Inicio Edad Antigua La decadencia del Latín

La decadencia del Latín

Compartir

Los lenguajes pueden morir literalmente de la noche a la mañana cuando muere el último de sus hablantes, pero la decadencia del latín fue muy diferente.

Después de la caída del de occidente en el año 476, el latín evolucionó en una amplia variedad de regionales ahora conocidos como romances. A principios del siglo XIV, el poeta florentino calculaba que en se hablaban más de 1.000 dialectos.

En tiempos de Dante, el latín todavía se usaba en literatura, filosofía, medicina y otros documentos escritos culturales o legales. Se hablaban dialectos, pero también se utilizaban por escrito: los primeros ejemplos de escritura vernácula en Italia datan del siglo IX.

A comienzos del siglo XVI, el dialecto utilizado por Dante en su obra había sustituido al latín. Podemos decir así, en cierto modo, que el italiano moderno desciende del literato del siglo XIV. Italia no se convirtió en una sola nación hasta su unificación en 1861, momento en el que menos del 10 por ciento de sus ciudadanos hablaban el idioma nacional, el italiano.

A lo largo de la primera mitad del siglo XX, Italia era un “país diglósico”, donde los dialectos locales como el napolitano o el milanés se hablaban en casa, mientras que el italiano era aprendido en la escuela y utilizado con fines oficiales.

No obstante, después de siglos de decadencia, en los últimos tiempos parece vivir una “segunda juventud” ya que cada vez son más los aforismos y sentencias que utilizan esta lengua. Ya nos lo enseñaban en las escuelas, y sigue incrustado en nuestro Derecho Legal, así que ¡larga vida al Latín!

La Primera Guerra Mundial ayudó a fomentar la unificación lingüística cuando, por primera vez, soldados de toda Italia se reunieron y hablaron entre sí. El aumento de los niveles de alfabetización después de la Segunda Guerra Mundial y la difusión de los medios de comunicación masiva transformó a Italia en una nación bilingüe, donde el italiano, cada vez más la lengua materna de todos los italianos, coexiste e interactúa con los dialectos de Italia.

Imágenes: Forges, Flirck, WikimediaCommons

2 COMENTARIOS

  1. El Latín, como la materia, no se destruye, tan solo se transforma en otras lenguas, donde pervive, junto al griego y al árabe, en la raíz , en los prefijos y en los sufijos de decenas de miles de palabras. Aprender de los antiguos romanos, de su lengua y de sus costumbres, es mantener vivo el origen de nuestra cultura. Malditos sean los que apartan de los planes de estudio la cultura clásica. Caiga sobre todos ellos la ira de Júpiter y Marte.
    Un saludo, Félix.

    • Voto a bríos que también abogo porque la ira de Júpiter y Marte caiga sobre ellos. No podemos separarnos y alejarnos de nuestro pasado, raíces y costumbres. Somos romanos mal que les pese a algunos.
      Saludos, Cayetano

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)