Inicio Edad Media Historia y origen de los nizaríes

Historia y origen de los nizaríes

Compartir

En 1167 Benjamín de Tudela, un rabino español, visitó en su viaje de 13 años a través de y . Narró lo que probablemente sea el primer relato europeo de un grupo que provocaría horror y fascinación en Occidente: los hashshashin, o .

Benjamín describió una secta religiosa guerrera, que vivían en las montañas y obedecían a un misterioso líder conocido como el . Durante los siguientes dos siglos, los cruzados y viajeros que regresaban trajeron sus propias historias, agregando nuevos detalles sensacionales a la de los Asesinos. Se decía que eran expertos en el oficio del asesinato, entrenados desde la infancia para usar el sigilo y el engaño, y que eran tan devotos de su líder que sacrificaban sus vidas sin rechistar.

Fortaleza de Alamut

Su determinación fanática era el resultado de una combinación de consumo de drogas -- y un proceso de lavado de cerebro en el que a los reclutas se les prometía un jardín paradisíaco repleto de placeres y mujeres hermosas. A raíz de esta leyendas la palabra “asesino” se importó a las lenguas europeas como un sustantivo común que significa “alguien que mata por política o dinero”.

Después de la , la leyenda de los Asesinos continuó en Europa, donde las historias espeluznantes y estimulantes de Medio Oriente siempre fueron populares, y todavía aparecen en la cultura pop occidental de vez en cuando. Un ejemplo reciente notable es la serie de videojuegos Assassin’s Creed, que presenta un orden de asesinos sigilosos que escalan paredes y saltan entre los tejados para perseguir a sus enemigos.

Entonces, ¿cuánto hay de verdad?, ¿los Asesinos eran reales?

Como toda buena leyenda, una verdad a medias. La se basa en los nizaríes ismaelitas, un grupo separatista de la rama de Shia Islam, que ocuparon una serie de fortalezas en Siria e Irán desde finales del siglo XI hasta las conquistas mongolas a mediados del siglo XIIICapturaron su primer castillo, Alamut, en el norte de Irán, del imperio  sunita en 1090 bajo la dirección de Hassan-e Sabbah, un teólogo y misionero. Con la sede en Alamut, las fuerzas nizaríes se apoderaron de otros castillos, creando un pequeño estado geográficamente discontinuo.

Al ser mucho más débiles que sus principales adversarios en términos militares convencionales, los nizaríes se basaron en la guerra de guerrillas que incluía espionaje, infiltración en el territorio enemigo y asesinatos selectivos de líderes rivales. Una de sus víctimas más prominentes fue el visir selyúcida Nizam al-Mulk, que fue apuñalado por un asesino disfrazado de místico sufí en 1092. Cuando se difundió la amenaza invisible de los nizaríes, sus oponentes se vieron obligados a tomar medidas como viajar con guardaespaldas o usar cota de malla debajo de la ropa, a veces sin resultado. Los cruzados europeos también fueron atacados; Conrad de Monferrat fue asesinado por los nizaríes días antes de su consagración como rey del Reino de los cruzados de Jerusalén en 1192.

El Viejo de la Montaña, el jefe mencionado en la leyenda de los Asesinos, también era una figura real. Su nombre era Rashid al-Din Sinan, y dirigió a los nizaríes durante casi 30 años en el apogeo de su poder a fines del siglo XII.

Pero las historias que circularon en Europa tampoco fueron del todo precisas. Es importante recordar que la mayoría de la información sobre los nizaríes que llegó a Europa provino de dos fuentes hostiles, musulmanes y cruzados sunitas, y que los aspectos más extravagantes de las leyendas, como el uso de drogas, no son respaldados por fuentes ismaelitas. Incluso el nombre asesino, del árabe hashashi , era un término peyorativo y nunca fue utilizado por los propios nizaríes. Tampoco ellos eran únicos en el uso del asesinato político. Los sunitas y los cruzados en el Medio Oriente también lo practicaban. Y, por supuesto, los europeos eran perfectamente expertos en matar a sus rivales políticos mucho antes de que aparecieran los nizaríes.

4 COMENTARIOS

    • Hola Bob,

      Aunque el origen etimológico de “cruzado” sea aquel que defiende la fe cristiana “y por ende la Cruz”, una de las definiciones que admite la RAE es:

      “Conjunto de actividades o de esfuerzos que se realizan durante cierto tiempo y están encaminados a un buen fin, especialmente a combatir algo que se considera malo o perjudicial”

      Un saludo

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)