith), cazador de talentos y productor artístico, al escenario de Studio 54 subieron grandes de la música como Donna Summer, Stevie Wonder o James Brown entre otros.

studio 54 liza minelliEl edificio años atrás estaba destinado a albergar teatro y programas televisivos. Fue construido para albergar la “Opera Gallo” en 1927, cambió de nombre varias veces, albergó la radio CBS y el estudio “Studio 52”.

Los fundadores del club intentaron “incorporar” esta larga historia en su visión de negocio. Gastaron cientos de miles de dólares en iluminación profesional y mantuvieron muchas de las viejas plataformas de televisión y de teatro, creando un club de baile único.

En Studio 54, el sexo, las celebridades y el famoso uso abierto e indiscriminado de drogas formaron un cóctel perfecto para crear un “campo de juego” hedonista que no se ha repetido desde entonces.

fiesta studio 54Pero incluso los ricos, los famosos y los talentosos no tenían su lugar asegurado en el club. Warren Beatty y Robert Deval, por ejemplo, se comieron “la puerta” la primera vez que intentaron pasar: “El proceso de selección no tenía absolutamente nada que ver con la riqueza, la raza, la religión o el color”, cuenta Sargere en el documental.

En 1980, Sarker y Rambel, tras ser perseguidos por evasión fiscal, cerraron el club y se lo vendieron a Mark Flaskman, quien lo reabrió y lo mantuvo hasta 1984. La ironía del asunto es que los propios fundadores llamaron la atención del fisco anunciando no solo los millones de dólares de ganancias a voz viva, sino reafirmándolo de la siguiente manera: “Sólo la mafia gana más dinero”

El cierre del primer ciclo histórico del club en febrero de 1980, fue, por supuesto, una fiesta de despedida, en la que Diana Ross cantó personalmente para Sgrager y Rabbell. Celebridades como Ryan O’Neill, Farra Fossett, Richard Gir, Jack Nicholson y Sylvester Stallone participaron en la fiesta de esa noche.

Al día siguiente, Sgrager y Rabel se declararon culpables de fraude fiscal ante el juez y pasaron los siguientes 13 meses en prisión

fundadores studio 54Desde noviembre de 1998, funcionó como sala de juegos, conservando su histórico nombre, y hoy en día hay un club y un restaurante.

La influencia cultural de Studio 54 es indeleble. A finales de la década de 1970, fue una de las discotecas más famosas del mundo y desempeñó un papel catalizador en el desarrollo de la industria musical y la cultura de clubes en general. Innumerables versiones de él, más o menos exitosas, inundaron los Estados Unidos y pasaron rápidamente a Europa.

La industria del arte, el entretenimiento y los medios de comunicación se refieren o asocian con el club, principalmente a través de su influencia en la estética y la percepción de cómo el hombre occidental moderno entiende los límites, o su ausencia, de su cultura. La creación y el ocio, el sexo y la búsqueda desesperada de “islas” de independencia personal.

Referencias: Documental Studio 54, 2018 – tvxs.com Imágenes: Cordon Press, WikimediaCommons

Studio 54: el “patio” hedónico del Arte-pop
4.9 (98.82%) 17

1 COMENTARIO

  1. conocí el de Barcelona y entre con mi atuendo de provincia sedes pues de 30 minutos en el que me observaron los fisonomistas de la puerta

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.