Un intruso en Palacio

Compartir
En la mañana del viernes 9 de julio 1982, la reina se despertó y encontró a un hombre extraño sentado en el extremo de su cama. El hombre, vestido con unos vaqueros y una camiseta sucia, había manchado de sangre las “sábanas reales”. La Reina mantuvo la calma y cogió el teléfono de su mesita de noche. Le pidió al operador de la centralita de palacio que llamase a la policía. A pesar de que el operador se puso en contacto con la policía, esta no respondió…
Algunos informes dicen que el intruso, de 31 años de edad, , tenía planeado suicidarse en el dormitorio de la Reina, pero una vez que estaba allí decidió dar marcha atrás en su descabellado plan. Quería hablar sobre asuntos de amor, pero la reina cambió de tema a asuntos familiares. La madre de Fagan dijo más tarde: “Él sólo quería hablar con la Reina, saludarla y hablarle de sus problemas…”. Para Fagan, el hecho de que él y la reina tuvieran cuatro hijos era más que una coincidencia…
Una vez pasado el susto inicial, la Reina trató de llamar a una camarera pulsando un botón, pero no acudió nadie. Continuaron hablando, Fagan le pidió un cigarrillo, y la reina volvió a llamar, esta vez a la seguridad de Palacio. ¿Qué creéis que pasó? Efectivamente, nadie respondió…
Después de diez minutos de “amistosa” charla con el intruso, una camarera entró en el cuarto de la Reina y gritó: “¡Por Dios, señora! ¿Qué está haciendo este hombre aquí dentro?” La camarera salió corriendo para despertar a un criado que consiguió reducir al intruso. La policía llegó doce minutos más tarde…
El día de los hechos, alrededor de las 6 de la mañana, Fagan trepó una pared de dos metros de altura – cubierta con clavos y alambre de púas- en el lado sureste del palacio. Un policía fuera de servicio lo vio escalando la pared, alertó a los guardas de Palacio, pero no pudieron encontrarlo… Fagan dio varias vueltas hasta que encontró una ventana abierta y se coló…
Fagan había entrado en una sala en la que había una colección de sellos que costaba millones de libras, pero los ignoró completamente, no era su objetivo. La puerta que daba acceso al al interior del palacio estaba cerrada con llave, por lo que Fagan volvió al exterior a través de la ventana. Una alarma saltó, pero la policía (una vez más) pensó que era un fallo de la misma y la apagó hasta en dos ocasiones…
Otra vez fuera de Palacio, siguió dando vueltas hasta dar con un tubo de desagüe por el que subió hasta la habitación del responsable de la seguridad de la Reina (naturalmente, no se encontraba allí). Comenzó a caminar por un pasillo observando las pinturas de las paredes hasta dar con un cenicero de cristal que rompió, cortándose la mano. Llegó a cruzarse con un ama de llaves del Palacio y ambos se saludaron con un “Good Morning” [sic..]
 Normalmente siempre había un guardia delante de la puerta de la reina, pero en ese momento se encontraba paseando los perros… Toda una serie de despropósitos facilitaron que Fagan acabara sentado a los pies de la cama de la reina. Cuando el público se enteró de este incidente, cundió la indignación por la seguridad de Palacio. La primera Ministra se disculpó personalmente a la Reina y se tomaron medidas de inmediato para fortalecer la seguridad…
Bibliografía
Rogal, Kim y Henkoff Ronald. “Intruso en el Palacio”

61 COMENTARIOS

  1. Casualidades y coincidencias como dices. Me acuerdo del incidente. Pero creo que hibo alguno más. Me imagino a Reina, que haría alarde la flema inglesa. Luego tomando el té de la tarde lo contaría divertida a sus amigas:)
    Un beso y una linda semana

  2. como siempre, todo sobre lo que tratas, muy interesante. Gracias por ir sacando a la luz las curiosidades del mundo, hay días en que a alguien le puedes sacar una gran sonrisa.
    Un abrazo

  3. No pues, con una seguridad asi… Hasta yo quisiera ser de la realeza!!! Solo que me encantaría ver a Gustavo Adolfo Bécquer RESUCITADO declamandome uno de sus poemas!!!! Jijji

    Besitos 🙂

  4. 😀

    Coincido con Xibeliuss, parecen cosas de aquí. Pero me temo nos falta educación para que un ama de llaves y un intruso se saluden con un buenos días… sería más bien de “gensanta, ande va usté si puede saberse”…

    Besos, Félix

  5. @almalaire
    Afortunadamente hay en este país muchas personas con educación, querida amiga. Haberlos maleducados, haylos. Eso si, estoy de acuerdo contigo en que “Spain is diferent” y sería posible ese “gensanta, ande va usté si puede saberse”, jajaja. Muy bueno 🙂

    Besos

  6. Supongo rodarían cabezas yd esde luego hay que reconocer la sangre fría de la Reina, ya solo les falto pensar que era un “amiguito”, que se había lelvado a pasar la noche, jajajaj
    Besos
    nela

  7. Recuerdo el incidente. Fue, como dices, un cúmulo de despropósitos y el intruso un pobre hombre. Pero podía haber resultado ser cualquier otra cosa y ahora estaríamos hablando de una historia completamente distinta. La reina también tuvo sangre fría, todo hay que decirlo.
    Un beso enorme

  8. Con lo que les gusta a los ingleses las movies de coincidences, el servicio quedaría excusado.
    No conocía esta historia, gracias felix por la entrada.
    Cuanto ayudan este tipo de artículos para luego comentarlos durante el día, sabíais que?… 😀

    Sin palabras ante el diseño de tu pagina, magnifico. Un abrazo Felix.

  9. Uuuyyy imagínate Felix! La M@r despertándose en su cama real…ver a Bécquer sentado a un lado mío y diciendome esa Rima!!!! Me convierto en Plebeya si me lo pide!!!! 🙂 Aaahhhhhh…

  10. Recuerdo perfectamente esta historia, fue un escándalo.
    Seguro que rodó mas de una cabeza de los de seguridad de palacio.
    Nunca se está totalmente seguro, para muestra un botón.
    Y que chaladura le dio a este hombre jaja.
    Besos.

  11. @MR. MC.DONALD
    Gracias por tus palabras amigo. Pero tu conducta no es nada ética.
    Por un lado vienes escrbiendo EL MISMO COMENTARIO en todos los blogs que visitas, y eso no está nada bien.
    Podrás ganar lectores a medio plazo, pero como llegan, se irán, y con esto no te digo que tengas un mal blog, todo lo contrario, pero no son formas de actuar.
    Te hago una recomendación: no escribas todo en MAYÚSCULA porque se considera en la red como GRITAR. Una o dos palabras puede ser, pero un copy-paste todo en mayúsculas causa muy mala impresión.

    Continua con tu buen proyecto y recibe un abrazo

  12. @Calistor
    Al ver un comentario de un sr. llamado “Calistor” me ha producido una enorme alegría. No sabes cuanto me satisface volver a leerte, tenía muchas ganas de saber de tí, querido amigo. Gracias por tus palabras, pero no nos vuelvas a hacer esto, ¡eh¡

    Un fuerte abrazo¡¡

  13. @osane
    Verdaderamente fue todo un escándalo que revoluciono a la prensa, los medios de comunicación y al pueblo inglés. Rodaron cabezas por doquier, pero como apuntas, no estaba muy en sus cabales, pero tonto no era para acometer y lograr su empeño.

    Besos S.F.

  14. Felix!
    ¿Cómo estás?
    Como siempre interesante, conocía el incidente pero sin tanto detalle, como por ejemplo el haberse encontrado a una empleada en el camino a la habitación de la Reina.
    Suele ocurrir, la gente se confía y se relaja.
    Desde luego el hombre no estaba en sus cabales.

    Buen inicio de semana!!!
    besos,
    😀

  15. Monsieur, hay que tener sangre fria y flema britanica. Su Majestad no se despeina con nada. La verdad es que la cosa es como para sufrir un infarto, vamos, porque ver entrar a un individuo de ese modo no es como para presuponerle las mejores intenciones.
    No hay como ser britanico, monsieur.

    Feliz tarde

    Bisous

  16. Jeje cualquier día lo intento. Lo malo es que a mi seguro me pillan aunque entre de jardinero o con joyas de la corona, ni como James Bond Bond. Hay que hacerlo discretamente como el que no quiere la cosa y tener la suerte a favor, ¡que ningun botón funcionase!. Ahi está la clave. Le habría dado tiempo a darse hasta una duchita o cepillarse los dientes 🙂
    Un abrazo amigo

  17. Felix, esto parece una comedia.

    Todo lleno de despropósitos. Lo de saltar dos veces la alarma y pensar que era un fallo… muy propio de los sistemas electrónicos de seguridad.
    Cruzarse con el ama de llaves y saludarse… increíble, no creo que le volviera a mirar a la cara a la reina, je, je.

    Un abrazo.

  18. Recuerdo el suceso, viene a ser como los de Green Peace cuando se colaron en la recepción aquella en Dinamarca creo ¿no? No recuerdo bien dónde.

    Menudo susto se llevaría su Graciosa majestad, jeje.

    Un beso paisano, desde mi Mozilla Firefox, jajajajaja

  19. @Mer
    Se dieron todos los condicionantes para que este señor andara a sus anchas por el palacio. Como puedes ver no era el afan de lucro lo que le movía, sino el contarle sus problemas a la Reina, ¿cosa rara? si, cosa rara, peores cosas se han visto… Claro que hay británicos sensibles, cariñosos y divertidos, faltaría más, al igual que todos los españoles no somos toreros 🙂

    Besos de azahar

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)