Inicio Curiosidades La patata y la psicología inversa, estilo prusiano

La patata y la psicología inversa, estilo prusiano

Compartir

El intercambio colombino fue en su mayoría beneficioso, con la excepción de algunos microorganismos no deseados. Los europeos obtuvieron plantas en abundancia, entre ellos, la humilde pero nutritiva papa sudamericana. Sin embargo, la mayoría de los campesinos europeos echaron una ojeada a esta raíz abultada y la rechazaron totalmente. Había razones para ello…

  1. La parte verde era venenosa, ¿quién había oído hablar de una verdura donde se suponía que sólo se comía la raíz?
  2. Las papas no se mencionaron en la Biblia. Esto era extremadamente sospechoso y podían ser obra del Diablo.
  3. Francamente, las patatas eran un poco sosas. Mejor dárselas de comer a los cerdos.
el Grande

Sin embargo, los cultivos de cereales no daban para todos. La población estaba creciendo. La gente tenía hambre, y las papas podían ser una gran solución. ¿Pero cómo conseguir que los campesinos las comieran? Apareció en escena Federico II de , también conocido como .

Prusia era un país agrícola, ante todo. Su gente era práctica, trabajadora, poseía un seco sentido del humor y eran muy tozudos. Este tipo de pensamiento se conocía en palacio. Federico el Grande era un hombre listo, como lo atestiguaría su amigo . Tuvo muchos logros como gobernante, general y músico. Pero, sobre todo, conocía a su gente. Así que usó la psicología inversa.

Para establecer la idea de que las patatas eran geniales, Federico plantó su propio campo de papas. Lo ubicó de forma que lo pudieran ver todos y colocó una bonita cerca a su alrededor. Luego vino la mejor parte: colocó soldados para salvaguardar las papas .

Los “astutos campesinos” estudiaron este campo bien protegido. ¡Ajá!, pensaron, tal vez hemos juzgado mal el valor de la papa. Si el rey pone soldados para protegerlas…, así que pronto las papas desaparecieron del campo del rey, fueron robadas.

Sin embargo, la propagación del cultivo de papas fue lenta, por lo que Federico aplicó medidas más estrictas. El 24 de marzo de 1756, emitió el Kartoffelbefehl , o ‘Edicto de la Patata’Todo el mundo iba a plantar papas, les gustara o no. Dondequiera que pudieran encontrar espacio.

La tumba de Federico II suele estar cubierta de patatas en señal de agradecimiento

¿Por qué era tan grande el interés de Federico por la dieta de sus campesinos? Había dos razones de peso muy importantes: no habría hambrunas y, sobre todo, un pueblo bien nutrido era menos proclive a una revolución. Estarían a otras cosas más mundanas.

Hoy en día, sabrosos platos de patata son alimentos básicos alemanes. Hay tortitas de patata, ensaladas de patata y albóndigas de patata. La patata salvó muchas vidas en Europa, y los alemanes agradecen a Federico II su perspicacia psicológica.

4 COMENTARIOS

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)