Inicio Edad Contemporánea Castillo de Neuschwanstein, el hogar de la bella durmiente

Castillo de Neuschwanstein, el hogar de la bella durmiente

historia castillo de Neuschwanstein

El rey Luis II de Baviera pasó años soñando con el castillo de Neuschwanstein, con su ornamentada decoración y vistas de ensueño

Enclavado en las profundidades de los Alpes alemanes, sobre una colina ondulada, se encuentra el castillo de Neuschwanstein, cuya imponente silueta parece sacada de un cuento de hadas.

Rodeado de acantilados, un foso y un pequeño y pintoresco pueblo, el castillo parece no haber sido tocado por el tiempo y se erige como un testamento eterno de la imaginación fantástica del rey Luis II.

Comenzó a soñar con él desde su infancia en Schloss Hohenschwangau, un castillo a pocos kilómetros de donde algún día se levantaría el castillo de Neuschwanstein. El hogar donde vivía era cómodo, y se le permitió la libertad de hacer lo que quisiera. Tenía una inclinación por las artes y los dramas musicales, y más tarde se convirtió en fan y amigo del compositor Richard Wagner.

Un dibujo conceptual del castillo de Neuschwanstein antes de que comenzara la construcción, Wikimedia Commons
Un dibujo conceptual del castillo de Neuschwanstein antes de que comenzara la construcción, Wikimedia Commons

Despojado de su poder tras la guerra franco-prusiana, con una Baviera debilitada en favor del Imperio Alemán, comenzó a anhelar un lugar donde pudiera vivir feliz y gobernar un reino propio para siempre. En 1866, decidió que ese lugar sería el Castillo de Neuschwanstein.

Cuando comenzaron los trabajos, describió su visión en una carta a Richard Wagner. Dijo que quería “reconstruir la antigua ruina del castillo de Hohenschwangau…, en el estilo auténtico de los antiguos castillos de los caballeros alemanes”, con “habitaciones con espléndidas vista del Säuling, las montañas del Tirol y las llanuras”.

Leer también:  Robert Louis Stevenson, el contador de Historias

Tendría habitaciones espléndidas y bien adornadas, llenas de las mejores cosas que se pudiera encontrar, un salón hecho específicamente para la y un enorme patio para respirar en el aire de la montaña.

“Este castillo será en todos los sentidos el más hermoso y habitable”, dijo. Parece que la visión de Luis II se logró.

Vista tomada desde un avión muestra el castillo de cuento de hadas de Neuschwanstein
Vista tomada desde un avión muestra el castillo de cuento de hadas de Neuschwanstein, JOERG KOCH / AFP / Getty Images

Construido en lo alto de una colina, más alto que todo lo que lo rodea, el Castillo de Neuschwanstein tiene unas vistas impresionantes, entonces y ahora. Hecho de piedra caliza blanca brillante, los reflejos del sol le dan un aire de ensueño. Las torres son todas de un azul profundo, y desde cualquier ángulo parece un lugar de cuento de hadas.

Y de hecho, el rey de los de hadas modernos estuvo de acuerdo. Durante un viaje a Europa con su esposa, Walt Disney visitó el castillo de Neuschwanstein y quedó tan encantado con la escena que vio como todos los demás. Según The Orange County Register, Disney usó este lugar como inspiración para el castillo de la Bella Durmiente de Disneyland.

Castillo de Neuschwanstein, interior
Castillo de Neuschwanstein, interior, Flickr

El triste final y de Luis II de Baviera

La vida excéntrica del rey y su personalidad melancólica condujeron al dictamen médico que lo declaró incapacitado para gobernar (aunque se ha sugerido que ésta no fue sino una estratagema familiar para arrebatarle el trono). Pasó sus últimos días bajo atención psiquiátrica.

Desafortunadamente, aunque el castillo era todo lo que soñó Luis, vivió en él durante sólo once días. Antes de que se terminara la construcción murió misteriosamente. Fue visto por última vez saliendo a caminar por los terrenos vecinos, un día de junio de 1886, una caminata de la cual nunca regresó. Fue encontrado en medio de la noche en las aguas del lago Starnberg.

Leer también:  Capilla de los Huesos de Évora - Iglesia Real de San Francisco
Cruz donde se encontró el cuerpo de Luis II
Lugar exacto donde fue encontrado sin vida el cuerpo de Luis II de Babiera

Su muerte fue declarada un suicidio por ahogamiento, aunque había más evidencias de que fue estrangulado que de haberse suicidado. Poco después de la muerte de Luis, el castillo de Neuschwanstein se abrió al público. Sólo 14 habitaciones estaban terminadas por completo y todavía son las únicas en exhibición para los tours. Las habitaciones están tan ornamentadas como Luis prometió que serían, con techos cubiertos de pan oro, candelabros, mosaicos en el suelo, tapicerías de terciopelo y pinturas de los artistas más importantes de la época.

Irónicamente, lo único que falta en Neuschwanstein es un trono, el único mueble que nunca llegó al palacio. La sala del trono está lista, adornada con pinturas y pan de oro, pero falta la silla real, tal vez un testimonio de la ausencia del fantástico e imaginativo rey que había perecido antes de poder vivir y ser feliz en su castillo de cuento de hadas.

2 COMENTARIOS

  1. En efecto, un castillo de ensueño, el típico de los cuentos. Creo que Disney se inspiró en él para el país de la fantasía, la serie de dibujos animados que se pasaba por televisión en los últimos 60 y primeros 70.
    Un saludo, Félix.

Responder a Félix Casanova Cancelar respuesta

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.