J.R. Kipling, el creador del Libro de la Selva

27
Aquel que fue considerado como el poeta oficial del Imperio Británico. El primer británico en recibir el premio Nobel de Literatura en 1907. Acusado de imperialista, pero en realidad lo único que fue es periodista, cronista de lo cotidiano, observador de las cosas, gran mezclador y narrador de Historias.
Remontémonos a los tiempos del Imperio Británico, los tiempos de la Reina Victoria, en los que la Pax Británica dominaba buena parte del mundo y Joseph fue uno de sus contadores, uno de sus cronistas oficiales.
En el siglo XVIII los británicos llegaron a la India, la ocuparon, la dominaron y se enamoraron de ella… En el siglo XIX su expansión por este subcontinente era total y muchos “blancos” coloniales se asentaron en sus territorios. El 30 de diciembre de 1865 nace el pequeño Joseph en el seno de una familia acomodada (su padre era profesor de Arquitectura). Y Joseph quedaría marcado por sus primeros años vitales en la India. Sus padres le dieron todo lo que un niño nacido en la India podía tener; posibilidades económicas, estudios, cuidados, en fin, todos los lujos que rodeaban a los “blancos”.
Pero sus padres ya tenían decidido el futuro de Joseph. Había que enviarlo a la metrópoli, donde sino, a Inglaterra, la cuna de todo. Y con tan solo 6 añitos fue enviado al Reino Unido. Allí lo único que tenía era tristeza. Un pesar proporcionado por una pariente ya anciana que tan solo le ocasionaba disgustos. El pequeño Joseph creció en medio de esa pesadumbre. Todo era oscuro y lúgubre, y se acordaba del color, del olor, del sabor de la India. Se fue instruyendo, pero el niño era rebelde, y quería volver a su país de origen. Con 13 años ya recibía una educación en protocolo acorde a un inglés refinado, las reglas, el honor, la disciplina, la sensación de ser superiores a los demás…
Pero Kipling había elegido vocación y oficio, y quería ser Periodista. Y con tan solo 16 años, vuelve a la India, a su querido país. Y allí le tenemos mirándolo todo, con una sonrisa de oreja a oreja. Está encantado, ha vuelto al sitio que reconoce como suyo. Entra a trabajar en la Redacción de un Periódico y empieza a curtirse y a ofrecer sus primeros relatos. Todas sus historias hablan de las relaciones entre blancos e hindúes. ¿Porqué dominan los blancos?, se preguntaba. Y llegan los primeros libros. Cuentos sencillos de la Colina, 6 volúmenes donde se van a recoger diversas historias populares que va recogiendo en su trasiego por la India.
Y se empieza hablar de aquel joven. Sus novelas van llegando a la metrópoli. Todos quieren saber más y más de este periodista. Por si fuera poco, Joseph se interesa por el mundo militar (Entre Soldados, Historias de Cuartel). Su argot militar, que maneja a la perfección, le sirve para sus primeras composiciones poéticas. Pero Joseph ante todo era periodista y quiere viajar. Y lo hace. Viaja a Estados Unidos en 1892, y una joven llamada Caroline le subyuga y le enamora. Y en ese mismo año, se casan.
Los Kipling poco a poco van formado una familia, y así, nacen 2 hijos. Desgraciadamente sus dos hijos no van a sobrevivir al padre. Murieron demasiado jóvenes, y esto le procuró una amargura profundísima a Joseph. Pero mientras tanto, empieza a ponerse en contacto con la juventud, y en 1894 aparece su gran obra, El Libro de las Tierras Vírgenes. Ofrecido en 2 entregas, en 2 años. Aquella narración extraordinaria, aquel cuento, aquel niño criado por la jungla. Popularmente conocido como El Libro de la Selva.
Rudyard Kipling se hace conocidísimo en el mundo entero, y sus libros son “devorados” por la juventud. Un escritor popular que se empeña en ser poeta y reconocido por sus coetáneos, pero esta faceta suya le fue negada, aunque algunos ya empezaban a hablar del gran poeta del Imperio Británico. La Reina Victoria nunca hizo “migas” con él, y menos después de una composición poética llamada Una Viuda en Winsord. Pero Joseph seguía escribiendo, y aparecía Capitanes Intrépidos (una obra muy popular).
En 1899 regresó al Reino Unido, después de un periplo de viajes, sobre todo por Sudáfrica, donde confirma sus teorías sobre el Imperio Británico. Dijo con rotundidad, “ Evidentemente, hay Naciones que no están preparadas para gobernar, pero sin duda, si hay una nación que si está preparada para gobernar y dominar, tiene la obligación de hacerlo. Y este es el caso de Inglaterra”. Esta actitud le iba a suponer muchísimas críticas. Aún así, sus obras siguen llegando a las librerías, y en 1901 aparece Kim de la India, que narra las aventuras de un jovencito que pasea por la India y descubre sus paisajes, sus gentes, sus hombres religiosos y el transfondo de aquel país enigmático del que se enamoró Joseph desde que era bien pequeño.
En 1907 es el primer inglés en conseguir el Nobel de Literatura. Todo el mundo esta a su lado en ese momento. Pero la desaparición de sus hijos, las críticas, y como fue “atacado” le fue hundiendo en una profunda depresión. El 18 de enero de 1936 falleció, dicen que con el gesto serio. Estaba realizando unas memorias sobre su vida en la India. Estas memorias se publicarían al año siguiente bajo el título Algo de Mí.
Al margen de su obra poética, también nos quedan sus novelas, su mestizaje con la India… Y gracias al Libro de la Selva, seguimos soñando con esos paisajes ignotos, seguimos pensando que la Pantera “habla”, que el Elefante es tan “bonachón” como nos lo ofreció, y que Mowgli sin duda alguna merece estar en la casa que siempre quiso tener…

Comentarios27 comentarios

  1. Rudyard Kipling… Me has llevado de la mano a mi infancia. Lo que habré disfrutado de Mowgli en el Libro de la Selva. Primero en TBOs y luego del libro. Ahora se los pongo a los enanos en video y dibujos animados. Fantástico escritor y a mi me encantan las aventuras. (Tarzan, Batman, Superman, El llanero Solitario, han sido mis personajes favoritos de la niñez)
    Gracias por el post!!!

  2. ¡Félix!, me encantaba el libro de la Selva cuando chica y ahora que me lo has recordado ¡qué ganas de leerlo de nuevo!. Es impresionante cómo los libros e historias que hemos leído en la infancia, se quedan en un espacio vital de nuestros años. Gracias por instruirme sobre el autor de Mowgli y gracias por tu comentario en La Cala, siempre eres un aporte.

  3. Hola Katy. ¿quién no ha disfrutado de pequeño con esos relatos?. El que no lo haya hecho por desinterés ha renunciado a una parte hermosa de su vida.Besos
    Muy cierto, Eva.Quedan como escondidos en un lugar de nuestra mente y cuando alguien o algo nos lo recuerda, ¡zas¡ aparecen en toda su plenitud… Besos

  4. Querido amigo, este escrito no solo me recuerda mi infancia, incluso la madurez. Muchas veces releo los libros de aventuras que nos hicieron crecer en un mundo a parte de nuestras realidades, y felices.
    Mi preferido la Isla del tesoro y Fleur- De- Neige.

    Ay!!!! en fin, mil gracias Felix

  5. ¡Que regalo Felix! El libro de la Selva aún se regala a los niños(al menos yo lo hago) y recuerdo a mis hermanos entusiasmados con Capitanes Intrépidos.
    Besinos.

  6. Y por añadidura, el famoso poema que adjudican a Kipling, ‘Sí’ cuyo poster seguramente ha poblado las paredes de nuestro cuarto de adolescentes.

    ((Un beso Félix))

  7. Hola Félix.
    Vengo a agradecer tu paso por mi isla y cómo no a conocer tu espacio.
    Mira por dónde,una de las cosas que más me cautivan,es leer sobre autores;sus vidas,sus avatares y cómo lograron llegar a ser conocidos en el mundo hasta llegar a nuestros días.
    ¿Quién no ha leido y visto esa famos película?
    Mi hijo también tiene entre sus libros Capitanes intrépidos,y es que es inevitable leer algo de este autor marcado por la amargura venida de varios frentes, y sin embargo genial.
    Cosa que suele ser más que habitual en muchos autores conocidos,poetas,pintores, etc,etc…
    Gracias.
    Un beso.
    Te enlazo con tu permiso,para volver.

  8. Hola Feliz soy Montilla (Córdoba) de la la Ciudad del Vino… gracias por tu comentario…te envidado una invitación desde tu blog, a mi tambien me gusta la historia lo que pasa que yo soy mas le números que de letras, me cuesta mucho…pero en fin todo se intenta en la vida… muy bonito tu blog…Gracias…
    Y que tengas una semana muy linda…Sensi

  9. Un beso Marinel. Gracias por tu visita.
    Hola Sensi.Anda que no conozco yo bien Montilla.¡menudos recuerdos me trae¡feliz semana. Besos
    Amiga Nefertiti. Se ve que tu hija no se cansa de ver el Libro de la Selva…, ¿no habra cosa mas tierna que ver a tu hija mientras se divierte con Mowgli y cia? Besos

  10. Hola, Félix

    Gracias por tu visitas y comentarios en mí blog.
    Quiero aclarear que o otro blog: apasionada por la vida, está desactivado, yo voy a borrarlo (deletar ).
    Perdón por mís errores gramaticales (portuñol).

    Abrazo y un maravilloso final de semana.

  11. ¿sabías que los personajes del libro de la selva son utilizados por los scouts como referencia de valores?
    Dentro de un grupo scouts están los Lobatos, (los más pequeños del grupo), éstos son los que utilizan los nombres y según su responsabilidad dentro del grupo adoptan, digamos que su rol

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)