Fray Junípero Serra y la conquista de California

Compartir

Como sacerdote de la de la , Junipero Serra fue una fuerza impulsora en la conquista y colonización española de lo que ahora es el estado de California. Nacido en el seno de una familia humilde en Mallorca, fue enviado por sus padres a una escuela franciscana cercana, y sus habilidades intelectuales pronto llamaron la atención de sus maestros. A los dieciséis años se convirtió en novicio franciscano y poco después fue ordenado sacerdote.

sello americano junipero serraLa perspicacia intelectual y la enorme fuerza de voluntad de Serra le llevaron a su nombramiento como profesor de teología a la tierna edad de veinticuatro años. Seis años más tarde, en 1743, se trasladó a una cátedra en la prestigiosa Universidad Lulliana.

A pesar de su éxito como orador de púlpito y profesor, Serra tenía hambre de algo más. En 1749 obtuvo permiso para viajar con algunos compañeros franciscanos que tenían la intención de dedicarse a trabajar en una misión cerca de la Ciudad de Serra realizó el largo viaje marítimo a las colonias españolas. A pesar de la mala salud que ocasionaba el viaje, a su llegada a Vera Cruz insistió en caminar todo el camino a la Ciudad de México, a una distancia de más de trescientos kilómetros. Esta fue la primera de las muchas hazañas de resistencia física y fuerza de voluntad que harían del franciscano una leyenda en su tiempo.

Durante unos quince años, Serra trabajó en México en las mismas tareas que tenía en España, aunque asumió el trabajo misionero con los pueblos indígenas cercanos, además de predicar, escuchar confesiones y ayudar a administrar el Colegio de San Fernando de la Ciudad de México.

san-junipero-serraEn 1767 la expulsión de los jesuitas de las colonias españolas por parte de Carlos III llevó al gobierno a pedir a la Orden Franciscana que fueran enviados como misioneros a la Baja California. Serra fue nombrado jefe de estas misiones. Al año siguiente, el gobernador español decidió explorar y fundar misiones en la Alta (California), el área que ahora es el estado de California. Este proyecto tenía por objeto cristianizar a las extensas poblaciones indígenas y servir de interés estratégico para España con el fin de impedir a las exploraciones rusas posibles reclamaciones sobre la costa del Pacífico de América del Norte.

Serra pasó el resto de su vida como cabeza de los franciscanos en la Alta California. Con más de cincuenta años de edad, peligrosamente delgado, asmático, y gravemente herido en una de sus piernas, el impertérrito Serra fundó la Misión de San Diego en 1769, con la ayuda de una expedición en la bahía de San Francisco, y fundó personalmente otras ocho misiones, Sus esfuerzos hercúleos lo sometieron al hambre, el escorbuto y a cientos de kilómetros caminando y montando a caballo por terrenos peligrosos.

junipero-serraSus sacrificios dieron frutos para los misioneros; A su muerte en 1784, las nueve misiones que había fundado tenían una población de convertidos al cristianismo de casi 5.000 personas.

En 1773, había convencido a las autoridades de la ciudad de México para que aumentasen el apoyo financiero y militar para la expansión de sus misiones y la autoridad de los franciscanos tanto sobre el ejército como sobre los indios misioneros bautizados. Asimismo, instó a las autoridades mexicanas a establecer una ruta terrestre a la Alta California, una sugerencia que dio lugar a la colonización de las expediciones de Nuevo México que establecieron asentamientos civiles en San Francisco en 1776 y en Los Ángeles en 1781.

Serra manejaba este tipo de poder político porque sus misiones cumplían fines económicos y políticos, así como fines religiosos. El número de colonos civiles en la Alta California nunca superó los 3.200, y las misiones con sus poblaciones indígenas fueron cruciales para mantener la región dentro de la órbita política de España. Económicamente, las misiones produjeron todo el ganado y el grano de la colonia, y en la década de 1780 llegaron incluso a producir excedentes suficientes para comerciar con México en bienes de lujo.

San Francisco debe su origen a los franciscanos
San Francisco debe su origen a los franciscanos

A pesar de los frecuentes conflictos entre la autoridad militar y religiosa, para los indios de Alta California las misiones y sus administradores franciscanos eran parte de un proceso de colonización enormemente destructivo. Los españoles, en gran parte a través de la enfermedad, fueron responsables de una disminución de la población de aproximadamente 300.000 indios en 1769 a cerca de 200.000 antes de 1821. El régimen de trabajo extenuante y la alta densidad de población dentro de las misiones también causó altas tasas de mortalidad entre los indios de la misión.

Por ley, todos los indios bautizados se sometieron por completo a la autoridad de los franciscanos; Podrían ser azotados, encadenados o encarcelados por desobediencia, y perseguidos si huyeran de los terrenos de la misión. A los “reclutas” indios, que a menudo se veían obligados a convertirse casi a punta de pistola, se les daba una esperanza de vida de diez años. Como dijo un fraile, los indios “viven bien libres, pero tan pronto como los reducimos a una vida cristiana y comunitaria … engordan, enferman y mueren”.

Junipero Serra sigue siendo una figura muy conocida en California, un icono virtual de la época colonial, cuya estatua se encuentra en el Golden Gate Park de San Francisco y en la capital de Estados Unidos. En 1987, el Papa Juan Pablo II beatificó a Serra, el segundo de los tres pasos necesarios para el otorgamiento de la Iglesia a la santidad formal. Muchos indios y académicos condenaron esta decisión, señalando las duras condiciones de vida de la misión y la propia justificación de las palizas de SerraLos defensores de Serra mencionaron el contexto de su época, sus enormes sacrificios personales y celo religioso, y su oposición a las expediciones militares punitivas contra los indios como factores exoneradores.

Más de dos siglos después de su muerte, Junipero Serra sigue siendo una figura clave en la historia de California y el oeste americano. El 23 de septiembre de 2015 fue canonizado por el , en la ciudad de Washington D.C., por lo que es el segundo santo nativo de las Islas Baleares, después de santa Catalina Tomás. Fue mediante una «canonización equivalente», es decir, sin la necesidad de aprobar un milagro y debido a la probada veneración popular.

5 COMENTARIOS

  1. Digamos que es el lado bueno de la Iglesia, el de la gente abnegada y que sabe sacrificarse por los demás, es decir, los verdaderos cristianos, los que dan buen nombre a una religión. Nada que ver con los que medran a la sombra de un credo.
    Un saludo, Félix.

    • Aunque criticado por muchos, las formas de los evangelizadores no siempre eran las más correctas. Coincido contigo en que hay personas dentro de la iglesia que, más allá de los credos, realizan una fantástica labor.
      Saludos, Cayetano

    • Las cuestiones de santidad se las dejo a la Iglesia, son menesteres suyos. En cuanto a los misioneros, hubo de todo, con sus luces y sombras. Y todo enmarcado en aquel contexto histórico, es la mejor medida para no hacer juicios de valor.
      Feliz año, Pedro¡

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)