Menelik II, un extraño emperador poco previsor

14

Menelik II (1844-1913), rey de Shoa, región en la Etiopía central y emperador de Etiopía (antiguamente conocida como Abisinia), gobernó este estado desde 1889 a 1909. No ha pasado a la Historia por su brillantez, sino por algunas que otras anécdotas que no pueden sino producirnos cierta hilaridad…
Durante su reinado tuvo la virtud de transformar el país y unirlo a base de unificar varios estados semi independientes en algunos casos por medio de acuerdos políticos y en otros por medio de la guerra. Muy generoso con su pueblo, recortó los privilegios de la nobleza feudal, trató de abolir el comercio de esclavos y firmó un tratado de cooperación con Italia, el Tratado de Uccialli, en una de cuyas claúsulas en italiano -que nadie en Etiopía sabía leer- decía que el país se sometía al protectorado italiano… tuvo que rechazar el acuerdo después de la metedura de pata y los italianos intentaron invadir el país…

Menelik II, menuda joya de emperador

Otro episodio a destacar fue cuando dudó de la solidez de un puente cuya maqueta le presentaron para su aprobación. La miró, y de un soberano puñetazo la aplastó, dejándola hecha trizas… conclusión: ese puente no sería sólido. Sus asesores prepararon una segunda maqueta (con madera mucho más robusta) y el monarca intentó aplastarla de nuevo. No lo consiguió y dió luz verde al proyecto…

Menelik y su traje de domingo

Pero el golpe de gracia vendría cuando tuvo conocimiento de que en Estados Unidos se había ejecutado por primera vez a un reo en la silla eléctrica y decidió aplicar los mismos métodos en su país. El emperador encargó al fabricante norteamericano tres sillas eléctricas. Cuando el pedido llegó a la capital del reino, en el momento de ponerlas en funcionamiento, el emperador se llevó una desagradable sorpresa:
Nadie había tenido en cuenta un pequeño detalle: para ser efectivas necesitaban electricidad, energía con la que Abisinia no contaba en aquella época. Superada la frustración inicial, Menelik II decidió que una de aquellas sillas tuviera al menos una utilidad convirtiéndola entonces en su Trono personal…

Fuentes: El libro de los hechos insólitos (Gregorio Doval) y José M. Castillo de Albornoz
Imágenes: Bayele´s Long Journey

Comentarios14 comentarios

  1. Jajaja, será inútil y burro. Seguramente conduciría a su país con mano firme hacia el progreso. Lo del puente es genial. Se podían haber hecho de plastelina o acero inoxidable:-)
    Bss

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)