Inicio Ciencia El nuevo y más extraño dinosaurio que jamás hayas visto

El nuevo y más extraño dinosaurio que jamás hayas visto

Compartir
Halszkaraptor escuilliei

Un dinosaurio con cuello de cisne, que nada como un pingüino y que anda como un pato. Pero que pese a contar con estas características, no está incluido en el grupo de las aves y tiene el estilo de vida de un anfibio. Así es el Halszkaraptor escuilliei, una especie con una ecología nunca antes descrita. Este ejemplar, que nos mostró este miércoles 6 de diciembre la revista Nature, vivió en la actual Mongolia durante el Cretácico -hace alrededor de 75 millones de años-.

El estudio ha presentado al mundo el Halszkaraptor escuilliei, el primer dinosaurio totalmente anfibio jamás descubierto. Se cree que vivió en el área de Ukhaa Tolgod, en el actual desierto de Gobi en Mongolia. Esta criatura tan inusual ha salido a la luz después de que su fósil fuese comprado por un coleccionista privado francés llamado François Escuillié, quien contactó después al paleontólogo Pascal Godefroit para obtener una opinión experta.

Reconstrucción del halszkaraptor escullier
Reconstrucción del halszkaraptor escullier

Al principio, el equipo de Godefroit creía que el fósil, encerrado en un bloque de piedra, estaba compuesto de diferentes esqueletos pegados entre sí. Su cuerpo simplemente no tenía sentido. El equipo de investigación se dirigió a Grenoble, Francia, para explorar la criatura utilizando un acelerador de partículas. Sus hallazgos, publicados en Nature, confirmaron que, de hecho, era un dinosaurio muy inusual.

Mientras que el Halszkaraptor escuilliei pertenece a una familia de terópodos depredadores, en su mayoría carnívoros, junto con el Tyrannosaurus Rex y el Velociraptor, varía tan significativamente que se le dio su propia especie, género y subfamilia. Equipado con garras en forma de hoz como un Velociraptor, también tiene un cuello largo y flexible y un hocico afilado (como un cisne). Su hocico tiene huesos largos y una red nerviosa, como un cocodrilo. También tiene el doble de la cantidad normal de dientes de un dinosaurio típico, que recuerda a los que comen peces.

La extrañeza no se detiene allí. El Halszkaraptor también tiene extremidades anteriores inusualmente rechonchas, no muy diferentes a las de un pingüino o un frailecillo, que parecen hechas para nadar. Pero aunque la criatura parezca puramente acuática, su mitad posterior está construida como la un animal terrestre, con cola y patas largas. Sin embargo, su cola no era lo suficientemente larga para contrarrestar su largo cuello. Para equilibrarse, el Halszkaraptor probablemente andaría muy erguido, con sus 45 centímetros de alto, y caminaría sobre dos pies.

El paleontólogo de la Universidad de Bolonia Andrea Cau, miembro del equipo de investigación de Godefroit y coautor del artículo de Nature, cree que el Halszkaraptor vivía en un entorno inestable, donde necesitaba hacer frente a ciclos de agua dulce y sequías.

El inusual fósil es uno de los varios descubrimientos nuevos en los últimos años que han revelado a los estudiosos una mayor diversidad de tipos de . En 2014, por ejemplo, los paleontólogos reconstruyeron el más grande de todos los carnívoros, el Spinosaurus. El Halszkaraptor es el primer dinosaurio completamente anfibio conocido.

Referencias e imágenes: Nature, Abc, History

Compartir

2 COMENTARIOS

  1. El problema es que si lo preparas al horno para cenar, no sabes si te comes un ave, un mamífero o un anfibio con pico.
    Un saludo, Félix.

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)