Inicio Ciencia Los eclipses en la antigüedad

Los eclipses en la antigüedad

Compartir

Los eclipses fueron considerados como presagios en el Mundo Antiguo

El lunes 21 de agosto, tendrá lugar uno de los acontecimientos que más han fascinado a la humanidad a lo largo de la historia, un eclipse solar. En Europa será parcial, pero las personas que viven en los Estados Unidos continentales podrán ver un eclipse solar total.

Los humanos hemos reaccionado a lo largo de la historia ante este fenómeno celestial mostrándonos perplejos, desconcertados e incluso aterrorizados. En la antigua (), los eclipses eran, de hecho, considerados como presagios, como signos de acontecimientos por llegar.

Eclipses solares y lunares

Para que ocurra un eclipse, tres cuerpos celestes deben encontrarse alineados dentro de sus órbitas elípticas. Esto se llama una sizigia, de la palabra griega “súzugos,” que significa emparejado o alineado.

Desde nuestro punto de vista en la Tierra, hay dos tipos de eclipses: solar y lunar. En un eclipse solar, la luna pasa entre el sol y la Tierra, lo que bloquea nuestra visión del sol. En un eclipse lunar, es la luna que cruza a través de la sombra de la Tierra. Un eclipse solar puede bloquear completamente nuestra vista del sol, pero es generalmente un acontecimiento breve y se puede observar solamente en ciertas áreas de la superficie de la tierra; lo que puede ser visto como un eclipse total en nuestra ciudad puede ser sólo un eclipse parcial a unos cientos de kilómetros de distancia.

Por el contrario, un eclipse lunar se puede ver a través de un hemisferio entero de la tierra: la mitad de la superficie del planeta que está en “el lado” de la noche en ese momento.

Eclipses como presagios

Hace más de dos mil años, los babilonios fueron capaces de calcular que había 38 eclipses o sizigias posibles en un período de 223 meses: es decir, aprox. 18 años. Este período de 223 meses es llamado Ciclo de Saros por los astrónomos modernos, y una secuencia de eclipses separados por un ciclo de Saros constituye una serie de Saros.

Aunque los científicos ahora saben que el número de eclipses lunares y solares no es exactamente el mismo en cada serie de Saros, uno no puede subestimar el logro de los eruditos de Babilonia en la comprensión de este fenómeno astronómico. Su comprensión de este ciclo les permitía predecir con cierta exactitud un eclipse.

El nivel de conocimiento astronómico alcanzado en la antigua Babilonia no puede separarse de su tradición astrológica que consideraba los eclipses como presagios: la astronomía y la astrología eran entonces dos caras de la misma moneda.

Rituales para anticipar el destino

Según los eruditos de Babilonia, los eclipses predecían la muerte del rey. Las condiciones para que un presagio fuera considerado como tal no eran simples. Por ejemplo, según un famoso tratado astronómico conocido como “Enüma Anu Enlil”, sobre (los dioses) Anu y Enlil”, si Júpiter era visible durante el eclipse, el rey estaba a salvo. Los eclipses lunares parecen haber sido de particular preocupación para el bienestar y la supervivencia del rey de turno.

A fin de evitar la muerte del monarca, se ideó el “ritual del rey sustituto” o “šar pūhi”. Hay más de 30 menciones de este ritual en varias tablillas asirias, que datan del segundo milenio a.C. Un rey de la ciudad de Isin (Išān moderno Bahrīyāt, cerca de 125 millas al sureste De Bagdad), Erra-imitti, fue reemplazado por un jardinero llamado Enlil-bani como parte del ritual sustituto del rey. Afortunadamente para este jardinero, el verdadero rey murió mientras se comía una sopa, por lo que el jardinero permaneció en el trono y se convirtió en legítimo rey.

La verdad es que estos dos reyes, Erra-imitti e Enlil-bani, existieron y reinaron sucesivamente en Isin durante el siglo XIX a.C. La historia, sin embargo, y según aparece en la última “Crónica de Primeros Reyes”, nos lleva a pensar que es una leyenda. La historia probablemente fue ideada para explicar un cambio dinástico, en el cual el trono real pasó de una familia o de un linaje a otro, en lugar de seguir la línea de sucesión padre-hijo habitual.

Buscando el significado de los cielos

Mesopotamia no era única en este sentido. En la crónica conocida como los , un eclipse habría desencadenado los acontecimientos políticos y militares que marcaron la transición de la dinastía Shang a la Zhou en la antigua . Los “Anales de bambú” se encontraron en una tumba de alrededor del año 280 d.C.

La complejidad de los acontecimientos humanos rara vez está restringida y determinada por un solo factor. Sin embargo, ya sea en la antigua Mesopotamia o en la antigua China, los eclipses proporcionaron justificaciones contemporáneas, o explicaciones posteriores, para un conjunto enredado de variables que decidieron un camino específico de la historia.

Incluso si mezclamos la astronomía y la astrología, o la historia con la leyenda, los seres humanos han estado preocupados por la anomalía encarnada por un eclipse durante los tiempos en que mirabámos al cielo sin saber porque diablos sucedía aquello.

Vía: LiveScience, TheConversation

2 COMENTARIOS

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)