Inicio Edad Moderna Giuseppe Arcimboldo, el arte de lo cotidiano

Giuseppe Arcimboldo, el arte de lo cotidiano

Compartir

Visto de una manera, la obra de , “” (1587-1590) parece un cuenco negro lleno de verduras y una enorme cebolla. Pero volteado, la se convierte en algo completamente diferente. La cebolla se ha convertido en una mejilla regordeta, mientras que el nabo es una curiosa nariz. El cuenco ahora es un sombrero sobre una cara sonriente.

Muchos de los coetáneos de Arcimboldo en el pintaban retratos o bodegones, pero Arcimboldo tuvo la brillante idea de combinar los dos, creando un estilo que inspiraría a los surrealistas del siglo XX.

La obra “El Agua” muestra las descripciones más realistas

Nada en los inicios de la carrera de Arcimboldo hacia presagiar que desarrollaría este estilo tan distintivo. No fue hasta que consiguió un puesto como retratista de la corte del emperador del Sacro Imperio Romano en 1562 cuando comenzó a pintar, junto con los típicos retratos de los miembros de la corte, su serie de caras compuestas por , animales, elementos u objetos.

“Cuatro estaciones en una cabeza” es aclamada como una de las mejores obras de Arcimboldo

Sus “reales” clientes tenían gusto por lo extraño e inusual. Se cuenta que el emperador Maximiliano II y su hijo estaban encantados con el estilo de Arcimboldo. Lo mantuvieron bien ocupado con cantidad de encargos pictóricos que aumentaban la colección de obras artísticas y curiosidades de la familia imperial . Estas compilaciones de rarezas y obras de fueron las predecesoras de los museos, y a menudo se centraban en animales disecados, plantas exóticas y artefactos culturales traídos por exploradores europeos. Organizar y exhibir objetos curiosos también alimentó el apetito renacentista por lo esotérico.

Arcimboldo retrató las estaciones como figuras masculinas hechas de productos naturales y flores

Muchas de las caras de alimentos de Arcimboldo presentaban ingredientes traídos de las Américas. Su serie de pinturas de 1563 muestra las cuatro estaciones como figuras masculinas, desde la joven primavera hasta el anciano invierno, utilizando productos de temporada. Junto con las mejillas rosadas de la primavera y los limones de invierno, aparecen los nuevos llegados a los jardines de Europa. La oreja de verano es una mazorca de maíz, mientras que la cabeza de otoño es una calabaza blanca. Ambas habían llegado hacia poco de las Américas.

El emperador Rodolfo II fue pintado como todas las estaciones, lo que significa su dominio sobre todo

Las caprichosas caras de Arcimboldo a veces tenían modelos del mundo real, el ejemplo más famoso fue su pintura de 1590 de Rodolfo II como Vertumno, el dios romano de las cuatro estaciones. Arcimboldo también pintó figuras compuestas de libros, vinos y, lo más extraño, carne. En un estilo similar a “El jardinero vegetal”, “” (1570) es una pintura reversible. Cuando se muestra de una forma, es una composición de lechón y pollo asado. Volteado, es una cara grotesca, con un pequeño pájaro como una nariz de aspecto deformado y una cola de cerdo como un rizo de cabello. El plato de servir de plata se convierte en un sombrero ancho, decorado con hojas verdes y una rodaja de limón. En una exposición reciente de la obra de Arcimboldo, los espejos instalados debajo de la pintura mostraban a los visitantes la versión volteada.

“El cocinero” de Arcimboldo

Aunque Arcimboldo fue famoso en , su fama no duró mucho después de su muerte en 1593. Pero su trabajo ganó importancia a principios del siglo XX, ya que su talento surrealista y alegórico inspiró a una generación de artistas, como Man Ray o .

2 COMENTARIOS

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)