La Isla de Ellis

38
La puerta del “Paraíso”…. Es una isla situada al lado de la Estatua de la Libertad, por la que millones de inmigrantes pasaban antes de comenzar una nueva vida en Estados Unidos, que no siempre fue mejor que la que dejaron en Europa. Llevados unos, por los cánticos del oro, otros por la aventura, otros por no pasar hambre…., todos tenían un objetivo justo, el tener más calidad de vida y un futuro para ellos y sus familias…
Apenas una hectárea de tierra fue la puerta de entrada al “sueño americano” de 12 millones de inmigrantes europeos entre 1892 y 1954. Una pequeña isla arenosa llamada “de las Ostras” por los indios locales, pasó de ser una isleta en la bahía de Nueva York a convertirse en 1890 en el Centro Federal de Inmigración de la Isla de Ellis, el gran filtro para el flujo migratorio transatlántico.
A principios del siglo XX, los emigrantes comenzaron a ser un negocio para las grandes compañias navieras, como la White Star, Red Star o Hamburg-Amerika, que entraron en una competencia feroz por reducir el precio del pasaje y construir transatlánticos cada vez con mayor capacidad. En 1904, el pasaje de tercera clase costaba sólo 10 dólares, por lo que viajar a “las Américas” estuvo al alcance de los más pobres, aunque hubiera que sumarle dos dólares de “derechos de entrada”. Cientos de familias no dudaron en aventurarse, a pesar de tener que vivir hacinados durante una semana de viaje en la cubierta y en los camastros de los buques. Aunque la Estatua de la Libertad era lo primero que veían los emigrantes, el trato a los viajeros de tercera clase dejaba mucho que desear, por lo que Ellis acuñó pronto el sobrenombre de “la Isla de las Lágrimas”.
1.250.000 personas pudieron comprar en 1907 los pasajes del tren (con descuento especial), que les permitían viajar desde Nueva York a cualquier punto del país. Se había alcanzado la cota más alta de emigrantes desde la apertura del Centro. El resultado: colas de entre 3 y 5 horas esperando la carta de admisión a una nueva vida, que solo se concedía si se superaban los exámenes médicos, “no se era delincuente convicto, ni retrasado mental, ni anarquista, ni epiléptico, ni promiscuo, ni mujer de mala reputación”. En 1917, un nuevo filtro: además había que saber leer y escribir. Tanta restricción no pudo evitar la entrada masiva de inmigrantes: sólo uno de cada cien tomó el barco de vuelta.
La avalancha migratoria, consecuencia de una europa en plena I Guerra Mundial, hizo que los controles se hicieran más políticos; los no aliados tenían la entrada prohibida al país. Pero los billetes se seguían comprando, y las personas saturaban el precario Hospital y los camastros de los barracones. La Guerra Mundial desbordó la Isla de Ellis, y en 1920 se reabre y unas 250.000 personas la cruzan.
A partir de 1924, la Administración Wilson, vetó la entrada a los orientales. A pesar de que la legislación favorecía a irlandeses, ingleses y alemanes, más de la mitad de los 500.000 emigrantes que ocupan el “Muro de Honor” del ahora Museo de la Isla de Ellis proceden del Sur y del Este europeos. Se calcula que la mitad de estadounidenses desciende de esos inmigrantes que lo primero que vieron de América fue esta isla
Este flujo migratorio ni es nuevo, ni dejará de ocurrrir… Ya desde la antiguedad, nuestros antepasados migraban buscando mejor vida, mejor clíma, y mejores condiciones… desde el Valle del Indo, pasando por Africa, desde Europa a Sudamerica, desde Africa a Europa… Ocurrió y seguirá ocurriendo, por la que la raza humana es gregaria, y además, ¿quién no quiere un mejor futuro para su familia?. Está en su derecho….

Comentarios38 comentarios

  1. Hola Félix, una entrada muy interesante, como todas , claro :).
    No conocía la historia de la isla de Ellis, pero el tema de la emigración es algo que siempre ha existido y siempre existirá, mientras quede algún lugar en el que se piense que fuera puede haber un mejor futuro para la familia. Lo que también parece que ha existido y existirá es el ánimo de lucro a costa de aquellos que ven como última opción el marcharse, todo acaba convirtiéndose en un negocio, y siempre hay alguien que vea el modo de hacerlo rentable, aunque sea a costa del sufrimiento de otros.
    Muchos besos.

  2. Como siempre un post muy interesante. Y llevas mucha razón, todos queremos lo mejor para nuestras familias, y haríamos lo que fuera porque el futuro fuera mejor.

    Muchos besitos Félix.

  3. Querida Nikkita…

    Los flujos migratorios como bien dices, es algo propio de esta raza humana desde el principio de los tiempos. Desde que se cruzó el estrecho de Bering hasta la actualidad. Siempre habrá zonas más desfavorecidas que otras, y así ocurrira. Porque nadie se va de su casa si no es para mejor.

    Muchos besos

  4. Al final te voy a tener que dar un sueldo por todo lo que me enseñas, o mejor te mando un pavo, jajaja…

    Tremendo problemón el de la inmigración, además ha existido siempre y existirá mientras haya tan grandes diferencias entre unos países y otros.

    Magnífica entrada, como siempre, y muy educativa.
    Besos.

  5. No se puede poner puertas al campo, desde luego. Estoy de acuerdo en que sucedera eternamente, porque es lo natural. Nuestra historia se ha forjado a base de movimientos migratorios de los pueblos.

    En cuanto a los requisitos que pedian en este caso… algunos eran un poco dificiles de demostrar, no?

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

  6. Hola Felix!! Buenísima entrada, me encantó. No conocía la historia de la Isla de Ellis. Es verdad, siempre se estará buscando un lugar donde se pueda vivir mejor. Nuestro país que creció por el trabajo de los inmigrantes, esta pasando épocas de emigración. Por algo será. Excelente como siempre.
    besossss

  7. Madame Minuet…

    No se pueden poner puertas, y además es imposible. En cuanto a los requisitos que comentas, tienes razón en que algunos erán difíciles de demostrar, pero hay entraba la picaresca y la imaginación para poder entrar a toda costa a la tierra soñada…

    A sus pies.
    Bisous.

  8. Elena…

    No me lo digas dos veces, paisana, que te tomo la palabra, ja,ja,. El mundo siempre estuvo “descompensado” y por tanto este problema no tiene freno hasta que en cada rincón de él haya unas condiciones dignas de vida.

    Besos.

  9. Hola Gabriela¡¡

    Sucedió, sucede, y por desgracia sucederá. En España ocurrió cuando tantos y tantos de los nuestros fueron acogidos en tu bello país con los brazos abiertos. En Africa están deseosos de entrar en Europa. En Oriente, quieren venir a Occidente…. Gracias por tus palabras de ánimo.
    Besossss

  10. Hola Cielo, pues que interesante entrada, breve pero bien lograda. Nos da una visión general del proceso migratorio iniciado desde mediados del siglo XIX. Sabemos que los los Estados Unidos han acuñado la imagen y el discurso de una tierra de progreso y libertad, lo cual atrajo a millones de inmigrantes europeos que decidieron emprender el viaje, dejando atrás no sólo su país, su cultura y costumbres. El destino era una tierra donde el esfuerzo propio les permitiría cosechar los frutos de su trabajo, sin emabrgo, como señalas no todo era alegría, por eso se le llamaba “La Puerta Dorada” y “La isla de las Lágrimas”, capaz de representar esperanza y pesar al mismo tiempo.

    Actualmente los EEUU sisguen siendo un imán para la gente que busca hacerse de un futuro, especialmente en los países menos desarollados (varios caribeños, centroamericanos). En México la migración es un tema muy abordado, conocido por todos porque es una sociedad explulsora de migrantes por excelencia. Aqui tenemos comunidades en las que primordialmente hay mujeres ancianas y niños, porque toda la población joven en edad y condiciones de trabajar decide ir a conquistar el “sueño americano”.

    Definitivamente invitas a la reflexión

    Mil cuatrocientos cincuenta y dos besos y medio y uno besito maorí con mucho cariño

  11. Hola Felix, ¿Que ha pasado con tu linda carita que no aparece? Esto no tiene que ver con la entrada claro. Cuando subí la entrada de mi viaje a NY omití a posta hablar de esta isla. Porque el barco que nos llevaba a Venezuela atracó una noche aquí. Lo hice solo de pasada, porque aun siendo uno de los recuerdos más lindos no he dejado de ser doloroso.
    Cuantas vueltas da la vida amigo.
    Un abrazo aunque me has revuelto los recuerdos de nuevo. Uff
    http://katy-ciudadanadelmundo.blogspot.com/2009/07/nueva-york-la-ciudad-de-los-rascacielos.html

  12. Hola Félix…

    Interesante el post, es curioso como un lugar como la Isla de Ellis puede llegar a ser tan significativo para millones de personas que lleganron buscando una nueva opurtunidad en América, sin dudas este lugar fue para muchos una puerta. Y es verdad que todos tenemos derecho a luchar por lo mejor para nuestra familia y nuestro porvenir. Salu2 y besillos

  13. La historia es muy interesante y, en el fondo, conmovedora. ¡Cuánto sufrimiento, Dios mío! En España, aún ha sido peor. Nuestro país ha sido realmente un corredor por donde han pasado a sangre y fuego diferentes pueblos. Nuestra cultura ha nacido gracias a que los pocos habitantes hispanos asimilaron la de los invasores. Así nació la dura pero bellísima historia de nuestro país. Un cordial saludo.

  14. Qué condiciones más curiosas las que ponían estos estadounidenses para poder entrar en su país. Eso de ir de turismo en tonces no colaba como ahora…¿Y cómo se sabía o no que era una mujer de mala reputación o un anarquista? Eso no aparece en los papeles. ¿O se notaba en la cara?

    En fin, en EEUU aprendieron a poner cuotas a los inmigrantes. Todo el mundo tiene derecho a una vida mejor pero hay que organizar tales entradas, si no se convierte en un caos difícil de controlar.

    Un beso

  15. Hola querido Félix.
    La historia de la Isla de Ellis es fascinante.
    Recuerdo que hace unos cuantos años, en tv., emitieron una serie titulada “Ellis Island”, que me impactó mucho.
    Sé que muchos norteamericanos son descendientes de esos inmigrantes que cruzaron sus puertas, algunos de los cuales, muchos, “americanizaron” sus nombres, otros conservaron los orginales. Recuerdo una secuencia de “El Padrino”, cuando el patriarca, sendo un niño, llega a Ellis y le preguntan su nombre. Él dice que viene de “Corleone”, un pueblo de Sicilia, pues no entiende lo que le preguntan. Así que el funcionario le pone como nombre “Corleone”, el nombre del pueblo.
    Así pasó a la historia cinematográfica Don Vito Corleone.
    Muchos besos!!

  16. Tani…

    Millones de personas dejaron atras sus raíces por lanzarse “a la aventura”, lo cual nos da una idea de la calidad de vida que tenían para renunciar como bien dices, a su país, cultura y costumbres.
    La migración de México a EEUU es bien conocida por todos, principalmente debido a la cercanía, que ha llevado a muchos de tus compatriotas a lanzarse a la conquista del sueño americano, y como nos detallas, esto conlleva que en algunas comunidades no queden jovenes y se vean abocadas al abandono. Es triste, pero es la realidad…

    Milquinientos besos maorís.

  17. Fernando…

    Tienes razón, ¡cuanto sufrimiento y cuantas lágrimas se habrán derramado¡. Nos has resumido magistralmente en pocas palabras el origen de los españoles, una mescolanza de culturas y pueblos que fueron asimilados por los escasos habitantes de Iberia la vieja…

    Un cordial abrazo.

  18. Carmen Béjar…

    ja,ja, me hizo gracia, perdona. Es por lo del turismo. Me parece a mi que el visado de “turista” no colaba en aquella época. Esas condiciones especiales supongo que las notarían en la cara, porque sino no me lo explico, pero bien detallado está en los libros de Historia que así era. Yo también me hice esa pregunta, pero siento no saber respondertela, porque ni tan siquiera los americanos lo sabrán. Creo que es como decirle a un crío chico: ¿te dejo ver la tele si eres bueno, vale? y el le responde “¡vale¡”. ¿que si no le iba a contestar?. Pues yo creo que esto es parecido.
    En cuanto a la masificación, no te falta razón, pero en este caso en EEUU había recursos de sobra para todos ellos, eso si, estoy de acuerdo en que debe ser regulado, pero siempre abriendo la mano, nunca cerrándola.

    Un beso.

  19. Ayahara…

    Sin duda, es un monumento a la esperanza, pero también al sufrimiento de millones de personas que lo dejaron todo. Ojalá llegue el día en que nadie tenga que emigrar, sería lo mejor que nos pudiera pasar en este mundo.

    Saludillos y besillos.

  20. Querida Carolina…

    ¡ya no me acordaba de la serie de la isla de Ellis¡ que bueno que me la trajiste a la memoria, ya que no me la perdía nunca. A mí también me impacto mucho. Desconocia la anécdota de Corleone, es muy curiosa.
    Gracias por tus siempre enriquecedores aportes.
    Muchos besos¡¡

  21. Estimado Pedro…

    A nadie creo que le gustaría la idea de emigrar. Entiendo tu frase, y sin duda eso pensaron muchas personas en aquella época (y en esta), pero tus circunstancias afortudamente para tí, son diferentes. Ojalá nadie tuviera que hacerlo.

    Un abrazo, amigo.

  22. Hola,
    Curiosas las condiciones para entrar.
    En cuanto a los flujos migratorios siempre ha habido pero, como se encontrarán, algunas personas, para verse metidos en un pasaje de tercera, tratados casi como ganado o, lo que es peor, en una patera sin saber si sobrevivirás a la travesía; solo buscando un sitio un poco mejor…

    Saludos

  23. Flores…

    Gracia por tu visita. Las condiciones para entrar eran curiosas, si, y bastante subjetivas, porque a ver como calificamos a una persona por su aspecto de anarquista o no, por citar un ejemplo.
    Sobre los flujos migratorios, la verdad, tengo poco que añadir a tu comentario. Lo suscribo.

    Saludos.

  24. Sí, que las personas deseen buscar otros horizontes está dentro de los derechos humanos… algunas como los mapuches no están ni ahí con abandonar sus tierras sean cuales sean las inclemencias y los avatares.
    El tema es que lo que manda (para variar) es el vil dinero, la posibilidad de hacer negocio y enriquecerse a costa de los inocentes sueños y esperanzas del común de los mortales.

    Abrazos y besos y como siempre, tus post son de interés y hacen que una mueva el seso.

  25. Eva Magallanes…

    Es uno de nuestros derechos fundamentales, así como de los animales. Ellos migran para buscar el mejor clima, el agua y la comida. Nosotros también lo hacemos. Tienes razón también en que algunas comunidades se aferran a su tierra pese a todo, como los Mapuches, eso es para quitarse el sombrero. Gracias por tus palabras, amiga.

    Abrazos y muchos besos.

  26. joseanbejarano.blogspot.com

    Pero qué cosas tengo…!!!
    Pues no que al leer este artículo, en lugar de recordar tantas y tantas vivencias relacionadas,se me ha venido a la mente, como por arte de magia, un sitio que no conozco y que se llama Aeropuerto de Arrecife de Lanzarote???
    En qué estaré yo pensando???
    Ay, ay, ay…

  27. joseanbejarano.blogspot.com

    Qué va… estaba pensando en una mujer, mu pequeña pero con un par, que quiere tener una patria, la suya, donde vivir con dignidad.
    No quiere ser marroquí, sino saharahui. Su pais, su tierra, su gente, sus hijos.
    Y que está poniendo patas arriba las conciencias de muchos, políticos sobre todo.
    Y esto no es cuestión de ideologías, es cuestión de dignidad. Y de orgullo. Aunque no se trate, en el fondo, más que de un mísero librito donde se sellan las entradas y salidas de esas lineas que sólo existen en los mapas.

  28. Jose A.Bejarano…

    No te falta razón amigo. Mis “tiros” iban por la detención hace poco de una red que comerciaba con inmigrantes chinos como si fueran animales (los trataban peor…). Está mujer, como tú, dices, está removiendo muchas conciencias, y es un canto “vivo” a la tolerancia que debe existir, y en contra de esas “lineas imaginarias divisorias” que nos hemos inventado la raza humana. Es increíble que no tenga ni derecho a estar con los suyos, simplemente por la cabezonería de un sistema ¿político? cerrado y dictatorial…

    Un fuerte abrazo.

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)