Inicio Biografías Paracelso, el padre de la toxicología y el enemigo de los médicos

Paracelso, el padre de la toxicología y el enemigo de los médicos

Compartir

La Toxicología es una rama del conocimiento que trata el estudio científico y los efectos de los venenos en los organismos vivos. El hombre considerado como el “padre” de esta disciplina es Filipo Aureolus Theophrastus Bombastus von Hohenheim, también conocido como . Su nombre significa ‘igual a Celso’ (refiriéndose al enciclopedista romano ), y esto era debido a que quería rivalizar con los grandes médicos de la antigüedad como Celso y Galeno.

paracelso, el padre de la toxicologíaSiguiendo los pasos de su padre

Paracelso nació en 1493 en Einsiedeln, Schwyz, la Antigua Confederación Suiza (la actual Suiza). Su padre, Wilhelm von Hohenheim Bombast, era médico, y reconocido por Paracelso como uno de sus primeros maestros. Su madre murió cuando él contaba con sólo nueve años de edad, y el padre y el hijo se mudaron a Villach en Carintia, en el sur de Austria.

Creció viendo como su padre daba asistencia médica y ayuda a los peregrinos que lo visitaban, así que aquel joven terminó deseando emularlo. Wilhelm también “nutrió” el creciente interés de Paracelso enseñándole los fundamentos de la .

Historias contradictorias sobre el aprendizaje de Paracelso

Aparte de su padre, Paracelso también fue enseñado por varios obispos, entre ellos Eberhard Paumgarthner, el obispo de Lavant, y Matthæus Schacht, el obispo de Freising. Además, estudió bajo la tutela del abad ocultista . A la edad de 16 años, comenzó a estudiar medicina en la Universidad de Basilea en Suiza. Según algunas fuentes, fue en Basilea donde Paracelso conoció a Segismundo Fugger, un médico rico con el que avanzó mucho en su conocimiento. En 1516, sin embargo, se vio obligado a abandonar la ciudad a toda prisa, ya que tuvo algunos “problemillas” con las autoridades locales por sus estudios sobre la nigromancia. Según otra fuente, el laboratorio de Fugger se encontraba en Schwaz, Austria, en lugar de en Basilea. Sin embargo, otros registros mencionan que no hay ninguna prueba de que Paracelso acabara licenciándose en Medicina.

paracelsoLos viajes de Paracelso

Las fuentes están de acuerdo, sin embargo, que Paracelso pasó un largo período de tiempo vagando por el extranjero. Sus viajes lo llevaron por países como Alemania, Francia, Hungría, Países Bajos, Dinamarca, Suecia y Rusia. Se afirma que en Rusia fue capturado por los tártaros y llevado a la corte del Gran Cham. Se convirtió en favorito de la corte, e incluso se le encomendó una misión diplomática a Constantinopla. Es allí donde un árabe le compartió el el secreto del disolvente universal (Alkahest) compuesto por cal, alcohol y carbonato de potasio, tan proclamado por la alquimia. También se dice que asistió a muchas de las universidades europeas más importantes durante sus viajes, y aprendió el conocimiento médico práctico mientras sirvió como cirujano en los campamentos de algunos ejércitos.

Afortunadamente para nosotros, los registros de los viajes de Paracelso se muestran más claros en los últimos 15 años de su vida. En 1526, llegó a Estrasburgo, donde se unió a un gremio de cirujanos. En el mismo año, regresó a Basilea para tratar una dolencia de Johannes Frobenius, un reputado pintor y editor. Se ha sugerido que, gracias a la influencia de Frobenius, a Paracelso se le designó un puesto que le daba derecho a dar conferencias en la universidad de la ciudad.

El “Lutero” de los médicos

Fueron sus acciones durante esta época las que tal vez le otorgaron el apodo de “el Lutero de Médicos”. Entre sus acciones «heréticas» se encontraban su oposición al sistema Galeno-Árabe hasta entonces respetado, la quema de los escritos del médico Avicena en una plaza pública, y su ataque a la codicia de los boticarios. Las autoridades estallaron en cólera, y Paracelso fue expulsado pronto de la ciudad (de nuevo). Comenzó a vagar por Europa otra vez, y finalmente murió en Salzburgo en 1541…

Grabado en madera de Paracelso de Tobias Stimmer
Grabado en madera de Paracelso, de Tobias Stimmer

Contribuciones de Paracelso a la Medicina

Una de las contribuciones de Paracelso en el campo de la medicina fue la idea de que los cambios patológicos eran causadas no sólo por factores internos, es decir, los “cuatro humores”, sino también por factores externos. Estas influencias eran diferentes según el clima y el país, así como la dieta y las toxinas locales.

Además, Paracelso propuso que todas las sustancias naturales tienen dos facetas -útiles y perjudiciales-, y que podían ser separadas por medio de la alquimia. Esto lo llevó a una de sus adagios más famosos, que es también el principio fundamental de la toxicología clásica, “Nada es veneno, todo es veneno: la diferencia está en la dosis”

Imágenes: Wikimedia Commons, Flickr Fuentes: Ancient Origins

8 COMENTARIOS

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)