La importancia de la guía Michelín en la II Guerra Mundial

12

Gracias a la guía Michelín, las tropas expedicionarias pudieron llegar sobre París al término de la II Guerra Mundial. Lo mismo sucedió cuando los soldados británicos llevaron a cabo en mayo de 1940 en la costa de Dunkerke la operación Dynamo, el proyecto de evacuación de las tropas aliadas de Bélgica…
Las fuerzas británicas, bajo el mando del mariscal John Gort no contaban con mapas actualizados de las carreteras francesas. Sólo los soldados que hablaban francés podían preguntar a los ciudadanos de los pueblos por los que pasaban la ruta a seguir…
Así pues, los superiores exigían a Londres que les facilitaran mapas actualizados de las carreteras y caminos a seguir, pero las solicitudes se veían frenadas por la burocracia imperante en la Administración (sic)…  Ante tanto desbarajuste y debido a la falta de medios, el mayor Cyril Barclay decidió comprar en una librería todas las guías Michelín asumiendo personalmente los gastos de aquella adquisición.

Al regresar al cuartel general, Barclay entregó el ticket de compra pero sus superiores se negaron a reembolsarle el dinero pues en las partidas presupuestadas por el Ejército no había ninguna destinada a la compra personal de libros turísticos o mapas de carreteras…
Alemania utilizó también la misma estrategia cuando invadió Francia en 1940. Consciente de que la guía Michelín sería más precisa que los mapas elaborados por la Wehrmacht decidió utilizar los mapas de carreteras de tan afamada guía.
Lo mismo sucedió durante la invasión a Austria. Alemania prefirió adquirir miles de mapas Baedker antes que utilizar los suyos propios. Cuando en junio de 1942 Güring inició la batalla de Inglaterra, la Luftwafe alemana -la aviación del Reich- tenía claros cuales eran sus objetivos: “todos los monumentos señalados con 3 estrellas en las guías turísticas del momento…”

Fuente: Las hemorroides de Napoleón y otras 499 anécdotas que pudieron cambiar (o no) la historia (Jose Miguel Castillo de Albornoz) 2009
Imágenes: google, michelín

Comentarios12 comentarios

  1. Esto es estrategia pura. Me fio más del otro que de lo mio. ;Me parece genial. Y perdura la guía hasta nuestros días. Y encima se han ampliado con hoteles, restaurantes. Es perfecta y para mi también la mejor.
    Bss

  2. No sabía sobre esto. Como siempre me sorprendes con tus entradas amigo Felix!

    Ahora digo: encima ni siquiera le reembolsaron el dinero y luego se llenan libros hablando sobre las grandes estrategias de los aliados que parecian ser tan efectivos y sin embargo las estrategias eran de unos pocos hombres como este que encima la pagaba con su propio dinero y no del Estado para quien trabajaba.

    Es una estrategia de marketing para maximizar los logros de los paises vencedores de esconder estas historias y minimizar a los vencidos exaltando la figura de Rommel, que también era un hombre común al mando de un Estado que no le ayudaba mucho tampoco.

    Saludos!

  3. ¡Realmente curioso! Cualquier aficionado minimamente serio al senderismo (por ejemplo)sabe que al campo hay que llevar un buen mapa y una brújula, porque el gps te puede dejar tirado en cualquier momento y por muchas circunstancias.
    Un abrazo, Felix

  4. Xibeliuss,

    Y nadie mejor que vd. para contárnoslo, caballero. Esas travesías por Sanabria sin duda alguna aportan experiencia, a mirar las estrellas, a guiarse por el Sol, y a no depender en demasía del GPS, por si acaso…
    Un abrazo

  5. No se actualizaba tu blog en mi sidebar y parecía que no habías publicado nada desde hace dos meses:-) Buen post. Sigue siendo la mejor guía con mucha diferencia.
    Un abrazo y buen finde semana

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)