Inicio Edad Contemporánea El robo de la Mona Lisa

El robo de la Mona Lisa

Compartir
Italia, diciembre de 1913. Un hombre llega a tras 16 horas de viaje. Se aloja en un pequeño hotel. Esta allí para reunirse con dos de los mayores expertos en de Italia, y tiene algo fabuloso que vender, el cuadro más famoso del mundo, la de Leonardo DaVinci. Los expertos solo tardan un par de minutos en darse cuenta de que es la auténtica...
La Mona Lisa había desaparecido del dos años antes, en uno de los “golpes” más increíbles de la Historia del Arte y que generó una investigación policial por Europa, un supuesto intento de falsificación en Estados Unidos e incluso la detención de Pablo Picasso. Esta historia fascinó a la prensa mundial.
Martes 22 de agosto de 1911, París. El Museo del Louvre acaba de abrir al público. Sobre las diez de la mañana llega uno de los primeros visitantes, un artista llamado Louis Béroud, y viene a pintar su propia interpretación del famoso cuadro. Cuando Béroud se da la vuelta para pintar la cara más famosa del Louvre, no ve la obra maestra de Leonardo, la pared estaba vacía…
Sorprendido y molesto va a buscar a un vigilante para preguntarle donde está el cuadro, y a este no pareció preocuparse. Solo le dijo “puede que la hayan enviado al estudio del fotógrafo del museo o quizás a la sala de los conservadores…”. El vigilante salió a buscar la pintura, pero no la encontró por ningún lado. La calma del Louvre estaba a punto de romperse. Unos minutos más tarde, el vigilante volvió gritando “¡Ha desaparecido¡”; había sucedido lo impensable...
A las once en punto, el director llama desesperado a la policía, se acordona el Louvre, se cierran todos los accesos, y empieza una búsqueda desesperada de sesenta detectives recorriéndolo palmo a palmo. Se sucede el caos, el pánico y la sorpresa…
El Louvre estaba abierto seis días a la semana, y cada lunes cerraba para hacer reparaciones y limpieza. El día del robo era un lunes, y los trabajadores y vigilantes podían andar por sus galerías sin ninguna supervisión. era un carpintero de treinta años, que había trabajado antes allí durante un año como uno de los cuatro responsables de instalar los cristales que protegían las pinturas.
7,30 hs de la mañana del lunes… Peruggia sale de su apartamento, cruza París y se dirige a una de las entradas laterales del museo. Aunque ya no trabajaba allí, su cara seguía siendo conocida. La cuenta atrás para el robo acaba de empezar…
Aunque parezca increíble, la puerta estaba abierta, así que le fue muy fácil entrar. Se dirigió al salón Carré y descolgó la Mona Lisa de la pared, pero ¿como esquivar a los vigilantes y salir sin ser descubierto?
Estaba en una situación muy arriesgada, así que tenía que encontrar una manera de sacarlo de allí y pronto. Le quitó el marco y el cristal cuidadosamente, y cubrió la pintura con una tela blanca. Entonces, bajó por la escalera para comprobar si la puerta estaba abierta, pero cuando llegó, la encontró cerrada. No obstante, mantuvo la cabeza fría y empezó a quitar los tornillos del pomo, pero seguía siendo un blanco fácil para los vigilantes. De repente su suerte volvió a cambiar. En ese momento pasó un fontanero que lo conocía, siguió manteniendo la calma, y en una conversación informal, le dijo “Algún estúpido ha cerrado la puerta”. Su excompañero le contesta “No te preocupes, tengo la llave…”, y se la abrió. Así de fácil…
Se apresuró por la acera del Lovre llevando la Mona Lisa bajo el brazo envuelta en una tela blanca, y se adentró por las calles de París hasta llegar a su apartamento. Eran las 8,00 de la mañana, lo había conseguido…
En el cochambroso apartamento donde vivía, “descansaba” la Mona Lisa en un rincón, mientras los titulares de la prensa no dejaban de sucederse. Se empezaba a preocupar, porque la habitación no tenía calefacción y había mucha humedad; era un hombre muy cuidadoso y no quería dañar el cuadro, así que le pidió a un amigo italiano que vivía en su misma calle que guardara el cuadro en su habitación durante un mes o dos…
Durante dos años poco más se supo de las investigaciones sobre el robo del cuadro, pero el 29 de noviembre de 1913 llegó a Italia una carta matasellada en París. Iba dirigida a la oficina en Florencia de un marchante de obras de arte, y estaba firmada con el “misterioso” nombre de “Leonardo”
Peruggia había visto un anuncio que el anticuario había publicado en la prensa, ofreciéndose a comprar obras de arte, y de ahí la misiva. No se tomo en serio la carta, pensó en tirarla, pero se lo comentó al director de la prestigiosa , el cual le dijo que respondiera “por si acaso…” La carta ofrecía la posibilidad de devolverle la Mona Lisa a Italia. No hablaba de dinero, pero decía que era pobre y necesitado…
A vuelta de correo, invitó a “Leonardo” a ir a Florencia. Metió el cuadro en su maleta, llegó a la estación de tren y compró un billete de tercera… Por primera vez en más de 300 años, Mona Lisa está a punto de abandonar Francia. Cuando Peruggia llegó a Florencia era de noche, y, cansado por el viaje caminó hacia el centro de la ciudad, y se alojó en un discreto hotelito, donde el cuadro descansaba debajo de su cama…
A la mañana siguiente, las campanas del Duomo lo despertaron. Se levantó, dio un paseo para poner en orden sus ideas y regresó a la habitación. Aparecieron a la hora concretada el marchante junto con el director del museo. Rápidamente se dieron cuenta de que era la original al observar las finísimas grietas en el cuadro, producto del craquelado del oleo durante siglos.
Saben que es la original y le tienden una trampa a Peruggia. Lo convencen diciéndole que se van a llevar la pintura a la Galería para que los italianos puedan admirar su grandeza, y se marchan del hotel con la pintura. El conserje del hotel, los para porque sospecha que se llevan uno de los cuadros de los pasillos (imaginaos las “obras” que habían en las habitaciones y pasillos…). Se la enseñan y le contesta “No, no pertenece al hotel…”.
Nada más salir llaman a los carabinieri que, poco después detuvieron al pobre de Vincenzo Peruggia. Fue acusado, juzgado y condenado a un año y quince días de prisión. Dijo al Tribunal que el motivo del robo fue puramente “nacionalista”. Quería que la Mona Lisa colgara en las galerías de los Uffizi, junto a otras obras del Renacimiento italiano, pero su ingenuidad le pasó factura…
Ahora es la pintura mejor protegida del mundo. Metida en una vitrina en el Louvre, sellada con silicona, y con todo tipo de mecanismos que garantizan que no haya ningún cambio de temperatura para que la madera no se agriete.Recuerdo hace cuatro años cuando tuve la oportunidad de enfrentarme “cara a cara” con ella. Estaba frente a siglos de Historia (incluso creo que me temblaron las piernas), pero ese breve espacio de tiempo en el que pude disfrutar de su visión lo tendré grabado en la memoria para siempre. Le dije en voz bajita cuando me despedía, que le debía otra visita…
Recomiendo la lectura del libro de Ra Scotti La sonrisa se desvaneció : El misterioso robo de la Mona Lisa, el cual he tomado como referencia para elaborar el post.

77 COMENTARIOS

  1. Muy interesante lo que nos contaste, ahora la miraré de otro modo.
    Siempre oí hablar de su sonrisa enigmática.
    No es una pintura que me guste especialmente, pero tiene mucho mérito por su antigüedad y por el pintor que la elaboró.

    Un beso

  2. No he podido ceder a la tentación de pasarme. Estaba terminado de contestar unas cartas cuando vi la entrada. La vi hace un par de años en Louvre, he leido sobre ella lo habido y por haber y encima tengo una foto mía de hace un año en donde estoy caracterizada de Mona Lisa 🙂 La verdad es que está vigiladísima. Con policia, acordonada, ni te puedes acercar para tirar la foto y tienes mogollón de cabezas intentado hacer lo que tu. Las mias no quedaron mal.
    Buen post, te felicito
    Por cierto no dices nada sobre su enigmática sonrisa…
    Besos

  3. Cristina…

    Además de su indudable valor artístico, se le suma la importancia de su autor y el halo de misterio que siempre la rodeo. Es un conjunto que la hace una obra que traspasa el tiempo…

    Un beso

  4. Katy…

    Ya lo suponía yo viniendo de tí. Yo estuve allí hace cuatro años y disfruté de lo lindo. A ver cuando nos muestras esa foto tuya de Mona Lisa, que seguro nos encantará. Como bien dices, hoy en día no sería posible la “hazaña” de Peruggia, está más que vigilada. Gracias.
    De la sonrisa no hablo, que cada uno saque sus propias concluiones 😉

    Felices vacaciones¡

    Besos

  5. Digamos que la Mona Lisa
    cansada de ser observada
    pasó un tiempo de recogimiento,
    se fué de viaje a Florencia
    para recordar sus orígenes,
    ya de vuelta, suponemos
    que estará feliz en su vitrina porque no deja de sonreír.

    Un fuerte abrazo.

  6. Preciosa entrada, Felix.
    Si, ahora la Monna Lisa será la pintura más protegida, pero… ¿Cuantas obras maestras están a merced de cualquiera con un poco de ánimo? Me ha venido a la cabeza un comic de Maki Navaja que otro día comentaremos, jejeje, hoy se haría largo.
    Un abrazo, felix

  7. Xibeliuss…

    En eso tienes razón. Además, los sistemas de protección aumentan, pero los cacos suelen ir un paso por delante, jeje. Me dejaste con la miel en los labios con la anécdota del Maki Navaja. Espero que me la cuentes ¡eh¡

    Un fuerte abrazo

  8. Estupendo relato, con su dosis de novela…en cuanto a la Monna, has tenido más suerte que yo, era tanto el gentío que apenas pude enviarle un beso desde lejos…

  9. Cesar…

    Supongo que tuve más suerte que tú porque soy pelín alto, y me hice sitio entre el gentío a base de maña y pericia ;). Pero tu beso seguro que lo recibió, que para eso, ella es muy coqueta…

    Un fuerte abrazo

  10. Yo no he tenido la suerte de verla, nunca estuve en París, pero no pierdo la esperanza, eso dicen que es lo último que se pierde, jeje.
    Te felicito por este impresionante e interesantísimo relato.

    Un beso Paisano.

  11. Una historia de película. ¿A nadie se le ha ocurrido? ¡Qué raro! Con tantos remakes, trilogías, pentalogías y contraremakes…

    Me han comentado que cuando estás en el Louvre apenas te da tiempo de contemplar este hermoso cuadro. Primero por la afluencia de público, después por las medidas de seguridad, a lo que habría que sumar las dimensiones del cuadro. Total, que tras una hora de empujones, sólo te da tiempo a verla cara a cara unos segundos.

    Un saludo

  12. Carmen…

    Esto historia da para una película grandiosa si se sabe llevar bien a la gran pantalla. Lo tiene todo: intriga, romanticismo, misterio, traiciones…
    Lo que te han comentado es totalmente cierto. Pasa por la Mona Lisa en cuestión de segundos, pero yo fuí capaz de “arañar” alguno más, jeje.

    Un abrazo Carmen.

  13. Hola Felix!! La Mona Lisa siempre estuvo rodeada de misterio y eso la hace más atractiva. Es un post maraviloso amigo, atrapante. Me encantan estas historias que conjugan tantos sentimientos. Te felicito amigo, sabes elegir temas increíbles. Leeré el libro que recomiendas.
    Besosssssss

  14. Hola Gabriela¡¡

    Exacto, todo ese halo de misterio la hace aún más atractiva, independientemente de su indudable valor artístico. Me alegra mucho que te haya gustado. Gracias a ti por todo, y si tienes oportunidad lée el libro, porque en el post, como comprénderas, solo he podido hacer un resumen del mismo y se me han quedado asuntos interesantes en el tintero.

    Besossssss y feliz semana.
    Cuidate mucho¡

  15. Oh, mi preferido siempre ha sido Leonardo, lo admiro por muchísimas obras suyas y la Gioconda o Mona Lisa no podía faltar jejeje
    Me puse a pensar (a veces lo logro jejeje) cómo es que antes había esa posibilidad, no? Quiero decir antes no habia tanta malicia o qué? Porque en nuestros tiempo a nadie se le ocurriría dejar nada de valor al alcance de cualquier persona. O seré yo la desconfiada? :/
    Qué suerte tienen ustedes de vivir en Europa y tener la oportunidad de ver a la Mona Lisa, no me imagino estar frente a ella, me moriría de la emoción! 🙂
    Cuando la vuelvas a ver mándale un beso de mi parte, vale?
    Besos

  16. Hola Felix: Me gusta que estés en cincolink porque así te leo más facilmente que en bitácoras.com. Qué hermosa tu entrada sobre la Mona Lisa. En realidad me atrapó. Y la tónica de tu narración hace el caso aún más interesante. Siempre su sonrisa será un misterio y dará lugar a múltiples interpretaciones. Un gusto compañero haberte reencontrado. Me he hecho tu seguidora como ZM pero tal vez me recuerdes que soy Ondadomar. Un saludo afectuoso

  17. Hola Betty¡¡

    Yo se que te gusta Leonardo ¿no ves que ya te conozco? jeje. Siempre ha habido “amigos de lo ajeno”, pero en estos tiempos que corren más aún. Yo recuerdo que cuando era pequeño, las puertas de las casas donde yo vivía siempre estaban abiertas. Había más confianza en el prójimo. Lamentablemente, vamos también hacia atrás en ese aspecto.
    Tú también tienes a la Mona Lisa “a tiro de avión” ;), pero la próxima vez que la vea le mandaré un beso de tu parte, mi arquitecta favorita.

    Besos

  18. Felix!
    Que tal ha ido el finde?

    Interesante historia la que nos brindas, la conocía la detalle, tuve la oportunidad de ver un documental hace un tiempo en que relataban paso a paso del robo y la ingenuidad del sr. Peruggia. Parece mentira como sucedió todo y como hoy en día es una de las obras mas valoradas y cuidada con tan recelo.

    Tuve la oportunidad de verla, me pasaron dos cosas… apenas la vi pensé: que pequeña es! me imaginaba mucho mas grande. Luego pude apreciarla más de cerca y quedar maravillada ante tal obra. No pude evitar moverme por el salón esperando dar fe del famoso efecto en los ojos.

    Me han gustado mucho las imágenes,
    Besicos:D

  19. Silvia…

    ¡Hola hermosa¡ Si te contara con detalles el fin de semana tendríamos que cerrar el blog por escándalo público XDD. Bueno, fue muy bien, divertido. Vincenzo fue demasiado ingenuo y ¿sabes? para mí fue un héroe, aunque la hubiera robado.
    Su tamaño es lo primero que llama la atención, es cierto, pero parece que nunca deja de mirarte, enigmática…

    Un besote y feliz semana 😀

  20. A pesar de conocer la historia me ha vuelto a dar penita de Vincenzo. Siempre me pongo de su parte. Yo nunca he visto a Mona Lisa cara a cara pero no pierdo la esperanza 😉

    Precioso Post, Félix. Un abrazo.

  21. Y detuvieron a Picasso?¿?¿ jeje que bueno…

    Pedazo de historia, es muy interesante, he buscado el libro en la biblio pero no está 🙁 bueno siempre me queda pedirlo para que me lo traigan, porque la historia no tiene desperdicio.

    Abrazos!

  22. David…

    Hasta a Picasso lo inculparon aunque pronto retiraron las sospechas sobre él, la investigación tomo otro camino, pero si, fue detenido. No se si el libro estará en castellano, aunque seguro que sí, no obstante, pídelo porque ha sido un libro muy vendido a nivel mundial y en algún sitio deben tenerlo en español. Te aseguro que merece la pena.

    Abrazos¡

  23. Me ha gustado mucho esta entrada, no sabia nada lo del robo. Siempre nos encontramos con algo nuevo respecto a este retrato.Lo último que he leido ha sido en el nº 3 de la revista Redes para la ciencia. Muy interesante.

  24. Miguel Angel…

    Es una revista genial. No en vano la dirige una de las mejores cabezas pensantes de este país, Eduardo Punset, que es un tipo al que da gusto leer. Gracias.

    Abrazos para Jerez de la Frontera

  25. Interesante relato que desconocía. Sabía -o creía saber- que la habían atacado (creo que una cuchillada), de ahí la superprotección del cristal blindado que la protege, pero no tenía ni idea del robo. Es una historia de película.

    La primera vez que la vi, me llamó muchísimo la atención lo pequeño que es el lienzo en realidad. Yo la imaginaba mucho más grande, no sé por qué. Como París me gusta con locura y he tenido la oportunidad de ir varias veces, nunca perdono la ocasión de visitar a esta misteriosa dama, y entro en el Louvre aunque sólo sea para verla a ella y dejarme impresionar por La Balsa de la Medusa (cuya historia se me merece otro post tuyo-yo lo hice pero muy breve).

    La última ocasión en que la visité, monté un pollo increíble porque los vigilantes del museo no se molestan ya en pedirle a la gente que no use sus cámaras con flash. Al ver su pasividad, les pregunté por qué no hacían algo y me respondieron que era imposible evitarlo. Yo me planté ante el cuadro y (de una forma absolutamente insólita en mí) arengué a los que allí estaban disparando sus flashes, haciéndoles reflexionar sobre la inmortalidad de la obra y nuestra obligación moral de conservarla. La gente entonces empezó a aplaudir y a darme la razón. En cuanto me di la vuelta, un japonés la disparó otra vez y entonces me di cuenta por qué los vigilantes no hacen nada para evitarlo.

    Perdona el rollo, Felix, pero haces unos posts que ¡me tocan la fibra!

    Un beso agradecido.

  26. Javier…

    jajaja, ayyyy, como se nota que mañana te vas de vacaciones. La foto es divertidísima, no tiene precio.

    Gracias y felices vacaciones.
    Un abrazo

    (Creo que añadiré la foto al post) XDDD

  27. eMi…

    En primer lugar decirte que para nada tus comentarios son un rollo, sino todo lo contrario, tus palabras son un estímulo para mi.
    La Balsa de la Medusa sin duda merece un post. Pasaré por tu blog a leerte el post, amiga. Es verdad, no se el motivo, pero todos los que vamos nos imaginamos el lienzo más grande.
    Tu “arenga” fue más que adeducuada, razonable y que denota en tí un gran amor al arte. No hay que olvidar que cada flash va dañando la pintura progresivamente, pero estos japoneses ya sabes como son, si no fotografían, no son felices.

    Un beso agradecido para ti.

  28. Félix, qué bien lo has contado. Como una novela de intriga. Eso es lo que hacen los buenos periodistas y reporteros. Creo que te has convertido en un reportero de la Historia, con pluma de oro.

    Me ha encantado la historia. Y tengo una duda¿no hubo otro robo de la Gioconda en los años 70 o así?. O al menos un intento…

    Un besazo y gracias por este relato.

  29. meg…

    ¡eh¡ que aquí la única reportera y periodista titulada eres tú ;). Desconozco lo del robo de la década de los 70´s. No obstante, invito a quién lo sepa que nos lo cuente.
    Es posible que se le diera demasiada difusión a unas tiras cómicas hablando del supuesto robo que se publicaron en Inglaterra. Pero ya te digo, no tengo certeza de ello.

    Un besazo y gracias a tí.

  30. Que narración más buena Felix.

    Interesante el viaje de Vincenzo con el cuadro,cuantas historias nos cuentas que desconocemos

    Es cierto que daría para una buena película de intriga.

    Un beso.

  31. Muy interesante esta entrada. No me quiero llegar a imaginar qué hubiera pasado si hubiera desaparecido durante muchos años más (o haber sufrido algún daño). ¡Un saludo!

  32. Has hecho una discripción extraordinaria del viaje y vida de este cuadro durante dos años.

    Y si su raptor fuese más inteligente quizas tardase más años en volver estar asediado por los controles de seguridad.

    Ahora solo queda que vuelvas a dialogar con ella de tu a tu en próximos viajes…

    Un abrazo y una feliz semana.

    Marí

  33. Felix, me encanta este post, es genial, hace años estuve en el luvre y me lleve una decepcion, la primera vez que fui no estaba, estaban arreglando el cuadro(igual lo habian vuelto a robar!!!)y la segunda si que estaba, pero era tan pequeño…yo creia que era mas grande, cuando estudie historia del arte, este cuadro nos dio mucho que hablar…pero lo tipico que se sabe, que si se divide el cuadro en dos, el fondo no tiene nada que ver una mitad con la otra, que la mona lisa es el amante de leonardo, en fin, que de cosas…un beso y gracias por traerme buenos recuerdos!!!un besito

  34. un excelente artículo Felix
    Felicitaciones

    ahh Da Vinci y su legado sin duda nos hace ruído y nos hará ruído por otros 500 años más

    genio y figura que pocas veces se dan en este genético pasar

    besitos de luz

  35. Marí…

    Gracias, amiga querida. Lo que ocurrió fué que Vincenzo pecó de ingenuo y se dejó engañar fácilmente.
    Seguro que la veré de nuevo, ya planificaré mi proxima visita, porque todo el museo en sí es una delicia.

    Un abrazo y feliz semana

  36. Irene…

    ¡argghhh¡ supongo que la primera vez que fuiste te daría una rabia tremenda. Creo que a todos nos ocurre igual con su tamaño (y eso que previamente ya conocemos sus dimensiones), pero creo que en nuestra imaginaria siempre lo vemos de mayor tamaño.
    Y como estudiante de Historia del Arte ya sabrás las de “intringulis” que tiene este lienzo. Da para escribir muchos libros…
    Gracias a ti Irene.

    Un besito

  37. elisa…

    Es cierto que el personaje y su legado seguirán dando “ruido” a las futuras generaciones por muchos siglos más. Es una figura de la Historia de la Humanidad, y su genética, claro está.

    besitos de luz

  38. mona lisa como decia nat king cole en su melodia es bella la mujer del cuadro quien retrato leonardo la joconde como dirian los italianos significado alegria bello significado para tan bella dama y si es un enigma uno mas de la historia besitos gaviota te espero en mis blogs

  39. Félix, la historia del robo es ¡increíble!, pero lo que me apasiona de la Giocconda es su eterna sonrisa y el secreto que Leonardo da Vinci escondió en ella, porque hay un gran secreto, esperando a ver la luz algún día.
    Espero que el mundo lo entienda y lo descubra.
    Un besazo, gigantón.

  40. Marian…

    Gracias a ti, y afortunada que la viste dos veces (amén del resto del museo, que es grandioso). Solo tiene comparación con la pinacoteca del Prado, la mejor del mundo en su género.

    Un beso

  41. Carolina…

    Seguro que sí. Leonardo no dejaba nada al azar y le gustaba mucho jugar con los símbolos ocultos. Los ojos, la sonrisa, la perpectiva posterior… todo en sí es un conglomerado de misterio y belleza.

    Un besazo, terremoto.

  42. Bea…

    La verdad es que es una historia que nos remonta al romanticismo de otras épocas porque, incluso siendo un ladrón, su afán no era de lucro sino el devolver el lienzo a su país…
    Gracias de nuevo.

    Un abrazo

  43. jajaja increible lo facil que se robo algo asi!! Una lastima que si alguna vez tengo la suerte de ver el cuadro tenga que ser a travez de muchas cosas y no cara a cara!
    Saludos

  44. Lo mejor de todo es la reacción del conserje cuando comprobó que el famoso cuadro robado no era uno de los del hotel. Será zoquete el tío.
    Parece una historia sacada de un film de Berlanga o de una peli de esas italianas de posguerra.
    Un saludo

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)