La epidemia del “baile”

Compartir
En julio de 1518, una mujer conocida como Frau Troffea se adentró en una estrecha calle en Estrasburgo, Francia, y comenzó un baile que duró entre cuatro y seis días. A finales de esa semana, otras 34 personas se habían sumado a ella y en un mes ya eran 400 las que bailaban y brincaban al unísono… Para finales de ese verano, decenas de personas habían muerto de ataques al corazón, derrames cerebrales y puro agotamiento debido a ese “bailar sin parar días y días seguidos”…
Conocido como el , durante siglos, este extraño acontecimiento, conocido también como el baile de la peste” o la de 1518, ha dejado perplejos a los científicos que han intentado encontrar una causa para este baile espontáneo y sin sentido, incluso mortal en última instancia. El historiador John Waller, autor del libro, estudió la enfermedad y, al parecer, resolvió el misterio…
“Que este hecho histórico ocurrió es indiscutible”, dijo Waller. Explicó que los registros históricos que documentan las muertes por “baile”, como señalaban los médicos, los sermones de la catedral, las crónicas locales y regionales, e incluso las notas emitidas por el Ayuntamiento de Estrasburgo durante el apogeo de la epidemia, no dejaban lugar a dudas de lo que allí sucedía…
“Eran simplemente temblores, agitación o convulsiones; aunque sus brazos y piernas se movían como si estuvieran bailando a propósito”, dijo.
Antes de la epidemia hubo una serie de hambrunas, como resultado de amargos inviernos fríos, veranos abrasadores, las heladas y tormentas de granizo que arrasaban los cultivos…, lo que llevó a la desnutrición de muchas personas que se vieron obligadas a matar a todos los animales de sus granjas, pedir préstamos y, por último, salir a las calles pidiendo limosna…
La viruela, la sífilis, la lepra, e incluso una nueva enfermedad conocida como “el sudor Inglés” se extendió por toda la zona. Una de las teorías era que podía ser causado por el , pero rápidamente la descartaron, puesto que que el LSD provoca visiones, no energía para “bailar”…
Las cuestiones culturales influyeron en este comportamiento colectivo; como las supersticiones existentes, los miedos y las creencias que rodeaban el entorno social… Todo esto era un excelente caldo de cultivo para que se iniciara este tipo de inconsciente acción colectiva. Al parecer, no era ni más ni menos que un estado de trance involuntario, alimentado por el estrés psicológico, cuyo resultado lo podemos ver en que afectó solamente a los grupos sujetos a graves dificultades sociales y económicas…
Hubo al menos otros siete brotes de la epidemia de baile que tuvieron lugar en la Europa medieval, sobre todo en los alrededores de Estrasburgo. En la historia más reciente, se produjo un brote importante en Madagascar en la década de 1840, en los que “la gente bailaba salvajemente, en un estado de trance, convencidos de que estaban poseídos por espíritus”
Aunque quizás el caso más extraño documentado de enfermedad masiva fue la epidemia de risa Tanganica de 1962. Un artículo publicado al año siguiente en el Diario de Medicina de África Central describió lo que pasó:
Como resultado de una broma entre los estudiantes en un internado de Tanzania, las jóvenes se echaron a reír incontroladamente. Al principio hubo arranques de risa, y luego se extendieron por horas y días…
Las víctimas, casi todas mujeres, sufrían dolores, desmayos, problemas respiratorios, erupciones cutáneas y ataques de llanto; todo los síntomas relacionados con la risa histérica. Demostrando el viejo adagio de que la risa puede ser contagiosa, la epidemia se propagó a los padres de los estudiantes, así como a otras escuelas y las aldeas circundantes. Dieciocho meses pasaron antes de que la epidemia de risa terminase…
La plaga del baile nos dice mucho sobre el el extraordinario “sobrenaturalismo”  que habitaba en la Edad Media, pero también revela los extremos a que el miedo y la irracionalidad nos puede llevar. Y la verdad es que, hay pocas cosas que nos sorprendan ya de la mente humana…
Fuente: Discovery Channel

53 COMENTARIOS

  1. Hola Felix, no se que es mejor, morir bailando o de risa. La verdad es que estos dichos populares tienen su fundamento como lo demuestras con tanto detalle y rigurosidad. Yo habia oído hablar hace ni se sabe del baile de San Vito (convulsiones neurológicas) y dev quienes lo padecian invocaban a San Vito.
    Creo que la risa debe ser algo más agradable.
    Un beso y buen finde

  2. @Katy
    Ciertamente es como dices. Si hacemos retropectiva de los dichos populares encontramos sus raíces. No confundir con el “vito, vito, va…” :). La verdad es que un ataque de risa es peliagudo a la par que divertido (en ocasiones)…

    Un beso y feliz finde

  3. @Gladyzs
    Y es que el baile de San Vito hizo estragos en la población europea en la Edad Media. Comportamientos irracionales debidos a situaciones dramáticas. Lo que hoy podríamos calificar como un “schok” que nos conduce a un estado de trance involuntario…

    Abrazos y #sladuos 🙂

  4. No estaría mal que hoy en día tuviésemos una epidemia de esas. Sería estupendo ver a la gente por la calle muerta de risa o bailando.
    No creas, a mí de vez en cuando me da el mal de Sna Vito, jajajaja.

    Un beso paisano.

  5. Jajajaja “Con el vito vito vito, con el vito vito va,
    Yo no quiero que me miren
    que me pongo colorá”.
    Esta canción ni la recordaba, la cantaba cuando cuando tu tenías 3 años 🙂
    Que bueno que me lo recordases. Mañana se la canto a las nietas.
    Perdón por el comentario. Ha sido irrestible hacerlo
    Besos

  6. Félix, caballero y amigo.
    Leí el artículo y me parece interesante.
    Uno de los puntos que señalás remarca muy bien como se transfiguraban los acontecimientos por puro desconocimiento, que éste mismo de alguna forma transmite miedo y confusión.
    Como casi siempre hay historias que parecen cómica y fantasiosas y detrás de ellas existe una realidad un poco triste y también dura en cuanto a la realidad del tiempo.
    Se podía “catalogar” de “epidemia” o de “locos” a aquellos que “bailaban” cuando en realidad existía sufrimiento que se escondía en convulsiones disfrazado de “baile”.
    Interesante Félix, que a esta altura ya ha dejado de sorprenderme viniendo de vos.

    Recibe un fuerte abrazo.

  7. Siempre había oído hablar del baile de San Vito, pero pensé que era una frase hecha, con sus orígenes históricos por supuesto, no el producto de una epidemia generalizada. La historia debe ser muy interesante para los médicos siendo una perfecta prueba de enfermedades propias de sociedades de Antiguo Régimen.

    Muy interesante. Muchas gracias por desvelarnos este interesante relato.

    Besos

  8. @Adrián J. Messina
    Efectivamente estimado amigo. La incultura y la creencia de ciertas ideas influenciadas por la Iglesia Católica, como que el pecado conduce a la enfermedad o la desgracia, eran un estupendo caldo de cultivo para este tipo de situaciones.
    Realmente se trataba de una enorme situación de estres combinada con una hambruna que provocaba delirios y enfermedades.

    Un fuerte abrazo

  9. Guau! Me dejas con la boca abierta Felix! Que sorprendente! Morir bailando o de risa???? mmmm… prefiero dormir dormidita! 😉

    Y Yo por eso solo bailo SALSA me da vida cada vez que la bailo…(y bueno un poquito de merengue y bachata como buena caribeña que soy!)

    Azucar mi negro!!!!

  10. la mente humana sigue siendo un misterio a pesar del transcurso del tiempo.

    Delirio? Alucinaciones? la historia es interesante como documento de lo que sucedió y quizás nunca se sepa exactamente cuántos fueron los factores que influyeron para estas consecuencias.

    Un abrazo y un feliz fin de semana muy reflexivo.

  11. Hola amigo tanto tiempo, bueno no había podido leerte por que he estado muy ocupada con el trabajo y el estudio, no me queda mucho tiempo pero cada vez que puedo leerte quedo sorprendida, gratamente , nunca imagine que pudiese existir una epidemia de este tipo, realmente son sorprendentes los lugares y estados que nos puede llevar la mente, los pensamientos y la colectividad.
    Realmente es casi absurdo pensar que podría existir una cosa como la que describes.

    Un abrazo de oso amigo
    cuídate mucho

  12. Vaya… había oído hablar del “Baile de San Vito” pero no me imaginaba que fuese esto. Yo pensé que era un baile que hacia un santo jejeje.
    Bueno….curiosísimas formas de morir bailando o riendo, la segunda menos cansada que la primera.
    Siempre nos cuentas cosas curiosas que gustan saber, y con datos bien documentados.
    Sigue haciéndolo amigo Félix, un abrazo.

  13. Hola Felix!

    Mi querido amigo e incansable bloguero. Desconocía la historia del baile de san vito, me resulta un tanto difícil de creer que fuera la causa la situación social y económica. El estres, pienso que pudiera ser el desencadenante. Hoy en día también se dan enfermedades de movimientos involuntarios que surgen por situaciones de estres o de depresión, y la causa es otra, muchas veces desconocida. Y es que el cerebro humano aún guarda muchos secretos…

    Gracias por compartir!!
    Besos.

  14. @Grandolina

    Mi queridísima amiga y brillante bloggera: la situación económica llevó a la hambruna, la hambruna llevó a la enfermedad, y la enfermedad desencadeno en este suceso. El stress producido por vislumbrar un negro futuro también afectó según los analistas, y que cierto es lo que dices: el cerebro guarda demasiados secretos…

    Gracias a ti, amiga¡¡

    Besos

  15. … se lo escuchaba siempre a mi madre “ya empezaste con el bailesito” cada vez que me veía con el tic nervioso en la pierna…
    reconozco que lo de la risa me cuesta un poco creerlo, tantos meses? Lo que sí se que es no siempre tenemos control sobre nosotros mismos y cuando no logramos el cuerpo haga lo que dice la mente… algo anda realmente mal!

    saludos y besos,
    😀

  16. @Silvia
    “el bailesito”, habría que verte :). La “epidemia” de risa se iba trasladando, no era una sola persona que reía durante meses pues sino habría muerto al cabo de pocos días. No te falta razón al decir que cuando el cuerpo no lo domina el cerebro es que algo anda mal…

    Besos 😀

  17. No se no se, morir bailando tiene que ser chungo, pero morir de la risa creo que es peor, si a veces me he reido tanto que me dolía la tripa, la boca… pues si eso se alargara por horas debe de ser una tortura.

    Abrazos!

  18. Interesante artículo. En nuestro canal de YouTube hicimos un video abordando el tema con un pequeño toque de humor. No se lo pierdan, búsquennos en YouTube, Instagram, Twitter y Facebook como @juroqueesreal… Les encantará.

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)