Roald Amundsen

Compartir

A principios del siglo XX quedaban pocos retos para el ser humano en cuanto a la exploración y conquista de nuestro planeta tierra. Había 2 grandes objetivos, fijados en ambos Polos. Ya por entonces se conocía casi todo lo que había que conocer sobre el Continente Americano, sobre Oceanía, Africa, Asia… por tanto, los hombres buscaron nuevas ambiciones, nuevas metas. Había que conquistar el Polo Norte y el Polo Sur. Había que rubricar el definitivo mapa del planeta Tierra, nuestro hogar. Debíamos saber si en el Artico existía tierra, y queríamos saber algo más sobre la inmensidad del sexto continente, la . Y, en Noruega, había un niño soñando con conquistar el Polo. Dedicó toda su vida a ello, y paradójicamente ese sueño de conquista sobre el Artico no lo pudo culminar, y sin embargo  si lo hizo en el extremo opuesto del planeta.

A 90º latitud sur, se encontraba el centro geográfico de la Antártida. Un territorio virgen, intuido por los exploradores españoles, británicos, holandeses… intuido, si, pero no conquistado. Era la última tierra virgen del Planeta. Y iba a ser el artífice de aquella conquista.
Nacido el 16 de julio de 1872, desde bien pequeño soño con conquistar el Polo Norte. Dicen sus biógrafos de él, que con apenas 8 años de edad, abría las ventanas de su habitación y dejaba pasar el gélido aire de Noruega. Imaginaos a varios grados bajo cero, aquel niño temblando de frío bajo la manta, y aguantando impávido la llegada de los fríos polares. Se estaba poniendo en contacto con su gran meta, su sueño. Y empezó con 8 años a prepararse a fondo. Nadaba en las heladas aguas de Noruega con la intención de mejorar su fondo físico. También esquiaba, era un estupendo esquiador como casi todos los noruegos. Corría para endurecer sus músculos, corría en aquellas primigenias bicicletas para fortalecer las piernas, y, sobre todo, se preparaba psicológicamente para una de las mayores aventuras a las que se podía enfrentar el ser humano, la conquista del Artico
Los padres de Roald veían esto con suma preocupación, estaban muy inquietos pensando que su hijo podía ser un pequeño loco que quería ir al Polo, y en esos tiempos, en pleno siglo XIX multitud de expediciones habían chocado de lleno con los hielos polares. Muchos muertos, muchos barcos perdidos, atrapados por los inviernos polares. Había innumerables Leyendas que se contaban sobre tal o cual aventura. Pero Amundsen quería probarse a si mismo. Sus padres le prohibieron cualquier intención aventurera, y le obligaron a una formación académica, lógico, y así tuvo que ingresar en la Facultad de Medicina de Oslo dispuesto a ser médico, por imposición materna principalmente. Tenía 21 años, y en ese año de 1893, sus padres fallecieron en poco tiempo, y, ya sin las imposiciones paternales, abandonó los estudios y ya se entregó por entero a ese reto, a esa aventura…
Había leído muchísimo. Toda la bibliografía existente. Cualquier libro que hablara sobre la conquista de los Polos lo devoraba con avidez. Roald Amundsen, listo como nadie, enseguida supo ver que buena parte de las catástrofes acontecidas en las expediciones anteriores, se habían debido a la inexperiencia de los Capitanes marinos. Por eso se enrola en un barco dispuesto a aprender las Artes y el Oficio de la marinería, sabe que si conoce el funcionamiento de un barco desde la proa hasta la popa, tendrá muchas posibilidades de éxito en su aventura. Durante 3 años trabaja como marinero, y en sus ratos de ocio seguía preparándose físicamente. Bien es cierto que si no se hubiese propuesto adentrarse en llegar al Polo, hubiese podido participar en cualquier Olimpiada, porque era un auténtico atleta.

Y aquí le tenemos en 1897, enrolándose en la expedición del Barón de Gerlache, que curiosamente no va al Polo Norte sino al Polo Sur. Allí se alista como Oficial y zarpan rumbo a los mares del Sur. Como Roald ya había intuido, la expedición toma tintes de tragedia debido a la inexperiencia de los marineros, y el barco queda encallado en los hielos polares de la Antártida. La tragedia se masca. El escorbuto hace presa de muchos marineros. Con sus conocimientos adquiridos en Medicina, se convierte en el protagonista de aquella expedición. El Barón de Gerlache está muy enfermo, los marineros abatidos, entregados a su suerte. Pero él con tesón, intenta animar a sus compañeros, confecciona con sus propias manos abrigos de piel de foca, y les estimula de tal manera que logra mantenerles vivos hasta la llegada de la expedición de rescate que logra sacarles de allí. Es un héroe. Todo el mundo habla de aquel experto Oficial que ha conseguido salvar la vida de la tripulación y llevarles con vida de nuevo a casa.

Roald Amundsen ha estado ya en la Antártida, pero sigue anhelando conquistar el Polo Norte. En 1903, con unos ahorros, compra un barco, el Gjoa. Es un barco pequeño y con una escasísima tripulación se lanza a la aventura de descubrir el mítico , esa vía de navegación entre el Atlántico y el Pacífico, en la zona más septentrional de la Tierra. Por entonces, aún no se había inagurado el Canal de Panamá, por tanto era una apetecible vía comercial para el tránsito de buques mercantes. Y consuma su propósito en 1905. Su alegría es tan grande, que no puede esperar a regresar a Noruega y, en compañía de un amigo, cruza 500 millas de Alaska, superando pasos de más de 2.500mts de altura en trineo, para llegar a una ciudad donde enviar un telegrama al mundo narrando su descubrimiento. Proclama a los cuatro vientos que el Paso del Noroeste ha sido abierto.

En estos 2 años de peripecias, entra en contacto con los aborígenes, los (mal llamados esquimales) y entiende que la conquista también es asunto de paciencia. Observa que los Inuit, cada movimiento, cada paso que dan, lo hacen con suma lentitud, que comprueban todos los detalles al milímetro. Aprende que cuando te colocas un abrigo de foca no puede haber ni un solo orificio, ni una abertura por mínima que sea, porque eso puedo conllevar la muerte. Estas enseñanzas serán utilísimas para la conquista de la Antártida.

Después de haber abierto el Paso del Noroeste, y de haber aportado ingentes datos sobre el magnetismo de la tierra (muy valorado por la comunidad científica), ha llegado el momento para la conquista del Polo Norte. Compra un segundo buque, el legendario Fram, y empieza a pertrecharse y a preparar todos los detalles del viaje. Pero en 1909 llegan noticias de que supuestamente el comandante norteamericano había llegado al Polo Norte. Este asunto aún hoy se sigue debatiendo, de si realmente Peary llegó al centro geográfico del Polo Norte. Pero lo cierto es que la noticia desanima muchísimo a Roald Amundsen. Su sueño infantil queda diezmado ¿y ahora que hacer? ¿ a qué se dedicará?. Pues muy sencillo, si no enfilamos proa hacia el norte, enfilemos proa hacia el sur….
Pero no es el único que ha decidido conquistar la Antártida. En 1910, una expedición británica a cuyo frente se encontraba el Capitán Scott, también ha zarpado rumbo al mismo destino. Van a ser dos conceptos diferentes de entender la exploración. Las dos expediciones se van a emplear a fondo para llegar a los 90º latitud sur, el punto más austral del planeta Tierra. Es una carrera de locos, todos ambicionan llegar los primeros. Por un lado, la tecnología de los británicos, que depositan todas sus esperanzas en orugas mecanizadas, en trineos mecanizados y en ponys, caballitos con los que piensan llegar a su destino. Por el lado de Amundsen tenemos a perros siberianos, elegidos minuciosamente por él y  los suyos. En la expedición británica, militares, científicos y gente experimentada. En la expedición noruega, un campeón de esquí, un arponero de ballenas, un experto en perros y otro en trineos, pero la expedición noruega aporta alma y corazón….
Tienen trineos convencionales, y han elegido 116 perros. La idea de los noruegos es que 13 perros tiren de cada trineo, y comienza la aventura, la carrera. Y llega la desgracia para los británicos, su velocidad empieza a bajar, porque no habían calculado que las orugas pronto se iban a averiar por las extremas temperaturas sobre los motores. Y por si fuera poco, los ponys, que transpiran por su piel, en pocos días han muerto víctimas de la congelación. Los perros no, porque los perros transpiran por la lengua, y están más que habituados a dormir a varios grados bajo cero. Por tanto, el primer éxito se lo apuntan los noruegos. Los británicos, desesperados, deciden continuar a pie. Mientras tanto en la expedición noruega van causando baja algunos perros (más de 100 perros murieron en ese tránsito). Pero continúan, volando como el viento, y se van acercando cada vez más a su objetivo. Superan los 88º latitud sur, apenas quedan y se van acercando…

Nos encontramos en el 14 de diciembre de 1911, un viernes a las 3 de la tarde, cuando logran llegar a su objetivo. En ese momento, con un viento aterrador, Roald Amundsen clava la bandera noruega en los 90º latitud sur del planeta. Una de sus frases legendarias “Llevo toda mi vida soñando con conquistar el Polo Norte, y heme aquí, hoy, en este día, conquistando el Polo Sur…”. Durante unos días toman apuntes y notas, y deciden regresar con el sueño cumplido. La bandera queda como testigo de la hazaña, y también una tienda de color negro. Dentro de ella hay algunos artilugios y una carta, una carta dirigida al Comandante Scott. En esa carta le da ánimos, y le sugiere que si tiene posibilidad haga llegar ese documento al Rey de Noruega.

Scott tardaría más tiempo, porque llegó el 16 de enero de año siguiente, y con desesperación comprueba como esa bandera noruega se encuentra allí clavada. En la tienda de campaña descubren la carta, y tristes, muy tristes, estos héroes (porque no hay duda de que también lo fueron) deciden regresar, aunque nunca llegarán con vida a su destino. En 1912 se descubren sus cuerpos congelados. También merecen un homenaje Scott y los suyos.

Roald Amundsen ya es un héroe de la Humanidad, y es recibido con honores en su país. Y disfruta muchísimo con todo aquello, pero el alma de aventurero y explorador le incita a volver hacia el Polo Norte, ese gran objetivo que anheló desde pequeño. Compra un nuevo buque, y con él, empieza a navegar hacia allí para descubrir si en efecto, había tierra o no la había. La expedición es un fracaso, pero lo que no consiguió por el hielo, lo va a conseguir desde los aires. Tras alguna intentona, en 1926, consigue un Dirigible para sobrevolar el Polo Norte. Ya se sabe que el Polo Norte no tiene tierra gracias a Amundsen y por fin se puede realizar el mapa completo de nuestro Planeta. Conquistador por tierra de la Antártida y por los aires del Polo Norte.
Ya es un personaje consagrado, un héroe de Noruega, y como todos los héroes se debe tener una muerte digna de tales. El 18 de junio de 1928, encabeza una expedición de rescate dispuesta a descubrir donde se encuentran los restos del dirigible Italia, en él que viajaba un amigo suyo. Ese dirigible posteriormente fue rescatado, pero la expedición de Amundsen no tuvo tanta suerte esta vez, y ese fatídico día se perdía para siempre su avión en la inmensidad blanca y helada del Polo Norte. Tres horas después de haber despegado, transmitieron su última señal. Nunca más se volvió a saber de ellos, y así terminó la peripecia vital de Roald Amundsen, uno de los grandes, uno de los últimos conquistadores de la Tierra.
Aquel que desde niño, soño con conquistar el Polo Norte, y que terminó conquistando el Polo Sur. Aquel niño que con 8 años, abría la ventana de su habitación, esperando la llegada de los dioses polares. Se adiestró a fondo, y tuvo un objetivo clarísimo en la vida, y lo consiguió. Siempre se destaca a los que lo consiguieron, pero cuantos miles se quedaron en el camino. Estos también se merecen un homenaje…Fuente: Pasajes de la Historia

38 COMENTARIOS

  1. Qué decirte hoy Félix que no sea repetitivo…. hoy te diré que me ha parecido apasionante y me lo he leído dos veces. Me resulta admirable como una fijación la convierte en un objetivo de vida, analiza los fracasos ajenos, se prepara a conciencia, observa, aprende y aplica lo aprendido. Además, tiene capacidad suficiente como para motivar a una tripulación probablemente al límite. Eso se llama LIDER.
    Y como remate, la frase final: pero cuantos miles se quedaron en el camino. Estos también se merecen un homenaje… Chapeau.
    Como siempre un placer leerte.
    Besos

  2. Hola, Nikkita. Tu comentario me llena de orgullo y satisfacción. El hecho de ser tan tenaz, de haberse marcado un reto desde pequeño, que le llevo toda su vida, y conseguirlo, nos habla de la capacidad de lucha de Amundsen.
    Los que se quedan atras y lo intentan, valen igual que los primeros.
    Muchos besos

  3. Hola Félix, digo como Nefertiti, este blog va que vuela; chico que no da tiempo a asimilar tanta información.

    Todo muy interesante pero por Dios, danos un respiro, je,je.

    Un abrazo.

  4. Jo! Qué curioso! Desear conquistar el Polo Norte y terminar conquistando el Polo Sur. Desde luego este hombre llevaba espíritu aventurero desde que nació y al final consiguió hacer su sueño realidad y murió por su cumplir su sueños. Una vida apasionante!
    Salu2.

  5. Gente admirable nos trae usted hoy.
    No cabe duda de que estaba fisicamente dotado para la expedicion, y que ademas no parecia afectarle especialmente el frio si de niño ya abria de ese modo las ventanas, pero tambien tenia una voluntad de hierro y un enorme afan de superacion.
    Me da lastima Scott, terminar de ese modo y sin tener siquiera el consuelo de haber llegado el primero. Pero ser el segundo en algo asi convengo con usted en que es igualmente heroico.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

  6. La Dama Masquée.
    Era todo un portento físico. Precisamente por su tenacidad en conseguir su objetivo, sabia que esto era algo fundamental, porque si fallaban las fuerzas en este tipo de aventuras no había segundas partes.
    A mi también me da lastima Scoot, pero esto nos demuestra que no todo es recursos, ciencia y tecnología, que el alma y el tesón siempre triunfan…
    Bisous

  7. Muy interesante la vida de este descubridor…Quiso conquistar el polo Norte, y acabó descubriendo el polo Sur…Al final consiguió lo que se había propuesto.

    Muchos besitos.

  8. Grandes llanuras infinitas de blanco y helados terreno; cuerdas de perros, carreras en busca de horizontes más blancos aún; Polos magneticos; víveres para dos meses… igloos, ventiscas y tormentas sobre los polos del mundo… apasionante
    Jose A. Bejarano

  9. Qué historia Felix, me parecia estar leyendo una novela de aventuras, me encantó tanto el protagonista como los demas aventureros que como bien dices, todos merecen ser recordados. Creo que su muerte no podria haber sido mas idilica para él, murio en el Polo de sus sueños de niño. Besinos.

  10. Hola querido amigo, acabo de llegar a casa después de un duro día y de yoga preparándome para conquistareme a mi misma que ya tengo bastante. Esto si que es tener las cosas y perseguir un sueño hasta conseguirlo. Tesón, voluntad no le han faltado al chico. Una vida intensamente vivida y un final misterioso que aún lo mitifica más.
    Un abrazo.
    P.D.Como sigas a esta velocidad me gradúo antes de lo previsto :-)Vente a oir un poco de música y descansa

  11. Hola, querida Katy. Me parece fantástico el querer conquistarte a ti misma. Todos deberiamos hacer lo mismo antes de querer conquistar extensas praderas y territorios lejanos. Y el yoga es un buen instrumento para ello. Luego me paso a escuchar esas baladas que me relajan y me hacen soñar.
    Muchos besos

  12. Esta conquista demuestra
    que cuando se pone empeño
    y sabiduría se consigue
    lo que se quiere.
    Como dices tú su muerte
    fué la de un héroe y
    quizás la que él siempre quiso.

    Gracias por ilustrarnos.

    Besos.

  13. Hola, querida Fabia. A ti también te voy a dar un premio a la fidelidad. No es algo físico, pero te mando un enorme beso y un gran abrazo. Gracias por pasar por aquí siempre que tienes un hueco.
    Con respecto a la muerte de Amundsen, fue lo mejor que le pudo pasar. Me recuerda a Félix Rodriguez de la Fuente.¿ te acuerdas ?
    Muchos besos

  14. Hola Felix!! Cuanta voluntad y fuerza, una historia apasionante. Es admirable no dejarse vencer por los contratiempos y seguir tras un sueño que parece imposible y que luego, estos personajes, demuestran que todo se puede. Y es verdad el homenaje debe ser también para el que hizo el esfuerzo, aunque no sea el primero en llegar. Todos ponen ese granito de arena que hace a la historia.
    Besosss

  15. Que sería de la Historia sin estos personajes que se salen de lo común que tienen una fijación que persiguen hasta conseguirla, son los que provocan saltos en la evolución y el conocimiento de la humanidad. Interesantisimo artículo de tan intrépido personaje.
    Saludos!!

  16. Amundsen logró su hazaña porque contó con los mejores aliados en tierras inhóspitas y heladas: los perros huskies, los cuales eran enterrados bajo el hielo a lo largo del camino para servir de alimento en el regreso.
    El valor, el instinto y la resistencia de estos perros son legendarios (recordemos la carrera contra la difteria en Alaska), y fueron los que permitieron a Amundsen conquistar el Polo.
    Pero yo me pregunto: de verdad fue así? Y entonces, por qué Peris realizó un mapa tan perfecto de esas tierras muchísimo tiempo antes de la llegada de Amundsen?
    Besotes!

  17. Hola, querida Carolina.
    Esos maravillosos perros Huskies son un 70 u 80% del éxito de la aventura. Sin ellos no se podría haber conseguido la gesta.
    Como dices, son valientes y resistentes a más no poder…
    Publique un post sobre el mapa de Piri Reis en el que, como tu dices podemas observar claramente el contorno antártico.
    ?????????
    Muchos besos

  18. Bueno, aunque estuviese al sur y no al norte, su sueño podemos decir que s ecumplió (tanto en el Polo Norte como en el Sur las enseñanzas adquiridas a los largo de sus años de pasión por el mundo helado tenían iguales aplicaciones).

    No imagino a un niño de 8 años con tanta determinación como la suya. Un persona cualquiera ante una mínima dificultad abandona sus proyectos y más cuando el tiempo pasa. Se ve que en la vida de Amundsen su destino ya estaba trazado.

    Saludos

  19. Hola Carmencmbejar¡¡

    Por supuesto que se cumplió, que más da la ubicación geográfica. El caso es que aquello por lo se preparó y lucho toda su vida, fue conseguido.
    Y estoy de acuerdo contigo ¡cuanta determinación y arrojo para un niño de esa edad¡ ¡cuanta perseverancia¡ y ningún tropiezo le hizo desistir de su objetivo. Hermosa lección…

    Un abrazo

  20. Este blog no tiene desperdicio! Este post me ha emocionado, como te imaginarás, la Patagonia está tan cerca de la Antártica, siempre veía los barcos zarpar con ese rumbo, soñando con ir algún día. Has hecho el retrato de un luchador, de uno de esos que se levantan mil veces si es necesario, un ejemplo de ser humano, con un objetivo tan claro en la vida que no cejó hasta llegar. Necesitamos más de esos ¿no?

  21. Hola cielo, siempre me han gustado las vidas de los geografos, expedicionarios-exploradores y adelantados, algún tiempo me dio por leer mucho de geografía y descubrimientos de sitios remotos y es fascinante la visión de estas personas dotadas de inteligencia, curiosidad y valentía.

    Besos, te quiero

  22. Tani…

    Compartimos gustos también en este tema, porque yo soy un apasionado de la Geografía. Desde pequeño me afanaba en ojear mapas, buscar ríos, cordilleras, países, accidentes geográficos. La verdad es que siempre disfrute con ello, y es algo que afortunadamente no he perdido. Sobre el personaje en cuestión, yo me quedo con la convicción que tuvo desde pequeño por alcanzar un sueño, y que se mantuvo durante el resto de su vida pese a los avatares y dificultades que encontró en el camino. Es el triunfo de la determinación de un ser humano…

    Besos, te quiero.

  23. Terrific work! This is the type of information that should be shared around the web. Shame on the search engines for not positioning this post higher!

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)