Inicio Curiosidades Las fotografias post-mortem, un recuerdo para siempre…

Las fotografias post-mortem, un recuerdo para siempre…

Compartir
La fotografía post mortem se generalizó en Europa y América durante el siglo XIX. La práctica de fotografiar a los familiares después de la muerte comenzó a extenderse a raíz de que en la década de 1860 el precio de las “instantaneas” bajó mucho, y por ende, estaba al alcance de la mayoría de personas de la sociedad de la época.
La realización de una fotografía de retrato era una ocasión memorable. Un retrato era una expresión de identidad y de valía individual. Se valoraba sobre todo en América, una nación en proceso de autodefinición, y en el que el individualismo era visto como un rasgo nacional. Una fotografía post mortem, que representaba la pérdida de una persona, tenía un valor más allá de un retrato normal.
Como es de suponer, la fotografía post mortem era más cara – a veces mucho más cara- que un retrato común. Y los fotógrafos, al igual que otros empresarios, cobraban un elevado precio por algo muy deseado por sus clientes. Así pues, las fotografías postmortem solían conllevar un gran sacrificio económico.
Esta práctica tenía ya sus antecedentes en la pintura, pues ya en el siglo XVI era algo común pintar al fallecido recientemente, por lo general un clérigo o una monja, ya fuese acostados o sentados.
El escenario solía estar en consonancia con los últimos recuerdos de los fallecidos, y la práctica habitual era presentarlos como si estuvieran . Era un recurso llamémosle sentimental, puesto que “mantener” la presencia del ser querido en postura dormida, hacía pensar en los sueños y fantasías de sus queridos que no estaba muerto del todo, y que quizás podria despertar algun dia metafóricamente hablando… Nos suele ocurrir que el recurso de la negación frente a la pérdida de un ser querido es al fin y al cabo una respuesta comprensible…
En la mayoría de los casos, el fotógrafo llegaba después de la preparación del cuerpo. En la primera mitad del siglo, esto habría sido hecho por la familia, especialmente en las zonas rurales. Los preparativos eran generalmente sencillos. A finales del siglo, esta labor ya sería asumida por las empresas de Pompas fúnebres: los preparativos, el ataúd , y la presentación del cuerpo se volvieron más elaborados y “profesionales”…
El alto número de fotografías de niños muertos era fiel reflejo de la tasa de mortalidad infantil que existíó en todo ese siglo. Se convirtió en una ayuda emocional para los padres para hacer frente a la pérdida de un hijo. Unas letras sin firma, publicadas en el en 1880, podría describir una fotografía post mortem: “Mira a su cara bonita un solo momento, su vestido, sus zapatos delicados, su juguete favorito en  la mano ….” Estas fotografías solían ser los únicos retratros de un niño. En los primeros años de la fotografía, lo mismo ocurría con las imágenes post mortem; para muchas de las personas mayores también era su primer y único retrato.
Habrá opiniones diversas sobre la conveniencia o el morbo de estas fotografías, pero cabe recordar que en la época  victoriana los usos y costumbres eran bien diferentes. Hay que quitarle esa aureola de dramatismo a la muerte que inunda el mundo occidental. En muchas culturas, era y es, un paso más en el trayecto vital de una persona, como les ocurría a los celtas; eran parte de la naturaleza y a la naturaleza volvían…

El día de tu muerte sucederá que lo que tú posees en este mundo pasará a manos de otra persona. pero lo que tú eres será tuyo por siempre.

La fuente de todas las miserias para el hombre no es la muerte, sino el miedo a la muerte.

135 COMENTARIOS

  1. Apasionante orígenes, hoy en día en el mundo del 2.0 se está poniendo de moda que a la hora de nuestra muerte, nos hagan el último post de despedida, envíen nuestro último correo despidiéndonos y hasta algún que otro RT en Twitter.

    También en el 1.0, la vida real y con dinero, te mueres y te convierten en un diamante.

    Al final amigo como muchas veces decimos, prefiero pagar por la foto que no salir en ella.

    Un abrazo y buen aporte.

  2. Uf! Menudo tema. Un familiar conserva la foto que le hicieron a su hermana en el féretro, el ni la conoció por que era una niña cuando murió y él nació más tarde. Siempre me pareció algo tétrico pero lo respeto.
    Un beso enorme

  3. Lagarto lagarto!!
    Pero chiquillo ¿y estos temas?
    Uy, qué malfario. No se me ocurriría en la vida hacerle una foto a un familiar muerto y mucho menos guardarla para la posteridad.

    Ahora bien, estoy en total acuerdo con el cierre del post, cada vez me preocupa menos la muerte.

    Un besazo.

  4. Pues yo, por ser gallega o porque se me han muerto varios familiares ya, no lo veo como morboso. Cada uno es libre de tener las costumbres que quiera, y desde luego en aquellas épocas era normal. Es tan difícil lidiar con la muerte que no se me ocurre que nada de eso pueda ser horrible a los ojos de nadie, al menos no es más horrible que la pérdida y el dolor en sí mismos.
    Un beso!

  5. A la muerte la respeto ,miedo no le tengo cuando toque llegará sin que nadie la llame ,venimos con fecha de vencimiento lo bueno es que no sabemos cual será,,buen escrito querido amigo ,un abrazo.

  6. Madre mía hay que tener moral…Uuuff malfario!!
    Es más agradable guardar los recuerdos y las fotos en vida del difunto que eso, pero para todo hay gustos.
    Yo tambien me apunto a pagar por la foto y no salir en ella:)
    Un beso

  7. La verdad es que yo no lo veo tétrico, eran otros tiempos y otras costumbres, todas ellas respetables.
    He visto una urna con las cenizas de una persona que murió y la tenía encima de un mueble en el salón como si de una joya se tratara…la verdad? me dió algo de reparo, pero…

    Besos

    Vive la vida y deja vivir

  8. “Líbreme Dios del día de las alabanzas”
    Pues es un post que encuentro muy interesante. La historia no se puede cambiar. Era una forma de tener al ser querido para siempre.
    ¿Y los cementerios no son acaso lugar de peregrinación?
    El culto a la muerte existía y existe otra cosa son las formas usos y costumbres.
    Nos guste o no ES LA REALIDAD de la que tenemos absoluta certeza y es algo natural a los seres vivos. Ahora nos lo quieren vender maquillada, con un total desprecio hacia la vejez y ocultamiento de la enfermedad. Llamemoslo autoengaño.
    Aquí no se queda nadie afortunadamente. Y serás recordado no por la foto sino por lo que has hechjo para mejorar esto. Una entrada para reflexionar y no quedarnos en lo anécdotico.
    Detras de esas fotos hubo dolor y sufrimiento.
    Un beso

  9. morbo suficiente para quedarme detallando cada foto,
    de locos… aunque apasionante tradición y muy respetable.

    En cuanto a la muerte, no sabría decirte, sufrirán aquellos que dejamos atrás. Un paso más.

    Disfrutando tus letras como siempre,
    un abrazo en vida jeje
    😛

  10. Qué quieres que te diga. Opino que no hay mejor fotografía que el recuerdo que nos deja el finado.
    Y los recuerdos duran, si nos empeñamos, tanto o más que las fotografías que se asepian con el paso del tiempo. Me refiero, claro, a esas fotografías amarillentas, resecas, guardadas, amontonadas en una vieja caja de hojalata. Que se sacan así como por casualidad y de pronto te encuentras haciendo mil cábalas sobre si aquel señor con gesto adusto, vistiendo un uniforme del Regimiento del Rey se trata del bisabuelo por parte paterna o materna, o la risa que nos produce esa foto de una pareja arrebolada, rodeada de golondrinas pintadas, apoyados en una columna dórica y que se trata de la boda de la abuela.
    Fotos, y mucho menos digitales, de difuntos no, gracias!!!

  11. Hola Felix!! No se me ocurriría sacar una de estas fotos pero como bien dices eran otras èpocas y otras costumbres. Prefiero ver a un ser querido en una foto sonriente y tenerlo en mi recuerdo de esa manera. Pero cada uno toma la muerte a su modo. Particularmente no sé si le tengo miedo , quizás sí me atemorice lo desconocido. Será lo mismo?
    Sorprendente post como siempre querido amigo.
    Besosssssss

  12. ¡Qué mal rollo esos niños muertos ahí!.

    Estas fotos me recuerdan a la peli de “Los otros”, con ese fenomenal e impactante final.

    Un abrazo Felix.

    Comentario 2º para Sonix: no entiendo eso de “por ser gallega no lo veo morboso”, ¿será por leyendas tipo Santa Compaña?…

  13. @Sonix
    Yo tampoco lo veo morboso querida amiga, y estoy contigo, cada cual es libre de tener sus costumbres si así recuerdan mejor a sus seres queridos. Quizás hoy en día suene extraño, pero más lo era construir pirámides sin saber todavía el porqué las hacían…
    Es muy difícil afrontar la muerte de un ser querido…

    Un beso¡

  14. @fiaris
    Eres de mi misma opinión. Respeto si, porque acaba nuestra existencia vital, pero ¿miedo?. Es la única certeza que tenemos los seres humanos, que tarde o temprano nos llegará, asi que hay que afrontarla como es, como una parte más de nuestra vida. Gracias y felicidades por tus 100.000 visitas.

    Besos¡

  15. @Princesa.triste.115
    Tu lo has dicho, otros tiempos, otros usos y costumbres. Tenemos que contextualizar la época de cada periodo histórico y no juzgar por nuestros “valores” actuales (valores entre comillas). Las cenizas? pues otra costumbre más que a algunos les gusta y a otros no…

    Besos

    Tomo nota:”Vive la vida y deja vivir…”

  16. @Marisa
    Es otra forma más de rendir culto a sus muertos. Yo, personalmente, no me siento capacitado para juzgarlos moralmente. Como has dicho, la época y la cultura son diferentes, y los ritos o costumbres también…

    Un fuerte abrazo

  17. @Katy
    Me alegro que tengas esa opinión al respecto y que nombres los cementerios como lugar de peregrinación. Como bien apuntas, el culto a la muerte siempre ha existido desde el principio de nuestra raza, todo ello influencido por el entorno, la religión y las creencias en el más allá…
    Sería autoengañarnos el ver a los muertos de una manera diferente a nosotros, simplemente les ha tocado la hora antes que a nosotros, ni más ni menos…
    Y bella reflexión que dejas como epílogo al comentario: seremos recordados por nuestros actos en vida, no por una fotografía maquillada. Además, no debió ser tampoco fácil para los familiares el colocarse tan dignamente para la ocasión.

    Un beso

  18. @Silvia
    Morbo, reflexión, costumbres diferentes. Antes embalsamaban con la creencia de la pureza en el camino al más alla. En la época Victoriana esta era la moda, y ahora tememos a la muerte más que nunca si caba. Tienes razón, más sufren los que se quedan atrás. Gracias Silvi¡¡

    Un abrazo de osito en vida, por supuesto¡¡ 😛

  19. @Jose Antonio Bejarano
    Pues yo opino lo mismo querido amigo. Los recuerdos van a durar lo que nosotros queramos, y siempre serán los más placenteros, los más bonitos del fallecido. Yo, de vez en cuando, encuentro ese tipo de fotos en el albúm familiar, y tengo que preguntarle a mi madre que quién era aquel señor “tu tatarabuelo, por supuesto” un “por supuesto” que me pilla lejos, en esa pose marcial de seriedad que procuraban tener todos los fotografiados de la época. La fotografía no es como ahora, que sacamos mil fotos y nos quedamos con la más bonita. En aquellos tiempos, era una y no más, y la imagen debía ser de dignidad y buen plante.
    aahhh, ¡esas parejas arreboladas rodeadas de golondrinas, apoyados en una columna dórica” tienen su “aquel” que se dice.
    Fotos, fotos y fotos, pero bonitas, plis.

    Un abrazo amigo

  20. @Gabriela Maiorano
    Por supuesto querida Gaby, no podemos juzgarlos por nuestros cánones sociales. Yo, al igual que tú, opto por el recuerdo en mi mente, ni siquiera en fotos.
    El miedo a lo desconocido es atávico en el ser humano, comprensible, pero muchas culturas lo aceptaron como una parte más de la cadena de la vida. Es normal temer a lo incierto, a que pasara después, pero siempre hay que estar dispuesto, porque antes o temprano nos llegará nuestra hora y, en ese momento, quizás nos arrepintamos de no haber tomado decisiones por difíciles que sean, para ir en busca de la felicidad.
    Como dice el refrán “A disfrutar que esto son cuatro días…”

    Besossss

  21. @JRio
    Pues a mi no me da mal rollo, lo veo como una muestra de afecto en su contexto histórico. En la India los arrojan al Ganges, y no creo que sea más “bonito”. La verdad es que las fotos te hacen recordar esas pelis.
    Galicia (como tú sabes mejor que yo) siempre ha estado ligada desde tiempos remotos a leyendas en torno a la muerte, quizás sea por eso…
    Sonix y tú lo sabréis mejor que yo 🙂

    Un abrazo Jose

  22. Esto como el tema de los toros: cada uno que haga lo que quiera. Conmigo que no cuenten para hacerle una foto a ningún familiar y menos para que me la hagan a mí sin que yo la vea.
    Me iré poniendo al día.

  23. Lo macabro son las fotos en las que se fotografían a niños vivos y muertos.
    Las entiendo como un último recuerdo que transmite paz y sosiego.

    Nunca he pensado en la muerte como algo grotesco o por la que haya que “tener miedo”, sólo me duele el dolor que pueda producir a los que dejo (si que alguien se acuerda de mi).

    Carpe diem amigo.

  24. @Javier
    Yo también las entiendo así, puesto que no las veo macabras ni retorcidas, sino todo lo contrario, en una posición natural o durmiendo. Ya sabes como era aquella época y, sobre todo, la revolución que supuso el uso generalizado de la cámara fotográfica.
    Asi que carpe diem para ti también amigo. Hay que aprovechar el tiempo, no malgastarlo, y disfrutar del hoy, que mañana será otro día…

    Un abrazo, amigo

  25. De cauerdo con quitarle dramatismo a la muerte, al fin y al cabo, todos nos moriremos, pero a mi eso de las fotos de muertos me sigue dando un poco de yuyu, que quieres que te diga.

  26. @Nerea
    Pues es otra postura querida amiga. A mi personalmente no me da yuyu, pero si tienes razón en que en los tiempos que corren resultaría un tanto bizarro. El boom de la fotografia produjo “costumbres” como esta, que sin lugar a dudas lo hacian por amor. ¿que lo vemos raro? pues si, es normal, son otros tiempos…

    Un abrazo

  27. Ay que yuyu dan esas fotos, monsieur.
    Es comprensible que quisieran guardar el recuerdo de la imagen de sus seres queridos, y en aquel tiempo normalmente la gente no andaba haciendose fotos, claro. Pero es que yo creo que preferiría no conservar ninguna imagen si tenía que ser así. Preferiría recurrir a los recuerdos que guarda mi mente, aunque se vayan borrando. Esto me parece horrible.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

  28. amigo felix, por favor. hablanos de cervecitas, caracoles, choquitos, sardinitas.

    Por afavor de la Parca no, que ya llegara.

    aunque el morbo vende y yo publique sobre el tema, con tremendo exito. Bueno relativo, maestro
    un abrazo

  29. Hola Felix, morirse así como así si que es una broma, sacarle una foto más. Puestos a elegir me encantaría morirme de risa 🙂
    No le temo a la muerte y si al dolor que puedo dejar a los mios, pero sé que nadie se muere por nadie. La verdad es que no preocupa, es algo qu va a ocurrir de todos modos sin mi consentimiento.
    Me ha gustado el post y la forma de presentarlo.
    Un abrazo

  30. Magistral entrada,Félix.Como todas las tuyas. El tema impresiona porque da dentera ver las fotos. Y no me sorprende que los gallegos no se extrañen ante este fenómeno. Ellos han sido quienes más han <“cultivado” esta tradición, creo. Yo he visto fotos de éstas en casa de mi abuelo, en la Galicia profunda de los pueblos del interior de Lugo.

    Y yo también he recordao enseguida la película “Los otros”. Su sorprendente final es precisamente esa foto de los muertos…

    Graciaspor una nueva lección. UN beso

  31. Ya había visto este tema en Cuarto Milenio sólo que cuando lo trata Iker Jiménez poca gente se lo toma en serio XD.

    Bromas aparte, un artículo excelente al que yo añadiría que para valorar o enjuiciar esta costumbre habría que vivir aquellos años y haber “mamado” aquella cultura y aquella época.

    ¡Un saludo!

  32. Como siempre tus posts son geniales !!!

    Lo mejor de ser fotografo en esa época es que no tenias problemas con los clientes que te dijeran que “salió movida” o luchar con los niños dicendoles “nene, quedate quieto” … jajajaja
    Seguro que alguno habrá vendido las fotos como videos, total quien se iba a dar cuenta.

    Un abrazo

    Bife

  33. @PEDROHUELVA
    Hablamos de que lo que vd. quiera caballero. El morbo siempre vende, pero es bueno analizar los contextos sociales de cada época. Desde el inicio de los tiempos hasta la fecha ha habido costumbres que no entendemos en nuestra sociedad, pero que en su tiempor eran de lo más normal.
    Aunque, claro, está, prefiero hablar de cervecitas, caracoles, choquitos, sardinas… ya tocará, ya. Pasaré a ver su post, maestro.

    Un abrazo

  34. @meg
    Bueno, bueno, parece que te tengo “comprada” jajaja. Gracias por tus palabras aunque son inmerecidas. La verdad es que en el ámbito rural gallego siempre han existido todo tipo de leyendas sobre la muerte. Esa gran tierra que nunca deja de sorprendernos, es mágica…
    Respecto a esas fotos que viste, me parece una postura ante el duelo igual que cualquier otra. Si uno es feliz recordar al ser querido de esta forma, bienvenido sea…
    Gracias a ti.

    Un beso

  35. @bifeancho
    Ya será menos,jajaja. Gracias. ¡Pues mira¡ el punto de vista del fotógrafo no lo había tenido en cuenta, la frase “tate quieto” sobraría, y por supuesto no saldría movida la foto. Aunque bromas aparte, no debía ser nada fácil tampoco para los familiares posar para la instantana. Tenemos que recordar que en aquella época, los daguerrotipos obligaban a mantener la postura hasta diez minutos seguidos, para que la exposición de la imágen quedara impresa en la superficie de plata. No podían ni pestañear¡¡

    Un abrazo¡

  36. Podemos decir que no nos gusta o que nos parece morboso, pero no es posible criticar ya que eran partes de los valores de aquella sociedad. Lo importante es reconocer cuanto se ha avanzado en cuanto querer realizar este tipo de acontecimiento, pero en vida.
    Excelente como siempre,
    Felix,
    un abrazo.

  37. @Adrián J. Messina
    Acertadísimo querido Adrián. Una cosa es que compartamos o no esa costumbre y otra bien distinta es respetarla, ya que era otra época y contexto social. Al fin y al cabo, hoy en día siguen haciendose ritos funerarios bastantes más bizarros, por llamarlos de alguna manera, en el mundo. Gracias Adrian.

    Un abrazo

  38. umm no me atrae nada la idea.. las caras deben trasmitir cosas, espresiones, sentimientos.. ahí dentro no hay nada..

    Es una manera transmitir, de recordar que alguién se ha ido, inerte carente de todo..

    Saludos felisuco xD

  39. Bueno, hay muchas razones para respetar esta macabra costumbre: que nunca habían tenido en vida foto alguna del pariente, y no querían que se fuera sin tener, al menos, una imagen de él, aunque fuera después de muerto. Así siempre tendrían un retrato suyo.

    Y como macabro, ¿no es macabra la celebración de difuntos mejicana?.Y la tomamos como algo tradicional allí. ¿Y conservar hoy las cenizas de nuestro padre encima de la cómoda, quien las tenga?… Pues eso…

    Se me había olvidado añadirlo.Un beso

  40. @meg
    Era una de los motivos principales, tener una imagen de recuerdo, pero aunque no fuese así, tampoco sería reprochable éticamente ni mucho menos. No somos nadie para juzgar las conductas de los demás mientras no invadan nuestra libertad.
    Ya sea la celebración de los difuntos mexicana, los ritos hindúes, los españoles, los alemanes, los africanos… todos tienen un arraigo y un asentamiento cultural. A mi por ejemplo, me encanta como celebran el día de difuntos los mexicanos, una tradición que es “Patrimonio de la Humanidad” y que, por cierto, ya se celebraba antes de que los españoles llegaran alli…

    Añadido está 🙂 Un beso

  41. Curiosa costumbre cuando menos. 😉

    Aunque hoy en día también es costumbre añadirle a la lápida muchas veces una foto sonriente del difunto, que la ve todo el que pasa. No sé yo. Ahí sale vivo, claro, para también según cómo da repelús. Cada cual brega con sus penas como puede desde luego, lo macabro viene cuando ciertos detalles se hacen en público.
    Por cierto, pobrecita niña, al borde de las lágrimas y del ataque de nervios al lado de su hermano difunto. Hay padres que hay que ver cómo son. 🙁

    Besos.

  42. Qué post! Creo que a los muertos hay que dejarlos que se vayan tranquilos. Actualmente he visto que hacen unos velorios de los más bizarros, con el difunto sobre una moto, o en su camión, etc.!!
    Un besote mi querido Felix

  43. Al fin y al cabo, son costumbres. Puede que ahor lo veamos raro, morboso, tétrico, o lo que sea. Pero seguro que cuando se desarrollaba esta práctica, se veía como algo normal. Es cuestión de ópticas.

    Me ha llamado mucho la atención tu última reflexión. Afirmas que lo sentirías más por los que se quedan, que por tí. Todos hemos pensado alguna vez en nuestra propia muerte. Es cierto lo que dices. Ahora, tengo dos hijos pequeños, por lo que, si muriera, no lo sentiría en absoluto por mí, sino por ellos.

    Está bien hablar de la muerte. Al fin y al cabo, es lo único de los que no nos vamos a librar.

    La vida es la única competición, en la que todo el mundo quiere llegar el último a la meta.

    Un abrazo.

  44. Buenos dias, Félix, mi nick es la foto del primer hijo de mi madre, que murió con 7 meses, se llamaba exactamente Carlos Ignacio. Mi madre nunca le olvidó y yo mantengo la llama con mi pseudónimo.

    Un abrazo

  45. @Olvido
    Es habitual ver las fotografías de los difuntos “en su mejor época” o en la vejez, pero tienes razón, cada cual brega con sus penas como puede o quiere con tal de mitigar el dolor.
    Pues imaginate, y no era un “aqui me pongo y ¡zac¡ fotografía al canto”. Había que estar minutos y minutos sin pestañear…

    Besos Olvido

  46. @Perikiyo
    Es cuestión de ópticas. No podemos ni juzgar ni mirar con el prisma de nuestra sociedad, costumbres de antaño. Sería una prepotencia por nuestra parte sentirnos más altos, más educados, más éticos… cosa que lo dudo mucho…
    Has terminado con un epílogo sencillamente genial, querido Perikiyo. Todos queremos llegar los últimos a la meta. Bravo¡

    Un abrazo

  47. Hola Felix: nuevamente llego hasta aquí para aprender algo nuevo. Desconocía esta práctica del retrato post mortem, lo que sí te puedo afirmar, es que mi padre me mostró cuando era niña las fotos de toda la pompa fúnebre, cuando ocurrió el fallecimiento de mi abuela. Y guardaba también las cintas de las coronas de flores como recuerdo de quienes habían manifestado su presencia de ese modo ante tal acontecimiento.

    abrazos.

  48. @SUSURU
    En mi familia también ha ocurrido lo mismo. Mi abuela guardaba como oro en paño todos los recuerdos del funeral de sus antepasados o seres queridos. Cada cuando, los volvía a mirar y los recordaba con nostalgia. El consuelo ante el dolor es diferente en cada persona.

    Abrazos, amiga.

  49. Muy ilustrativo el post de hoy, yo tampoco le tengo miedo a la muerte, es un billete q sacamos el mismo dia q nacemos. Hay muchas costumbres y todas respetables, pero no me apasionan las fotos de los difuntos, y menos de familiares ó amigos, prefiero recordales en vida y bien, mi memoria es selectiva afortunadamente. Cierto es q vi fotografías de difuntos de diferetes edades, y ciertamente parecen q duermen. Un fuerte abrazo amigo Felix. P.D. chquqea tu blog y los sitios de dónde saques las fotos para subirlas, se me apaga cada vez q te comento, me salta el antivirus, y es solo con algunos blogs no con todos. El mio no tiene virus, lo analizo diariamente al encenderlo, salta solo el antivirus.Muakcs. Uru.

  50. Curioso post…
    Me parece comprensible esta práctica puesto que mucha gente solo tendria esa foto de la persona fallecida, la única para recordarla como era. Por experiencia se que una imagen del ser querido es muy reconfortante, lo bueno esque ahora tenemos bastantes fotos de la persona viva.
    Pero he de reconocer que cuando vi esto en la película de Amenabar me dio bastante repelús.
    Un saludo.

  51. @Uruguayita
    Uy¡ yo también chequo los virus cada dos por tres, e incluso cuando me lo dijiste, lo volví a hacer y negativo. Es más, le pedí reporte a google para que analizará esta página y me comunicó lo mismo. Puede que sea un falso virus, no obstante te agradezco el aviso.
    Respecto al post, tienes toda la razón, todos tenemos ese billete de nacimiento y estoy de acuerdo contigo en que la imagen de los seres queridos en vida es más agradable (al menos para mí también).

    Desde mi retiro vacacional y “espiritual” 🙂 te deseo lo mejor de lo mejor. Mucha fuerza, muchos ánimos, achuchones mil y besos por millones¡¡ ¡Up¡ Se te quiere, amiga.
    Muacks

  52. @Sakkarah
    Que curiosidad querida Sak¡ Pues es uno foto para guardar como oro en paño por el simbolismo que tiene.
    Nos leemos después de mis días de descanso :). Estoy sacando tiempo para contestaros, cosa por otra parte que me agrada mucho.

    Te veo pronto amiga.

    Besotes¡¡

  53. Hola!

    La primera vez que supe de este tipo de fotos fue en la película ” Los otros”, luego investigando por la red, me enteré que por Europa fue una costumbre muy extendida.

    Yo, la verdad, prefiero que me tomen fotografías en vida y que quienes me quieren me recuerden en imágenes en las que aún no se me haya ido el color ni el brillo de los ojos.

    Un abrazo!

    P.D. En menos de 5 minutos ya me hice tu seguidor! Jejejejeje.

  54. @Roddo
    Hola amigo. Ciertamente en la época Victoriana y con la aparición del daguerrotipo, se puso de moda esta práctica. Normalmente (sobre todo los pequeños) no tenían ninguna foto hecha en vida por el alto coste de las mismas, asi que optaban por “llevarse” ese recuerdo…
    Yo soy de tu opinión. Que me recuerden con una sonrisa en los labios, que diantres :).

    Gracias por tus palabras.

    Un abrazo

  55. Desde luego en nuestra cultura del siglo XXI las fotografías post mortem nos dan un cierto repelús, ¿no te parece? Yo en mi caso no me pondría a posar junto a un muerto ni loca, pero bien es cierto que todo historiador no debe pensar con la mentalidad actual, sino quitarse el cerebro y ponerlo en lugar del otro, de esa otra persona que vivía en tiempos pretéritos.

    Si la fotografía era cara y uno no se podía hacer una en vida, los tuyos te la hacían después de muerto. Era la única manera de recordar un rostro después de haber sido llevado por la Parca. Los niños duraban poco tiempo en este mundo, por lo que supòngo que no habrían tenido tiempo sus padres de retratarle en vida. Bonito recuerdo entonces para su hermano en el día de mañana…

    Saludos

  56. Yo sí las veo macabras, la verdad. Entiendo el porqué, lo puedo comprender por el entorno y tal, pero no por eso me dejan de parecer de no mucho gusto.

    Nos leemos.

  57. @CarmenBéjar
    Yo, a estas alturas de mi vida, todavía no he visto una persona muerta, así que imagínate. Me parece muy acertada tu reflexión desde tu punto de Historiadora, ya que mejor que nadie, puedes opinar al respecto. Hay que situarse en el contexto social de cada época.
    El recuerdo quizás no fuese el más bonito precisamente, pero o esa fotografía, o ninguna…

    Un abrazo
    (pronto volveré de vacaciones)

  58. Yo recuerdo que mi abuela tenía fotos de un hijo que había fallecido a causa de una enfermedad y que aún conserva mi madre.

    Yo a la muerte no le tengo miedo, pero si respeto.

    Un abrazo.

    P.D Acabo de enlazar tu banner con mi blog, tenía previsto hacerlo antes pero no encontraba tiempo.

  59. Una historia verdaderamente curiosa. No creo que sea tan morboso, era su forma de recordarlo, sin embargo yo no lo haria (me da algo de cosa).Pero respeto su acción, sobre gustos no hay nada escrito.
    Un Saludo.
    Uriel

  60. Felix: Magníficos tus tres últimos post, que no es novedad, pero los tres me han impactado y especialmente el de la muerte fotografiada. Cada época responde a un estadio de nuestro desarrollo como humanos. Son costumbres a las que hoy nos resistimos, otro escalón, nada más que eso. Si hubiésemos vivido en ese momento lo hubiésemos compartido y hecho. Felicitaciones amigo. Mando un saludo muy frío, para que te refresques por allá.

  61. @Rodrigo
    Son costumbres que eran normales en la época y bienvenidas sean. Cada cual mitita su dolor y recuerda a su ser querido como le viene en gana.

    Un abrazo.

    P.D. ¿Porqué no me pasaís un banner vuestro 125×125 para enlazaros? En vuestra página no veo ninguno que pueda meter con ese formato. Te agradecería me lo mandases por mail.

  62. @ZM
    Gracias amiga¡ Claro que si, otro estadio de nuestra evolución, otro escalón, simplemente eso. Además, suscribo tus palabras, nosotros hubiesemos actuado de la misma manera, no lo dudes. Te mando un abrazo calurosito para que te mitigue ese frío que tienes. Ya me va llegando el fresquito de tu saludo… 🙂

  63. Curiosa, muy curiosa, entrada y a la vez interesante. Desconocía este tema y la verdad es de que me dá algo de “repelú”…pero entiendo que en aquella època era costumbre, como ahora hay otras. Felicitaciones por tus buenas entradas. Saludos y hasta el regreso del “veraneo”, aún me quedan unos días.

  64. @ANRAFERA
    El “repelú” es normal desde nuestro prisma, aunque ahora nos gusta ver películas bastante más bizarras que el asunto que nos ocupa. En fin, contradicciones del ser humano.
    Gracias amigo. Un abrazo, que menudas vacaciones te estás pegando :). Yo todavía ando de vacances y me quedan unos días aún ;), así que a mi vuelta nos leemos…

  65. Hace bastante tiempo (cuando aún tenía tiempo de leer) me encontré con documentación sobre el tema que tratas hoy, y lo cierto es que me llamó mucho la atención, sobre todo pensando en las dificultades de hacer un retrato de cualquier tipo en aquella época.

    La Historia y sus hechos hay que mirarlos siempre intentando tener la visión del tiempo en que sucedió. Lo contrario, el medirlo todo con el rasero actual es siempre un error.

    Excelente escrito amigo Félix… como siempre. Fuerte abrazo.

  66. Pues es cierto que la entrada arroja mucha luz sobre algo tan macabro y lo hace algo más entendible, aunque a mí no puede evitar darme muchisimo mal rollo.

  67. Como siempre educandome contigo! 😉 Pues no le veo la diferencia a las fotos de antes, hasta los vivos salían con cara de difunto! Creo, y Dios quiera que NO sea pronto…que yo no conservaria este tipo de fotografías conmigo…Las mejores imágenes de los seres amados se llevan en el alma y de vez en cuando se rescatan de la memoria para no olvidarlos….

    Miedo a la muerte? No, pero todavía quiero recorrer el mundo viva por los próximos 45 años por lo menos!!! 🙂

    Besos y abrazos llenos de 35 años de VIDA!!! Bendito Dios! 🙂

  68. uyyyyyy!!
    Que mal rollo de afotosss.
    Me recuerda esto a la película “Los otros”.
    Por suerte por mi casa no corre ninguna foto de este tipo.
    Yo tampoco temo a la muerte, solo al dolor.
    Me alegra leerte feliz.
    Cambio y corto.
    Besos

  69. Juer que tétrico, por muy costumbrista que fuera, a mí de ma mucho repelús, al igual que me da repelús, ver esos medallones y placas de oro, que la gente lleva colgada con la foto del familiar muerto.
    Porque, yo siempre he pensado, que a la gente hay que recordarla, como era en vida, no como un muerto, porque que quieres, que te diga “los muertos tienen cara de muerto” y su imagen, si era un ser querido, te aseguro que nunca se borra de tu corazón.
    Besos
    Nela

  70. Ya hemos visto unas cuantas de famosos a los que le sisaron la pose.
    Me parece de mal gusto pero como todo… si alguien saca tajada o simplemente, desea tenerla en su álbum para mostrar a sus amigos….
    Un beso y cuidadín con el retratito que llevas en la cartera, jajaj

  71. @Chesana
    La verdad es que tenía sus dificultades porque no era nada fácil, por el aspecto sentimental y el tiempo de exposición que se necesitaba para hacer la fotografía.
    Medir todo con nuestra cosmovisión es un gran error.

    Un fuerte abrazo querida amiga.

  72. @M@R
    Pues fíjate que buscando fotografías para el post me encontré algunas en las que no sabía diferenciar el muerto del vivo…
    Además, como tú dices, si se llevan en el alma, con amor, siempre las llevaremos con nosotros…
    Te quedan 45 añitos y más por delante¡

    Besos y abrazos también llenos de VIDA¡¡¡

  73. @Arantza G.
    Esas fotos de famosos, no se yo… En cuanto a estas de las que hablamos, eran más que queridas por la familia, ya que casi siempre eran la única imágen que se podían llevar de ellos…
    El retratito que llevo en mi carteraaa¡ (me suena)

    Un beso

  74. A mí ni me da morbo ni temor estos temas. Simplemente, curiosidad.El día que me asusten, en algo estaré cambiando…
    Me has traído el recuerdo de una historia ocurrida hace cincuenta y tantos años aquí en Extremadura, en un pueblo llamado Deleitosa. En aquel entonces un tal Eugene Smith fotografió escenas cotidianas para “denunciar” el atraso y la pobreza en la que estaba la España franquista.De las muchas fotos que tiró y se llevó a su país para publicarlas, un velatorio en una casa del pueblo extremeño citado.Y entre las personas que velaban al muerto, una joven hermosa de la que se enamoró un lector al ver la foto publicada de E. Smith en el periódico de su país.Para que veas a lo que puede llegar un retrato, no sé si en este caso postmortem, en sentido estricto.
    Por cierto, me sorprende la entereza de los niños retratados con sus familiares muertos.Sin duda, otra manera ver la misma realidad. Curioso.
    Saludos y saludable semana 🙂

  75. @VerboRhea
    Estas costumbres ahora nos parecen curiosas o “raras”, pero supongo que dentro de 100 años pensarán igual de las nuestras…
    “Deleitosa” es un nombre muy bonito para un pueblo, no lo conocía; y la historia que nos dejas de la fotografía del Sr.Smith me evoca al romanticismo del siglo XIX.
    No debió ser nada grato para los niños posar para aquellas fotografías, no…

    Un abrazo y mucha salud¡ 🙂

  76. Do you people have a facebook fan page? I looked for one on twitter but could not discover one, I would really like to become a fan!

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)