Lupercales y el día de San Valentín, fiestas de febrero en la antigua Roma

10
San Valentín de Terni
San Valentín de Terni

Los orígenes reales del día de San Valentín se encuentran sumidos en la bruma. El propio San Valentín, martir romano del siglo III, no parece tener nada que ver con las costumbres románticas asociadas con esta fiesta actual, aunque es de justicia mencionar que como todas las tradiciones, toma mucho de la vida de Valentín de Terni, aquel que casaba en secreto a las jóvenes parejas de enamorados.

Era costumbre en la antigua Roma, el 15 de febrero, celebrar la Lupercalia, que eran las fiestas en honor de Pan y Juno. Se celebraban diversas ceremonias, una de ellas consistía en depositar en una caja los nombres de las mújeres jóvenes a fin de que los hombres extrayeran de la misma el nombre de la “agraciada” para ser cortejada y fecundada. Nos situamos en un contexto histórico en que los pastores de la primitiva iglesia cristiana trataban de erradicar por todos los medios cualquier vestigio de superstición pagana, y la utilización de nombres de mártires o santos para sustituir a los nombres de los dioses comenzaba a ser práctica común.

Geoffrey Chaucer, el autor de los Cuentos de Canterbury
Geoffrey Chaucer, el autor de los Cuentos de Canterbury

El mes Februarius no estaba contemplado en el calendario de Rómulo, ya que fue añadido por Numa Pompolio y, bajo la protección y el amparo de Neptuno, estaba representado por una mujer vestida de azul que sujetaba un ave y sostenía en su cabeza una tinaja de agua de la que salía abundante agua, mostrando con esto las abundantes lluvias que se producían este mes. Ya este mes venía “movidito”, pues se celebraban entre otras las fiestas de las Antesterias, la Fornicalia, la Parentalia o las Caristias…

Las primeras menciones en el concepto moderno a la fiesta de San Valentín datan del siglo XIV, tiempos en los que los escritores recreaban los vuelos de apareamiento de los cuervos y los grajos en estas fechas. Un buen ejemplo lo tenemos en Geoffrey Chaucer (el autor de Los Cuentos de Canterbury). A raiz de la literatura y la tradición oral se extendió la costumbre de relacionar este día con el amor.

Las personas de ambos sexos comenzaron a enviarse muestras de admiración tales como guantes, medias de seda, y otros agasajos. Después de la Reforma, la fiesta de San Valentín fue abolida, pero la tradición ya estaba demasiado arraigada entre las gentes para no ser celebrada. Hasta hoy…

Imágenes: Flickr Más información: Breve historia del día de San Valentín. Mary Sharratt

Comentarios10 comentarios

    • felixcasanova

      Todo aquello que tuviera tufo de rito pagano había que desterrarlo del costumbrismo e instaurar el ¿monoteísmo? Más santos que piedras en el camino.
      Un saludo

    • Ciertamente ha derivado en una festividad con claro aire comercial, Juan Carlos. Tienes razón en tú afirmación sobre el monoteísmo, aunque no es menos cierto que la Biblia castiga la adoración en cualquier vertiente, y la santoral es un buen ejemplo.
      Gracias y un saludo 🙂

  1. Para expresar el amor, no hay necesidad dias especiales, ni rituales especiales, ni celebraciones y, para sentir el amor, santos y santas palabras son innecesarias. Sólo un corazón limpio, puro y claro. 🙂

    Pero ahora todo es comercial y hoy en día, el amor es ‘’if then else’’; se comienza con una ‘’te quiero’’ y sigue con ‘’ porque, para, si,’’ Sin embargo, el amor no utiliza estas palabras.

    Lo más difícil en la vida es conocer a una persona. Aceptar sus hábitos y estar con él sin cambiar. El amor no es un acuerdo, puedes amar sin ninguna razón. El amor no son palabras, ni charlar constantemente. El verdadero amor, mutuo mejora la capacidad clarividente.

    ¡Espero que vivas todos los dias de tu vida mi querido amigo! 🙂 😉

    • felixcasanova

      Así es querida Arzu. El amor no necesita de regalos, y en ocasiones ni tan siquiera de palabras. El día a día lo demuestra, el apoyo de las personas que te quieren cuando lo necesitas. Una mirada habla por sí sola. Yo también deseo que los días de tu vida sean felices, aunque esto no es un camino de rosas, el karma nos acaba devolviendo lo que damos… 🙂

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)