Hernán Cortés y Mexico

3

El más famoso y laureado de los conquistadores. Hernán Cortés (1485), tuvo además de luces, muchas sombras en su Historia. Breve repaso a su incursión en México.

Era dicharachero, seductor y aventurero, y las aventuras en aquella época estaban en las Américas, el nuevo continente. Así, en 1504, con 19 años, se embarca rumbo a América, hacia la isla de La Española y, allí se encuentra más a gusto que nunca, ese era su sitio, además empezó a trabar amistad con muchos personajes de la zona. Uno de esos amigos era Diego Velázquez, el cual viendo las dotes del muchacho le sugiere la posibilidad de embarcarse en una aventura, rumbo hacia Cuba (1511).

Fue nombrado por Diego Velázquez como Alcalde de Santiago de Cuba. Allí pasó unos placidos años en los que llegó a casarse con Catalina Juárez, al mismo tiempo que su amistad con Diego Velázquez se iba deteriorando.

Abandonó al poco tiempo a su mujer, las promesas de amor que tuvo con ella se evaporaron y, se acercaba el glorioso año de 1519. El ya había recibido informes de pueblos salvajes que deben ser prontamente evangelizados, de oro, de riquezas…

Diego Velásquez se entera de que Hernán Cortés esta preparando su plan de asalto a Nueva España aparte y decide quitarle el mando de la expedición, pero ya es demasiado tarde, Hernán Cortés ya cuenta con muchos marineros de confianza.

Consigue flotar 11 barcos con 16 caballos y, con él le acompaña el traductor Jerónimo de Aguilar, curas y algunos científicos. En torno a 550 hombres rumbo a México.

En Febrero de 1519 llega a las costas de Tabasco, donde desembarcan y se enfrentan a su primer gran problema, los Mayas. En principio no eran muy combativos, pero se percataron del peligro que se les avecinaba y, rápidamente forman un ejército de 12.000 hombres y forman frente a los españoles. Pero los mayas se llevaron una gran sorpresa al ver a los caballos, pensaban que eran Centauros, hombres hibridados con caballos llenos de cascabeles. Los españoles pasan al ataque disparando a los Mayas y estos van cayendo en gran número sobre todo aplastados entre ellos por el desconcierto del estrépito de los caballos. Mueren más de 800 mayas.

Los Mayas enviaron una delegación (de esclavos, porque desconfiaban de los españoles) y empiezan a establecerse pactos (cuentas de colores a cambio de oro y esclavas…). Hernán Cortés se fija en la belleza de una de ellas y se la cede a uno de sus oficiales más apreciados y, tras ser bautizadas todas ellas ya pudieron mantener ayuntamiento carnal. A esta chica tan bella la llamaron Marina, que pasaría a ser compañera fiel de los españoles, además dominaba tanto la lengua maya como la azteca.

Moctezuma decide enviar emisarios para saber que estaba ocurriendo y, al ver a los españoles, piensan que Ketzacoal ha regresado encarnado en ellos, que las leyendas de sus ancestros tienen sentido…

Ruta de Hernán Cortés en México
Ruta de Hernán Cortés en México

La situación empieza a ponerse propicia para Hernán Cortes y, con sus hombres empieza a adentrarse en territorio azteca y funda la ciudad de Veracruz, y, sigue avanzando porque su gran objetivo es Tenochtitlan, la gran capital del imperio azteca.

Se va encontrando con oposiciones locales, pero las va solventando y reune a 4000 aliados indígenas que lo acompañan y, aquí llegan a la gran capital. Estaban extasiados al verla (era muy parecida a Venecia), con cerca de 1 millón de habitantes. ¿Podrían ganar la ciudad con 400 soldados y 4000 aliados? Era tarea bien difícil….

Hubo un encuentro entre Moctezuma y Hernán Cortés y, se resuelve la entrada de los españoles de forma pacífica en Tenochtitlan (la ciudad más importante de América). Los aztecas quedaron impresionados al ver entrar a esos hombres barbudos con sus caballos enjaizados y los alcabuceros. Tomaron un palacio y allí se establecieron, aunque los capitanes de Hernán Cortes le aconsejaban que no era buen sitio para estar, que podía ser una emboscada, máxime sabiendo que habían llegado noticias desde Veracruz en la que los españoles habían sido masacrados por los indios…

La situación se pone tensa y van a visitar a Moctezuma, que les dice que él no tiene nada que ver con la muerte de los españoles, pero Moctezuma es capturado y llevado cautivo como rehén a la zona de los españoles.

Llegaron las grandes fiestas para los aztecas, en las que sacrificaban a 2 jovenzuelos de cuerpo perfecto en homenaje a sus dioses. Pero Pedro de Alvarado decide prohibir por su cuenta esos sacrificios y, Moctezuma entra en cólera, pero sigue decidido a que el sacrificio se cumpla. Cuando van a ser sacrificados, aparecen los españoles que cometieron una masacre en la que entre 600 y 1000 aztecas murieron víctimas de las espadas españolas. Pero lo del sacrificio solo fue una excusa para los españoles, que ya estaban dispuestos a que corriera la sangre.

Los aztecas enardecieron porque habían tocado lo más sagrado para ello, sus creencias, su idiosincracia… No querían más a esos españoles, estaban dispuestos a morir, porque ya lo vieron claro, no eran dioses, sino hombres sedientos de sangre y riquezas.

El 30 de Junio de 1520 los españoles deciden escapar de noche, pero cometen un gran error porque Hernán Cortés dio la orden de que cada hombre cogiera todo el oro que pudiera, incluso a costa de dejar sus armas si fuese necesario… Los guerreros aztecas cayeron sobre ellos, y las bajas se contaron por cientos… Hernán Cortés consigue escapar malherido pero vuelve a atacar después de recomponerse. Había surgido un gran aliado para los españoles, con ellos habían llegado las enfermedades: la gripe, el tifus y, sobre todo la viruela… Esta última empieza a causar muchas bajas entre los aztecas y estos mueren a miles. Moctezuma muere de una pedrada propinada por un líder azteca. Todo se desmorona…

Y, el último líder azteca, Cuauhtemoc es apresado y colgado por Hernán Cortés y Tenochtitlan cae definidamente…

Eran otros tiempos, pero no disculpa en ninguna manera el comportamiento salvaje no solo de los españoles, sino también de ingleses y franceses. Y se autollamaban “civilizados”…

Comentarios3 comentarios

  1. Muy interesante tu pagina, me la estoy leyendo de pe a pa.

    Muchos saludos y diras que solo te comento para hacerte notar los errores, pero, la mujer que Hernán Cortes se llamó “Malinche” no “Marina”. . .
    De hecho acá en México cuando una persona tiene mucho amor por lo extranjero, empleamos el término: “Eres una Malinche” o “Eres un Malinchista”.

    Saludos

  2. @§kyBlåck
    En primer lugar agradecer tus palabras. Y en segundo lugar, como no, de nuevo agradecerte la corrección en cuanto al real nombre de Malinche. Algunos libros de Historia han desvirtuado su real nombre llegando hasta acá con el nombre de “Marina”, así que dicho queda y mis fuentes en este caso eran erróneas.

    Un abrazo

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)