Historias de la Navidad

21

La Navidad… cuantos recuerdos, cuantas ilusiones, y cuanta nostalgia. Pero seguro que todos nos hemos preguntado alguna vez, de donde surgen estás tradiciones tan arraigadas… En estas fechas estamos acostumbrados a poner el Belén y el Árbol, a que las calles y los escaparates se engalanen, y a que se oigan villancicos, pero la Navidad no ha sido siempre igual. Poco a poco se han ido incorporando las distintas costumbres de diferentes lugares y tiempos, hasta llegar a la Navidad que todos conocemos.

El término proviene del latín “Nativitas”, y significa “Nacimiento”. Hacia el siglo III, un sacerdote cristiano llamado Nicolás, que fue misionero y murió un 6 de diciembre, fue proclamado Santo e inspiró la figura de Papa Noel. La figura de Santa Claus con la estética que ahora conocemos, es una invención estadounidense del siglo XX, si bien se basó en la vida y la leyenda de San Nicolás. Actualmente se designa al mismo personaje como Papa Noel, Santa Claus, o San Nicolás.
Santa Claus es una contracción de “Santus Nicolaus”, y se refiere a San Nicolás de Bari, obispo de Mira en el siglo IV, personaje de enorme bondad y protector de los niños. El día de Navidad fue oficialmente reconocido en el año 345 por influencia de San Juan Isóstomo y San Gregorio Nacenteno, y se proclamó el 25 de diciembre como fecha de la Natividad de Cristo.
La existencia de los Tres Reyes Magos data del siglo VI. Melchor, que representa a los europeos, ofreció al niño un presente de oro que atestiguaba su realeza. Gaspar, representante de los semitas de Asia, cuyo bien más preciado era el incienso, lo ofreció al niño como símbolo de su divinidad, y, por último, Baltasar, que se identifica con los africanos que entregan la mirra en alusión a su futura pasión y resurrección. Los restos de los Reyes Magos descansan en un cofre de oro y plata que pesa unos 350kg, y se halla en una Capilla que hizo construir el Emperador Carlo Magno, en Colonia, Alemania.
Los Villancicos tienen su origen en la Edad Media, y se mantenían en recuerdo de los profetas que anunciaban el nacimiento del Salvador. La gente de la Villa, los villanos (de ahí el nombre de Villancico), fueron los que adaptaron los antiguos himnos y cantos en latín con los que la Iglesia recordaba la llegada de Jesús, transformándolos en canciones populares. Los primeros tuvieron su origen en Inglaterra, en la época de Enrique I, y desde el siglo XIII se realiza en Italia una competición de Villancicos, llamada Pastorelle.
El villancico Noche de Paz que ha sido traducido a más de 300 idiomas, fue creado casi por casualidad. En 1818, el viejo órgano de la Iglesia de San Nicolás  pasó a mejor vida. Para no decepcionar a sus feligreses, el párroco pidió a su amigo Gruber, maestro y organista, que compusiera una melodía para un texto de Navidad. En la Misa del Gallo de ese 24 de diciembre, ambos interpretaron Noche de Paz con sus bellas voces. Cada año, por esas fechas, miles de turistas se trasladan a Austria, donde hace 191 años fue compuesto ese villancico, quizás, el más conocido del mundo.

El Roscón de Reyes también se empezó a elaborar en la Edad Media, y la tradición de poner el Belén se remonta al año 1323. En una navidad de la villa italiana de Grezzo, Francisco de Asís reunió a los vecinos para celebrar la misa de medianoche alrededor de un pesebre, con la figura del niño Jesús, moldeado con sus propias manos, y se cantaron alabanzas al misterio del nacimiento. En el momento más solemne de la Misa, aquella figura inmóvil adquirió vida, sonrío, y extendió sus brazos hasta San Francisco…. y desde aquel milagro, la fama de los Nacimientos y su costumbre, se extendió por todo el mundo. En 1986, el Papa Juan Pablo II, proclamó a San Francisco de Asis, Patrón Universal del “Belenismo”.

Según las crónicas, el Pavo de la Nochebuena tuvo su origen en México en el siglo XVI. Los Aztecas se lo hicieron probar a Hernán Cortés, a quién agradó mucho, y lo llevó a España. El turrón también fue incorporado a la mesa en el siglo XVI. El Árbol de Navidad, se cree que apareció a principios del siglo XVII en Alemania, y se difundió rápidamente por todo el Mundo. En Suecia lo mantienen adornado y con sus luces hasta veinte días después de la Navidad.
Sir Henry Cole inventó las Tarjetas Navideñas. Encargó a un amigo suyo pintor, en 1843, que le dibujara y pintara una escena navideña. Luego mandaría reproducirla en una imprenta, para después escribir unos breves deseos de felicidad y enviarlas a los amigos y familiares.
Los Cotillones o Fiestas de Nochevieja, empezaron a organizarse de una forma parecida a la actual, en restaurantes franceses a principios del siglo XX. La Cesta de Navidad tiene sus raíces en las canastillas que empleaban los campesinos para transportar los aguinaldos que iban a entregar.
El Buey, símbolo de San Lucas Evangelista, es sinónimo de la Paciencia y el Trabajo. El Asno, animal que acompaña a la Virgen en el Nacimiento, es símbolo de Humildad. En mitad del Océano Pacífico existe una isla llamada Navidad, y la venta de sellos de correos en su principal actividad económica. En Finlandia, las familias decoran sus casas para Navidad con velas hechas por ellos mismos. En Filipinas se hacen antorchas con forma de estrellas de cinco puntas que iluminan las entradas de las casas. En España, y muchos países, la estrella suele colocarse en la parte superior del Árbol de Navidad

Todas estas cosas, y muchas más, nos vienen a la mente en esta época, y es bueno saber su origen. Las tradiciones populares son uno los más ricos patrimonios de cada cultura, y esta tradición, sin duda, es una de las más celebradas. Seas de donde seas, quién seas y lo que pienses, olvida por unos días tus sinsabores y disfruta de estas fechas, siendo feliz y haciendo feliz a todos los que te rodean….

Comentarios21 comentarios

  1. Excelente entrada amigo !

    Algunos datos eran desconocidos para mi. Aún sabiendo cuales son mis creencias, estas fechas no dejan de tener una gran importancia cultural, sobre todo porque logran resultados sorprendentes a nivel social y humano para bien.

    A nivel personal me traen los gratos recuerdos de mi infancia y adolescencia junto a mis padres y mi hermana reunidos esperando la Navidad. Con un dejo de melancólica nostalgia porque mis padres ya no están, brindaré por ellos y los recuerdos que han dejado en mi memoria y mi corazón.

    Por supuesto, que brindaré con aquellos que están conmigo en lo mas profundo de mi alma: Laura de Bife y mi hermana Silvia, y por los amigos como tú de los que aprendo muchas cosas: en lo intelectual y sobre todo a nivel humano que hacen que yo sea cada día un poco mejor.

    Felicidades amigo mio: que lo pases muy bien con tu familia y los tuyos.

    Un abrazo desde el otro lado del charco!

  2. Gabriel,
    Al igual que tú y más allá de mis creencias, creo que estas fiestas obran milagros. Ni tan siquiera Jesús nació en estas fechas…
    Vengo observando en las Redes sociales comentarios acerca de la hipocresía de estos días e incluso nos preguntan a aquellos que no somos católicos el porqué lo celebramos. Bien, la celebro porque me gusta, porque forma parte de mi cultura, y porque me da la gana…
    Hermosa época y aprovecho para enviarte mis mejores deseos a tí, Laura, y todos los tuyos 🙂
    !Feliz Navidad!

  3. La Navidad unió en guerras con treguas antológicas, nos hace abrir los ojos un poco más como seres humanos.
    Y la navidad nos llega de una fiesta pagana que luego como bien cuentas se hizo cristiana pero eso no implica que sea de exclusividad para ellos, es de todos.

    Querido amigo que estas fiestas te dejen mucha felicidad y que el próximo año sea más y mejor que este que termina.

    Un abrazo amigo

  4. Como dice César, el solsticio de invierno es un momento propicio en el año para hacer una pausa.
    Para mí es momento de parar y hacer balance. El día más corto es el punto de inflexion antes de otra vuelta solar.
    Que seáis felices ahora y durante el resto del año!!! 😉

  5. Como dice César, el solsticio de invierno es un momento propicio en el año para hacer una pausa.
    Para mí es momento de parar y hacer balance. El día más corto es el punto de inflexion antes de otra vuelta solar.
    Que seáis felices ahora y durante el resto del año!!! 😉

  6. Personalmente, y sin ofender a nadie (y tampoco sin ser una militante creyente) me quedo con las tradiciones de mi infancia: el belén en casa y los Reyes Magos. Las americanadas se las dejaré a mis hijos (que no tengo todavía…).
    Un abrazo y felices fiestas

  7. Carmen,
    Ritos, tradiciones, cultura… el árbol y el belén, donde va a parar 🙂 tampoco son de origen hispano pero ya forman parte de nuestra ideosincracia, al igual que -y salvando las distancias- los hombres de musgo.
    Un abrazo y feliz Navidad para todos los bejaranos!

  8. Para mi todas estas costumbres ‘capitalistas’ cada día como se suele decir’ me la sudan’ más, aunque luego soy el primero en gastar una burrada en regalos para los niños, pero es que esas sonrisas no tienen precio.
    Yo personalmente, la navidad no la celebro, yo celebro el cumpleaños e mi padre… una excusa perfecta…

    Haciendo cuentas a modo de ejemplo, con lo que hemos gastado este año en comidas, desplazamientos y regalos, podría irme una semana de vacaciones con el crío y la mujer a Disneyland…

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)