La enfermedad mental y sus tratamientos en la Historia

Compartir

La sociedad moderna todavía está aprendiendo cómo tratar adecuadamente a las personas con enfermedades mentales y todavía hay muchas barreras y tabúes que derribar. Hemos recorrido un largo camino desde la perforación del cráneo a los exorcismos. Exploramos algunos de los antiguos tratamientos con métodos tan variopintos como dejar al enfermo en una bañera durante días o la inducción de sangrado y vómitos. Afortunadamente hemos avanzado mucho, pero hay camino por hacer, la integración es clave.

trepanacionEl tratamiento de la enfermedad mental con la trepanación, o perforación de un agujero en el cráneo de alguien, se ha fechado desde la era neolítica. Los médicos antiguos pensaban que los pacientes mentalmente enfermos tenían demonios en sus cabezas, y practicaban los agujeros para que los malos espíritus pudieran salir. Los arqueólogos han encontrado muchos cráneos antiguos que mostraron evidencia de trepanación, lo que sugiere que era un tratamiento bastante popular. Este método también recibió un extraño despunte en los años sesenta cuando el doctor y entusiasta psicodélico Bart Hughes afirmó que perforó un agujero en su cabeza para “despejar” su mente y alcanzar otro estado. Huelga decir que el procedimiento es extremadamente peligroso y puede causar tanto daño cerebral como infección severa, por no hablar de la muerte.

hidroterapiaLa Hidroterapia fue un tratamiento de psiquiatría popular en el siglo 20, y por desgracia no es tan agradable como suena. A algunos pacientes se les daban baños calientes o duchas, pero a la mayoría se les llevaba a la tortura. Los pacientes eran envueltos en toallas e introducidos en agua helada, mientras que otros eran rociados con mangueras de agua a presión o dejados dentro de las bañeras durante días.

Convulsiones químicamente inducidas

convulsiones quimicamente inducidasEl patólogo Ladislas von Meduna experimentó con varios métodos para inducir convulsiones en sus pacientes con esquizofrenia. Se dio cuenta de que sus pacientes parecían relajados, tranquilos y felices después de las convulsiones, así que comenzó a inducirlos químicamente. Inicialmente usó la absenta y la estricnina, pero finalmente descubrió una droga llamada metrazol. Según la investigación de Meduna, su método funcionó, pero tenía efectos secundarios extremos como pérdida de memoria y huesos rotos.

mesmerismoFranz Mesmer, el padre del hipnotismo, culpó a la luna de la mayoría de las enfermedades mentales. Creía que la atracción gravitatoria de la luna alteraba los fluidos en el cuerpo y causaba una depresión generalizada y la esquizofrenia. Mesmer trató estas dolencias colocando imanes alrededor del cuerpo para contrarrestar la atracción de la luna. Creía que los imanes ayudaban a redistribuir los fluidos corporales y traer al cuerpo de nuevo al equilibrio. Mientras que sus pacientes se sentían curados por su tratamiento, los profesionales médicos desestimaban sus métodos. Lógico.

terapia rotacionalErasmus Darwin, el abuelo de Charles Darwin, creía que girar el cuerpo muy rápido induciría el sueño y curaría la enfermedad mental. Aunque era médico, científico y filósofo, no destacaba en ninguna de sus actividades. La comunidad científica rechazó su idea sobre la terapia rotacional, pero más tarde el Dr. Benjamin Rush adoptaría el método como un tratamiento para curar la congestión cerebral. De cualquier manera, no se demostró que fuera un verdadero tratamiento para cualquier trastorno de salud mental.

Insulina para inducir el coma

insulina comaLa terapia con insulina se descubrió en 1927 y aunque era increíblemente peligrosa, fue muy utilizada hasta los años sesenta. Al doctor Manfred Sakel se le ocurrió la idea cuando accidentalmente le dio una sobredosis a una adicta a la morfina con insulina y la hizo caer en coma. Cuando la mujer se despertó, se curó de su adicción. Sakel siguió drogando pacientes con altos niveles de insulina para enviarlos al coma, y ​​reportó una tasa de éxito del 90 por ciento. Sin embargo, cuando los pacientes no se curaban era porque morían.

Exorcismo y oración

exorcismo oracionLa enfermedad mental ha sido ampliamente malentendida a través de la historia. La gente pensaba que era causada por algún tipo de contacto con el diablo o espíritus malignos. Como resultado, las personas que sufrían de trastornos del estado de ánimo o esquizofrenia fueron acusados ​​de estar poseídos y, a menudo, tenían que sufrir violentos exorcismos  y ceremonias religiosas agresivas.

Sangrado, vómito, purga para arreglar los humores

sangrado purgaLos antiguos griegos creían que todas las enfermedades provienen de los desequilibrios de los humores, o sustancias, en el cuerpo. El médico Claudius Galen fue uno de los creyentes más fervientes de este concepto, y su trabajo sobre el tema fue adaptado posteriormente en el siglo XVII por el médico inglés Thomas Willis. Willis aplicó los tratamientos de Galen a los pacientes con trastornos mentales y trató de equilibrar sus cuerpos haciéndolos sangrar, purgar y vomitar.

terapias fisicasLa terapia física para las enfermedades mentales suele ser lo que podíamos ver en películas como “Alguien voló sobre el nido del cuco”. Esta forma de tratamiento surgió de los tratamientos morales del siglo XVIII, y correlaciona las enfermedades mentales y físicas. Los pacientes a menudo tenían restricciones físicas (camisa de fuerza) para inducir un efecto calmante, pero los beneficios reales son discutibles. En todo caso, es probable que las restricciones evitaran que los pacientes se lastimaran a sí mismos o a otros.

lobotomiaCuando el cirujano portugués Egas Moniz descubrió que un mono dejaba de comportarse violentamente después de cortar su lóbulo frontal, determinó que esta era la clave de toda enfermedad mental. Moniz experimentó con pacientes humanos y tuvo un relativo éxito. Incluso recibió un Premio Nobel en 1949. Mucha gente acudió en masa para hacerse lobotomías para curar sus enfermedades mentales, pero un alto porcentaje sufrieron un daño cerebral que les dejó en estado vegetal.

en asilos

aislamiento asilosMientras que los asilos aparentemente eran un tratamiento viable para las personas con un trastorno mental, en su mayoría eran sólo una excusa para sacar a los pacientes de los hogares familiares y las comunidades. Se suponía que el aislamiento de las instituciones curaba los trastornos mentales, pero el hacinamiento y el trato cruel exacerbaban la salud de muchos pacientes. En los tiempos modernos, las clínicas de salud mental están más reguladas para asegurar una calidad mucho mejor de la atención. En todo caso, aún queda mucho camino que recorrer…

Imágenes: Flickr, WikimediaCommons

7 COMENTARIOS

  1. López Ibor le prescribía sesiones de electroshock a Leopoldo María Panero para curarle de su locura y de su homosexualidad y luego, tras la tortura -según refería el poeta- , le ponía en la mesilla de noche una estampita de Santa Teresa o de la Virgen. Una terapia completa.
    Un saludo, Félix.

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)