Inicio Edad Antigua Juicio a Jesús de Nazaret, historia de una infamia

Juicio a Jesús de Nazaret, historia de una infamia

Compartir

Ni quiso fundar una Religión, ni mucho menos una Iglesia, pero se convirtió en el personaje más importante de la historia de la humanidad. Más allá de las creencias religiosas de cada cual, y analizando con perspectiva la figura del Jesús histórico, aquel ser humano cuyo único pecado fue pregonar un mensaje universal de paz, nos encontramos con uno de los casos judiciales más injustos de la historia.

Las deducciones debemos hacerlas utilizando como telón de fondo el Nuevo Testamento, con todo lo que supone utilizar una fuente que fue escrita algunas décadas después de los hechos gracias a la transmisión oral. El no fue mediático, como pudiera parecer, no tuvo gran repercusión en su tiempo, tal era el número de profetas que andaba por aquellos lares.

En el momento del juicio a Jesús, estaba gobernada por . Los romanos permitían que la jerarquía judía local administrase la justicia entre ellos según su propia ley, pero no les concedía autoridad legal para ejecutar criminales. Así, Jesús fue detenido por sus enemigos religiosos, pero fue ejecutado por los romanos. Sin embargo, querían que su ejecución pareciera legal.

Un análisis de sus esfuerzos para lograr este fin lleva a los profesionales del Derecho a calificar este caso como “el crimen más oscuro conocido en la historia de la jurisprudencia”.

Una irregularidad tras otra

¿El arresto de Jesús fue resultado del testimonio ante un tribunal de dos testigos con respecto a un crimen específico? Para que la detención fuese legal, debería haber sido así. En la Palestina del primer siglo, un judío que creyese que se había incumplido una ley, presentaba su acusación ante los tribunales durante las sesiones ordinarias.

Los tribunales no podían iniciar juicios de oficio sino simplemente investigar las acusaciones presentadas ante ellos. Los únicos fiscales eran los testigos de un presunto delito. Como hemos dicho, los procedimientos comenzaban cuando al menos dos testigos del mismo acto estaban de acuerdo. Su testimonio constituía la acusación, que llevaba al arresto. La evidencia de un solo testigo no estaba permitida. (Deuteronomio 19:15).

En el caso de Jesús, sin embargo, las autoridades judías simplemente buscaron un “camino efectivo” para deshacerse de él. Fue arrestado cuando surgió “una buena oportunidad” -por la noche y “sin multitud alrededor”- (Lucas 22: 2, 5, 6, 53) .

En el momento del arresto de Jesús, no había cargos contra él. Los sacerdotes y el Sanedrín, el tribunal supremo judío, comenzaron a buscar testigos sólo después de su detención. (Mateo 26:59). Y juzgar a un hombre, sin especificar de antemano el crimen es un ultraje absoluto.

Los que detuvieron a Jesús lo llevaron a la casa del ex Sumo Sacerdote , quien comenzó a interrogarlo (Lucas 22:54, Juan 18:12, 13). Las acciones de Anás burlaban la regla de que los cargos capitales habían de juzgarse de día, no de noche. Además, cualquier prueba de hechos debía haber tenido lugar en audiencia pública, no a puerta cerrada. Consciente de la ilegalidad del interrogatorio de Anás, Jesús respondió: “¿Por qué me preguntas? Pregunta a aquellos que han oído lo que les hablé. ¡Ve! Ellos saben lo que dije” (Juan 18:21) Anás debería haber estado preguntando a los testigos, no al acusado.

La observación de Jesús debería haber movido a un juez honrado a respetar el procedimiento apropiado, pero Anás no estaba interesado en la justicia.

La respuesta de Jesús fue “premiada” con la bofetada de un oficial, que por desgracia no fue la única violencia que soportó esa noche. La ley establecía que los acusados ​​debían ser protegidos de los malos tratos hasta que se estableciera la culpa. A Jesús se le debería haber concedido tal protección.

Los captores de Jesús lo llevaron después a la casa del sumo sacerdote Caifás, donde continuó el juicio nocturno ilegal. Allí, en contra de cualquier principio de justicia, los sacerdotes buscaron “falso testimonio contra Jesús para matarlo”, pero no se encontraron dos testigos acusadores. 

Esa asamblea finalmente encontró una vía para acusarlo. En respuesta a la pregunta: “¿Eres tú Cristo, Hijo del Bendito?” Jesús les respondió: “Yo soy; y vosotros veréis al Hijo del hombre sentado a la diestra del Pâdre”. Los sacerdotes interpretaron esto como una blasfemia y todos al unísono lo condenaron a muerte (Marcos 14:61 -64).

De acuerdo con la Ley Mosaica, los juicios debían celebrarse en público. (Deuteronomio 16:18, Rut 4:1) Y aquello era un juicio secreto. No se permitió hablar en el favor de Jesús, ni este tuvo oportunidad de convocar testigos para su defensa.

Jesús es llevado ante

Debido a que los carecían de autoridad para ejecutar a Jesús, lo llevaron a Poncio Pilato, el gobernador romano. La primera pregunta de Pilato fue: “¿Qué acusación traes contra este hombre?”.  Sabiendo que la acusación de blasfemia no tenía ningún valor para el gobernador, los judíos lo entregaron como un mal hombre “Si este hombre no fuera un malhechor, no te lo habríamos entregado”, dijeron (Juan 18:29, 30). Pilato rechazó este argumento, obligando a los judíos a hacer una nueva acusación: “Este hombre incita a no pagar impuestos al César y va diciendo que él mismo es el rey de los judíos” Así que la acusación de blasfemia fue astutamente cambiada por la de la traición a Roma.

La acusación de “prohibir el pago de impuestos” era falsa, y los acusadores lo sabían. Jesús dijo lo contrario (Mateo 22: 15-22). En cuanto a la acusación de que Jesús se hacía llamar rey, Pilato rápidamente vio que el hombre ante él no presentaba ninguna amenaza para Roma. “No encuentro culpa en él”, declaró. (Juan 18:38), y Pilato mantuvo esa convicción durante todo el juicio.

Pilato tenía la idea de dejar libre a Jesús permitiéndole beneficiarse de la liberación habitual de un prisionero en Pascua. Sin embargo, terminó liberando a Barrabás, que era culpable de sedición y asesinato.

Lo siguiente fue vestir a Jesús de púrpura, coronarlo con espinas, golpearlo y vilipendiarlo. Y de nuevo declaró inocente a Jesús. Es como si Pilato dijera: “¿No es esto suficiente para vosotros, sacerdotes?” Tal vez él esperaba que la vista de un hombre devastado por el castigo romano, colmaría los deseos de venganza y les provocara compasión. Sin embargo, esto no sucedió.

Pilato siguió buscando cómo liberar a Jesús. Pero los judíos gritaban diciendo: ‘Si liberáis a este hombre, no sois amigo de César. Todo hombre que se hace llamar rey habla en contra de César.” (Juan 19:12). El César de aquella época era Tiberio, un emperador con reputación de ejecutar a cualquiera a quien consideraba desleal, incluso altos funcionarios. Pilato ya había irritado bastante a los judíos, por lo que no podía arriesgarse a más fricciones, y mucho menos a una acusación de deslealtad.

Las palabras de la muchedumbre eran una amenaza, y Pilato cedió a la presión y condenó a Jesús, un hombre inocente (Juan 19:16) .

Muchos analistas legales han analizado los relatos evangélicos del juicio de Jesús. Han llegado a la conclusión de que fue una farsa, una parodia de la justicia. Que se iniciara y finalizara tal juicio y se pronunciara formalmente la sentencia, entre la medianoche y la mañana, fue hecho en contra a las formas y reglas de la ley hebrea, así como a los principios de la justicia. Todo el procedimiento estaba impregnado de una ilegalidad tan flagrante que el resultado puede ser considerado nada menos que asesinato judicial.

Jesús era inocente. Sin embargo, él sabía que su muerte era necesaria para la salvación de la humanidad, según sus creencias.

Ilegalidades en el juicio a Jesús

El tribunal no escuchó argumentos ni testigos de absolución.

▪ Ninguno de los jueces buscó defender a Jesús; ellos eran sus enemigos.

▪ Los sacerdotes buscaron falsos testigos para condenar a Jesús a la muerte.

▪ El juicio fue celebrado por la noche a puerta cerrada.

El juicio comenzó y concluyó en un día, la víspera de una fiesta.

▪ No hubo acusación, ni cargos, antes del arresto de Jesús.

▪ Los cargos fueron cambiados durante el simulacro de juicio.

▪ Las acusaciones eran falsas.

Pilato encontró a Jesús inocente pero aún así lo hizo ejecutar.

Imágenes: Flickr, Wikimedia Commons Pasajes Bíblicos: Edición de Reina Varela (Biblia de Casiodoro)

8 COMENTARIOS

  1. Cuando al poder le sale una “mosca cojonera” que le da problemas, siempre se busca las argucias para librarse de quien le molesta, aunque sea alguien inofensivo. Ayer y hoy. No hay más que ver algunas notiicias.
    Un saludo.

    • En este caso era el poder religioso, pero es igual el procedimiento. Al que estorba y pone en peligro el status quo establecido lo quitan de enmedio. Tú lo has dicho, ayer y hoy, el poder…
      Saludos, Cayetano

  2. Mateo 16:18-19

    18.-Mas yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. 19.- Y á ti daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que ligares en la tierra será ligado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.

    • Hola, Kabo. Es postura bastante admitida entre los teólogos que las palabras de Jesús a Pedro en la que hace referencia a “sobre esta piedra edificaré mi iglesia” se refieren al significado etimológico en hebreo de la palabra. Grupo, reunión, tribu, etc, pero más concretamente se inclinan por “ministerio”, las enseñanzas de Jesús, no un estamento como lo concibieron los primeros padres de la Iglesia Católica y, ni mucho menos, un lugar donde adorar.
      Un saludo

  3. Hola, resulta complicado cualquier proceso de justicia, razón de más cuando se pugna por la estabilidad de mantener el control del poder, sea cual fuere económico, político o religioso y siempre la manipulación de seres sin conciencia que aceptan o caen en el juego de esas redes o personas que no les gusta perder estabilidad o por ego. Jesús siendo inocente fue juzgado, culpado y sacrificado, así muchos inocentes llegan a esos rudos espacios y sin embargo los verdaderos culpables siguen manteniendo el control.

    • Hola María. Esto lleva sucediendo por desgracia desde hace miles de años, desde que caminamos erguidos. El poder es algo que nos hace desestimar la ética, moral, o cualquier principio de justicia…
      Un saludo

  4. Ese criterio jurídico llega a conclusiones probablemente reales. Sólo comentar que, en tratándose de un acontecimiento de la vida del hombre perfecto, nada puede ser juzgado con el rasero común del entendimiento humano, solamente. Ese suceso tenía que producirse necesariamente, ‘para que las profecías se cumplan’, primero, y, sobre todo, por razones de carácter místico y esotérico trascendentales, que desbordan el razonamiento frío legal y los argumentos lógicos

    Jo Mero.

    • Ciertamente, y en el contexto plenamente dogmático y religioso, llevas razón. Sin el juicio sumarísimo y su posterior castigo no estaríamos hablando hoy en día del hombre más importante de la historia, que cambio su devenir, y que tiene millones de fieles en todo el orbe. En ese aspecto, fue necesario.
      Un saludo!

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)