Inicio Curiosidades Robert Liston y la única operación de la historia con una tasa...

Robert Liston y la única operación de la historia con una tasa de mortalidad del 300%

Compartir

fue un competente cirujano que contribuyó significativamente a la como ciencia. Pero tuvo la desgracia de tener un día tremendamente malo, y se convirtió en una leyenda en la comunidad médica.

Este cirujano escocés se ganó el respeto por su habilidad en las amputaciones, algo muy común ya que las infecciones estaban a la orden del día. Liston trabajó durante la primera mitad del siglo XIX, antes de que la se utilizara. Cortar y aserrar el miembro de un paciente consciente requería nervios de acero y un buen estómago. Cuanto menos durara la operación, menor será el sufrimiento del paciente y mayor sería la probabilidad de que pudiera sobrevivir. Liston podía amputar una pierna en dos minutos, algo impresionante.

En una operación tan ajetreada, con los pacientes chillando y retorciéndose de dolor, de vez en cuando se erraba, amputando más de lo que necesitaban. Un día, Liston se pasó de frenada. Mientras amputaba la pierna del paciente a la altura de la cadera, accidentalmente cortó los dedos de uno de sus asistentes. Eso resultó desastroso cuando vieron que el muñón del paciente se gangrenó. La sierra no estaba demasiado limpia, así que el asistente se infectó y enfermó. En pocos días, tanto el paciente como el asistente murieron.

Para colmo, esta ya se había tomado a otra víctima. El procedimiento estaba siendo observado por un médico de edad avanzada con un gran abrigo. En la confusión, Liston cortó el abrigo del hombre. No llegó a herirlo, pero con tanta sangre, el viejo caballero pensó que sí. Presa del pánico -ya andaba renqueante-, el hombre se derrumbó en el suelo, tuvo un ataque al corazón y murió.

Liston, por lo tanto, había realizado una cirugía con una tasa de mortalidad del 300%.

Hacia el final de su carrera, en 1846, Liston realizó la primera cirugía donde se utilizó la anestesia. El paciente era Frederick Churchill. Después de administrar la anestesia, sólo necesitó 25 segundos para completar la amputación. Lamentablemente, no vivió para ver todo el potencial de los anestésicos. Sólo un año después de la cirugía de Churchill, Liston murió en un accidente de navegación.

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)