La II Guerra Mundial ¿cuál fue la verdadera clave?

14

Como casi todo lo malo que suele suceder, la clave siempre resulta ser la monetaria… En 1919, el Tratado de Versalles declaró que Alemania y sus aliados eran responsables de todos los daños causados ​​a los países aliados, y en 1921 se decidió que Alemania debía 269 mil millones de marcos de oro, o 23 millones de libras, en reparaciones económicas y materiales a la otra parte.

Alemania comenzó a incumplir con sus pagos en 1922, paralizando los envíos de carbón y madera a Francia, lo que llevó a los franceses a ocupar el valioso valle de Ruhr, a fin de tomar las propias materias primas. Esto a su vez llevó al sabotaje y la huelga, se debilitó el Tratado de Versalles y ambas partes afirmaron que “el otro” estaba incumpliendo una o más cláusulas.

En 1924, el plan Dawes redujo los pagos de Alemania a 112 mil millones de marcos, tras las numerosas críticas recibidas ya que las cantidades eran imposibles para una economía fuertemente desestabilizada en un país en la auténtica ruina. El gobierno imprimió más dinero para tratar de cubrir la crisis económica y el pago de la deuda, pero el flujo de dinero hizo que los precios subieran y por ende la inflación.

Cifras de la Inflación

 Los economistas rápidamente trataron de estabilizar el mercado mediante la compra en los mercados extranjeros con el oro y los materiales valiosos, pero esto sólo hizo que su valor cayera más en picado, junto con la pérdida de la estabilidad de la moneda. El efecto sobre los pobres y la clase media fue devastador: las pensiones fueron anuladas, los ahorros desaparecieron y, en 1923, el costo de una barra de pan llegó a ser de 200 millones de marcos, e incluso por mucho que se tuviera (el dinero había que llevarlo en una carretilla en general) al llegar a la panadería su valor se habría depreciado…

Todo esto creó en los alemanes la sensación de que estaban siendo perseguidos, muertos de hambre y empobrecidos, por algo de lo que no se sentían culpables. Pensaban que el ejército no había perdido la guerra, sino que fueron los políticos de Weimar, los bolcheviques, los socialistas y los Judios los causantes de la derrota, así como la idea de que la Triple Entente había comenzado la guerra en primer lugar. Cuando Adolf Hitler se convirtió en canciller en 1933 explotó la “puñalada por la espalda” mito al máximo, por lo que el partido nazi irrumpió en el poder en una nueva ola de nacionalismo.

Niños jugando con montañas de marcos
Esto fue el verdadero germen, ideas paranoicas aparte de que el nacionalsocialismo se instalara a sus anchas con el total beneplácito
del pueblo. Terreno abonado que decimos en castellano…

Comentarios14 comentarios

  1. Hitle se convirtió en la salvación de un pueblo que estaba hastiado, de ahí que sus discursos fueran acogidos como un sentimiento unánime de todos los ciudadano, después llegó la guerra y toda su locura.

    Un abrazo amigo.

  2. Siempre se trata de dinero, la prueba más cercana la tenemos en Cataluña cuyo gobierno, lejos de sentimientos, cifra en 9.000 millones de euros la excusa para la independencia.

    Es lo que tienen las crisis económicas, siempre sale un populista convenciendo con su palabrería vana a un pueblo harto de sufrir y enterrado en la miseria. Lo malo es que el populismo siempre acaba mal, muy mal, a veces horriblemente mal como fue en el caso alemán.

    Un abrazo Félix.

  3. Lo que no es de ley es perder la cabeza de este modo y buscar chivos expiatorios. Lo que hacen mal los dirigentes lo acaba pagando tres o cuatro veces la población civil que es la que sufre de hambre, de frío, de perdidas de seres queridos, de persecuciones y de perder su patria.
    Y leyendo entre lineas has retratado el momento que estamos viviendo a nivel Planetario. La mala gestión de las riquezas nos explotará en la cara a todos.
    ¿Y ahora, quién será el chivo expiatorio, o los chivos?
    Dará igual si hay una tercera caeremos como chinches
    Buen resumen aunque a mi me trae los peores recuerdos.
    Bss Felix

  4. Excelente Felix:

    Para muchos esta historia es desconocida porque durante años se ha tratado de poner a Hitler como un extraterrestre que bajo de un OVNI con toda su locura. Que el hombre fue un genocida ya lo sabemos, pero nunca llega el mea culpa de quienes propiciaron la aparición de personajes nefastos como Hitler.

    Un abrazo!

  5. Katy,
    Y la cuarta guerra mundial será con palos y piedras…
    Hemos tratado este tema en alguna ocasión y se por la parte que te toca que no es nada agradable, pero estamos de acuerdo, amiga, el hambre y las penurias, los expatriados, los sintecho… ¿a quién echar la culpa? ¿quienes crean esta crisis económica? los poderosos, pero hasta esta crisis no es casual, no…
    Besos

  6. bife,
    Gracias, pero a poco que se ahonde en el porqué de las cosas intentamos buscar razones. Es cierto que los que llegaron en el 33 eran unos desquiciados, pero hubo muchos países “alimentándose” de la pobredumbre alemana tras la primera guerra mundial. Les negaron el pan y la sal, y el resultado ya lo conocemos…
    Un abrazo¡

  7. La pasta, ésta que todos negamos con la boca pequeña pero sabemos que mueve el mundo. Quien tiene el poder económico sigue siendo el dueño de la vida, hace y deshace.
    Un grupo que maneja los hilos a su antojo.
    Buen post amigo.
    Un abrazo y buen finde

  8. Esperemos no llegar otra vez a eso felix.
    Pero viendo el panorama tan desalentador que cada vez los ricos lo son más y los pobres también, tendrá que haber un día que la gente diga basta y se lie.
    Buen fin de semana.
    Un beso.

  9. Lamentablemente la historia siempre la cuentan los vencedores. Ha Hitler lo han puesto como si fuese el demonio tiranico que todo lo puede sin escrupulos, y ellos(los aliados) fueron los que lanzaron 2(DOS) feroces bombas atomicas sobre un pueblo desarmado, matando a cientos de miles de inocentes. Y hoy siguen matando de hambre a cientos de millones con la usura del dinero y la de los bancos.

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)