Delicias medievales…. ¡¡ no me pases la Receta ¡¡

68
Si nuestros almuerzos se parecieran a los que servía Taillevent, cocinero de Carlos VI de Francia a finales del siglo XIV, nuestra salud no seria nada buena… Para empezar: Capones, Gallinas, Caza y Coles… Después, Asado, Pavos reales al apio, Paté, Liebre y mas capones… Seguían Pichones, Perdiz, Gelatinas y mas Paté… Y luego Pasteles, Crema frita, Almendras, Nueces y Peras… ¿y el postre? pues lo que surgiera…
La presencia anecdótica de dos verduras y una fruta no lograba compensar el exceso de grasa y proteínas animales de esta singular propuesta culinaria. Con semejante dieta, la osteoporosis, el estreñimiento, el cáncer de colon y los trastornos cardiovasculares debían estar a la orden del día en la Corte Francesa…
Teniendo a su alcance toda clase de manjares, ¿porque subsistían los nobles medievales a base de aves y caza? En realidad no siempre fue así. La dieta de los europeos, incluso de los menos afortunados, era bastante rica y variada entre los siglos VI y X, el periodo que se conoce como Alta Edad Media. Los recursos eran suficientes para abastecer a una población que había menguado desde la época romana: había carbohidratos, vitaminas y proteínas incluso en las mesas mas humildes…
No es que la Europa medieval fuera un nuevo edén, no faltaban años de carestía, pero era difícil llegar a una situación desesperada. Uno podía salvarse de sucumbir a una mala cosecha pescando en el río, cazando conejos o recogiendo bayas en el bosque. El hambre sobrevenía solo si fallaban todas estas fuentes de alimento (por ejemplo, por culpa de una helada)…
Por supuesto, la mesa de un conde no era igual a la de un siervo. Pero la diferencia, mas que la calidad, era de cantidad. La jet set de la Alta Edad Media no entendía de sutilezas. Para ellos, el prestigio social dependía de cuantos alimentos pudiera uno permitirse, sin que importara demasiado su naturaleza o su preparación…
Algunas técnicas de cocina medievales, como el sofrito o el escabeche, han perdurado hasta hoy. Pero difícilmente veremos estas propuestas en la carta de un restaurante:
  • MULTI-RRELLENO.- El sayyid (descendiente de Mahoma) Abul Ula, hermano de Yusuf I de Ceuta, se hacia cocinar un elaborado asado de rellenos sucesivos. Se cocinaba un pichón dentro de una gallina, que se colocaba dentro de una oca, que una vez asada, servía para rellenar un carnero. Este, con la amalgama de aves en su interior, iba a parar al horno, dentro de una ternera…
  • ASADO DE GATO.- El llibre de coch, un recetario en catalán atribuido a Rupert de Nola, cocinero de Fernando I de Aragon, contiene instrucciones para guisar un minino. Como es habitual en los libros de la época, el primer paso de la receta es la matanza del animal. En este caso, se aconseja degollarlo, enterrarlo durante un día, desenterrarlo, desechar la cabeza (pues los sesos podrían enloquecer a quien los degustara), golpear el cuerpo con ramas verdes y asarlo con abundante ajo y aceite. Siguiendo los pasos correctamente, el autor garantiza “una vianda singular”…
  • FORMULAS PARA ENGORDAR.- Un recetario anónimo de Al-Andalus propone platos para engordar “a las mujeres y hombres delgados”. Algunos parecen deliciosos, como la asida, un dulce elaborado a base de miel, grasa, huevo y almendra, pero la promesa de ganar unos kilos no ayudaría a venderlos hoy en un supermercado. Obviamente el sobrepeso no era un problema para las sociedades medievales, y si lo era, en cambio, la desnutrición…
Un festín medieval podía alargarse hasta la medianoche o incluso varios días, durante los cuales se servía una ristra interminable de platos, o mejor dicho, bandejas. Las excusas mas frecuentes para comer y beber no eran muy distintas de las nuestras: nacimientos, bodas, fiestas como Navidad, Pascua o Pentecostés… A diferencia de hoy en día, también un funeral, la coronación de un rey o la consagración de una iglesia daban pie a verdaderos festines. El cumpleaños, en cambio, no se celebraba…
Si quieres saber mas…
ENSAYOS:
Huici, Ambrosio. La cocina hispano-magrebi durante la época almohade. Gijon, Trea 2005.
Llanodosa, Josep. La cocina medieval. Barcelona, Laila-1984.

Comentarios68 comentarios

  1. Madre mía! Hace unos años asistí a una comida medieval en Burgo de Osma con toda la parafernalia decorativa y actores poniendo ambiente ¡y me pareció una barbaridad! Así es que después de leerte, me parece poco lo de aquel día.
    Un beso enorme

  2. Hola Felix!! Con razón las mujeres parecían todas regordetas, ni hablar de los hombres, no se privaban de nada. Eso sí, no debían ser muy longevos. Muy bueno amigo, como siempre. Es raro lo de poner un animal adentro del otro, no?
    Besosssssssss

  3. Interesante como todos tus entradas. Sinceramente, no me hubiera acostumbrado a comer en esa forma. Por algo dicen que a las personas más evolucionadas no le salen ya las muelas cordales. Y que en un futuro la cabeza será más grande y la mandíbula disminuirá. Y es lógico, no se puede comparar ese tipo de comida con la uno se acostumbra a estas alturas, cuando se recurre a nuticionistas que nos dan una dieta equilibrada.

    Saludos cordiales mi querido amigo.

  4. Estoy pensando si Rubens
    no se inspiraría
    en esos festines pantagruélicos
    para pintar sus cuadros.

    No cojamos ese ejemplo
    en el comer.

    “De copiosas cenas están
    las sepulturas llenas”

    Un gran abrazo Félix

  5. Buen día Felix, Uru leyó esta mañana a todos los amigos, pero está cansada y me toca de hacer de secretaria, jejeje. Le gustó tu esctito(a mi también) y te manda decir, que ella es ovivegetariana, ya no puede tomar leche, pero toma un sucedaneo sin lactosa y que aún así los aliens se apoderaron de ella,(pero sabés por dónde se los pasa, jejeje, los manda a jorobar), por lo tanto no le extrana que en aquella epoca francesa estuvieran todos hechos pelota. Te manda todo su agradecimiento y un besote muy grande. Me uno en los saludos. Gisela.

  6. laMar…

    He oido hablar de esas representaciones, y por aquella zona son muy prolificas, dada su importancia en el medievo. El caso es que se ponian como el “kiko”,jaja

    Un beso enorme

  7. Hola Gabriela…

    Si,si,si, estaban de “buen ver” tanto las mozas como los mozos. ¡Grasas al poder¡ y como dices, no llegaban a viejos la mayoria, cosa normal por otra parte. Ese multi-relleno de carne me parece algo un poco asquerosete… 😀

    Besossss

  8. Bea…

    Pero no solo del medievo hasta la fecha. Si observamos la edad contemporanea, podemos ver que en el transcurso de decadas cambian los estereotipos y las modas de manera vertiginosa. Yo tambien me quedo con algo mas light 😉

    Un abrazo

  9. Aida…

    Estamos en otro contexto historico, y como tal, no nos imaginamos dandonos esos “atracones” de comida. Pero, de haber vivido en aquella epoca, otro gallo nos cantaria…
    Has hecho un apunte antropologico muy interesante querida amiga.

    Un cordial abrazo

  10. Marisa…

    En la epoca de Rubens el perfil de belleza femenina iba directamente proporcional al numero de kilos de ellas.
    Me ha encantado tu epilogo, cuanta verdad encierran esas palabras:
    “De copiosas cenas están
    las sepulturas llenas…”

    Un fuerte abrazo, Marisa

  11. Gisela…

    ¿Te toco de secretaria de la buena de Uru? Pues eso es un lujazo. Fijate que a pesar de cuidarnos siempre surgen complicaciones de este tipo como la que afectan a nuestra queridisima Uru, cuanto mas si no nos cuidamos.
    Enviale de mi parte el mayor y mas cariñoso abrazo del mundo, mucha fuerza, amor y animos para que pronto, muy pronto, se pueda recuperar. La luna esta con ella, y no la abandonara…

    Gracias miles, Gisela

  12. Vamos, que se podía decir que esos no tenían hambre, sino ganas de comer.
    Hace un tiempo, leí, no recuerdo dónde, la transcripción de un pequeño cuento medieval, en el que un médico visitaba una pequeña aldea.
    Aprovechando la estancia del doctor, una aldeana le pidió que examinara a los miembros de su familia, por si les observaba algún mal. El médico, simplemente le hizo a la mujer una pregunta: “¿Cómo se laimentan ustedes?”, a lo que la mujer le respondió: “Comemos de todo lo que da el bosque la huerta y el río, tres veces al día y siempre dejamos de comer un poco antes de sentirnos hartos”.
    A lo que el médico respondió: “Entonces no es necesaria mi presencia en su casa, pues seguro que están sanos”.

    Si es que los excesos no son buenos.

    Un abrazo, Félix.
    El médico le respondió

  13. Perikiyo…

    Ese cuento es muy bueno, y habla por si solo de que la inmensa mayoria de la gente no pasaba hambre, excepto cuando los efectos climatoligicos eran demasiado adversos para las cosechas y el ganado. Y eso de dejar de comer antes de estar “hartos” es una estupenda costumbre, a mi me costaria trabajo llevarla a cabo,jeje. Muy buen apunte, como siempre, querido amigo.

    Un fuerte abrazo, y ¡animo¡ que queda menos verano…

  14. Y después de todo, seguramente, el colesterol que ahora nos trae por la calle de la amargura, brillaba por su ausencia. Van a tener razón quienes escriben libro de ayuda, al hacer hincapié en la aparición de enfermedades y de sucesos cuando se invocan.
    Muy interesante tu entrada, como de costumbre.
    Un saludo

  15. Froilan…

    Despues de todo, aqui hay un hecho muy singular. El campesinado solia comer mejor que las clases nobles, porque llevaba una dieta mucho mas equilibrada. A los nobles si le sobrevenian enfermedades cardiovasculares y demas. Interesante argumento.

    Un abrazo

  16. Madre mía, que “jartá de comé”… Si estaban varios días comiendo, no paraban para dormir??. No quisiera verme en esas cocinas en verano.
    Yo tampoco quiero esas recetas, y menos después del desayuno.
    Un beso

  17. Pero, ¿tú crees que comían todo eso? Más bien, pienso yo, que degustaría aguna pequeña porción de ese manjares, porque si no morían de indigestión. Más bien parece una forma de demostrar el podería y riqueza de una familia en un ambiente social, de cara a la galería. Y si no mira a Sancho y don Quijote en las bodas de Camacho, jejeje

    Ahora queremos estar delgados y entonces gordos para demostrar riqueza mientras el resto se moría de hambre. A la humanidad no hay quien la entienda.

    Saludos

  18. Laura…

    jajaja, pues si, se ponian como el algarrobo, creo que comian hasta durmiento. Y esas cocinas en verano debian ser de lo mas agradable,jaja. Si te comes esos platos en un dia, puedes subsistir durante un año solo con agua…

    Un beso

  19. Carmen…

    Pues no, no lo creo, y has dado con la tecla, no me extraña nada que seas Historiadora. Para la clase alta era un simbolo de poder antes sus invitados. Es cierto que comian mucho, pero un poquito de aqui, otro de alla. Se podia considerar una degustacion de platos pero un pelin exagerada.
    Esta humanidad loca…. ayyy

    Un abrazo

  20. Qué exageración por dios!
    Sabes, a veces cuando veía alguna peli medieval con esas mesas repletas de suculentos manjares siempre pensaba ….¿se lo comerán todo? y si no , vaya despilfarro!.
    Claro que era en una peli pero, vasado en la historia.
    Esta entrada , también me hizo recordar que, en navidad me pasa un poco lo mismo, preparamos muchas cosas para la cena(demasiadas) que luego sobran y al guardarlas no caben en la nevera, y pienso, que no estamos muy lejos de lo de entonces.

    Un abrazo Felix

  21. Arena…

    Yo creo que a casi todos nos ocurre lo mismo en las fechas navideñas. No hay quien tenga narices de comerse tantas viandas que ponemos en la mesa.
    Tampoco se comian todo en aquella epoca, pero eso si, comian mucha mas carne que nosotros, una barbaridad, debian tener las arterias obstruidas…

    Un abrazo Arena 😉

  22. Es la primera vez que entro en tu blog y me parece interesante.
    La verdad es que comían demasiada carne con lo que conlleva eso. Y mucho despilfarro porque no imagino guardando la comida para otro día, jajaja.
    Es cierto los cambios de costumbres, pero es que continuamente lo estamos viendo…incluso en el arte culinario.

    Besos

  23. Princesa.triste…

    Gracias, me alegro que te guste, amiga. Buff, tanta carne no puede ser bueno ¿verdad? y yo tampoco me los imagino guardando la carne, jajaja, supongo que los sirvientes darian buena cuenta de ella. Tienes razon, cambiamos de habitos cada lustro, cada decada, y no iba a ser menos en la gastronomia…

    Besos

  24. pués en esa época el que llegaba a 50 años era sin duda un sobreviviente

    nadie pensaba en enfermedades coronarias ni colesterol
    así que sin duda iban con todo a la guerra y a la comida jajajaja

    besitos de luz
    ten una excelente semana Felix

  25. Me ha entrado hambre al leer este artículo…

    Por cierto que también me ha recordado una película: La gran comilona (La grande Bouffe) de Marco Ferreri, con Mastroiani y Michel Piccoli. El la peli se reúnen varios para suicidarse comiendo sin parar…

  26. Hola Félix, sólo me faltaba comerme un pavo y medio cerdo para reventar con los 45º que padecemos en Córdoba.
    Estos de la Edad Media se perdieron lo que es un buen salmorejo y un gazpacho fresquito ¡pobres!

    Saludos, paisano.

  27. Gato..comían gato…Dios…! Con lo que quiero a la mía…pero debo pensar que eran otros tiempos, que también comían palomas…¡ Qué suerte vivír en pleno S XXI¡

  28. Ufff… Felix, menudas comilonas.

    Eso sí, la técnica del multi-relleno es muy vistosa, debía ser algo así como la deconstrucción de la Edad Media. Está visto que en gastronomía siempre ha existido la necesidad de innovar, ya sea por necesidad, por prestigio o por arte.

    Besos.

  29. Elena…

    ¡Que me vas a contar de Cordoba que yo no sepa¡ Nos comemos eso y nos damos un paseo por la Ribera a las cuatro de la tarde y nos dan ganas de tirarnos al Guadalquivir,jaja.
    Salmorejo, gazpacho fresquito hasta jartarse 😀

    Un beso paisana, y un soplo de aire fresco para la Cordoba de mis amores…

  30. Angie…

    No tenian mucha consideracion por los mininos, no. En muchas culturas orientales se sigue haciendo, asi como con los perros. Bajo mi punto de vista me parece una barbarie. Alguien se preguntara ¿y porque los gatos y los perros no, y los ciervos si? Pues a mi entender, los gatos y los perros los domesticamos hace milenios y nunca han dejado de acompañarnos, de ser nuestros amigos, por ese motivo…

    Un abrazo

  31. Olvido…

    ¿La deconstruccion? jaja, esa estuvo buena. Pero antes no eran tan minimalistas como “la cocina de autor” de hoy en dia. Ese multi-relleno lo dejo yo para que se lo coma otro 😉

    Besos

  32. Ay por dios, monsieur, encontrarme con un asado de gato según termino de cenar, no ha resultado de lo mas digestivo, jijiji. Creo que voy a hacer un te!

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

  33. caray yo me hubiera muerto de hambre como cocinera, la verdad yo hago la comida con base en abrir la mayor cantidad de latas que tenga a la mano, cuando uno trabaja no se puede dar el lujo de meterse a la cocina durante horas…

  34. Madre de Dios, y yo sintiéndome culpable por desayunar frixuelos…

    Lo del multirrelleno me mató, si el origen es confuso capaz que fue la verdadra causa de la extinción de los dinosaurios, es posible que fueran el eslabón siguiente a la ternera 😉

    Un besazo, Félix, que te leo siempre que puedo desde el exilio.

  35. almalaire…

    jajaja, no te sientas culpable, disfrutalos…
    Con lo de los Dinosaurios me “mataste”, menudo ingenio tienes, no lo habia ni pensado, jaja 😉

    Un besazo para ti, y espero que la tecnologia no te de muchos problemas. Gracias.

  36. Xelaxel…

    Suele pasar querida amiga. Es muy dificil compaginar en muchas ocasiones el trabajo con la elaboracion de recetas mas o menos elaboradas, y de vez en cuando hay que recurrir a lo mas rapido que haya a mano. Pero te aseguro que en las cocinas del medievo no hubieras pasado hambre ;).

    Un beso

  37. Hola Felix, mira que me gusta la cocina pero la verdad es que estos platos no molan nada y menos a estas horas de la mañana:)
    Que estómago tendrían estos señores…
    Ahora se lleva la cocina de fusión y minimalista!!!
    Por cierto hemos paseado por tres ciudades del medioevo Lübeck, Würzburg y Hameln. Pero no nos han servido estos pantagruélicos platos, solo salchichas, patatas y col agria. estos platos solo en cuadros en los mueseos.
    Grnial tu entrada, con tanto lujo de detalles, mjor imposible. Creo que hoy ya no voy a comer
    Besos y una feliz semana

  38. Hola Katy…

    Cada vez que te asomas a esta ventana me da una gran alegria. Pronto cumplira este blog un añito y puedo dejar de acordarme de que siempre me acompañaste en esta grata travesia. Gracias.
    A mi tampoco me molan estos platos, nothing. Y supongo que de esas tres ciudades cuyos origenes estan en el medievo, habras hecho un bonito reportaje para deleite y envidia de los que te leemos ;).
    La col agria no me termina de ir, jaja. ¿no vas a comer? no sera pa tanto, mujer.

    Besos y una feliz semana, amiga

  39. Pues a mí me está entrando un hambre… ¿Seré un poco pervertida culinaria?

    Estaría gracioso ver las analíticas que les saldrían a esas gentes. La gota estaba a la orden del día, supongo…

  40. MONIDALA…

    jajaja, ¿te esta entrando hambre? seguro que no desayunaste bien. De imaginarme las analiticas de aquellas gentes, creo que saltarian los niveles de acido urico y cia xD

    Un abrazo

  41. La apariencia de las personas “rollizas” se relacionaba con su poder o riqueza y buena salud.
    De hecho, todavía en zonas menos sofisticadas, como el mundo rural, y entre las personas de cierta edad, se prefieren las mujeres con curvas y se les llama “flamencas”.
    Esas grandes comilonas eran un desperdicio de comida, todavía tengo grabada la imagen que caracteriza un banquete medieval cuando de un faisán se arranca una pata se le da un bocado y se tira.

    Muy bueno Félix.

  42. Hola amigo Felix , ya estoy aquí de vuelta y paso a saludarte. Y lo que me faltaba, más comida jajaja. Menudas orgías. Solo se vivia para engullir.
    He ganado tres kilitos eso sin grandes bacanales ni festines. Ahora tocan ensaladitas y crudites 🙁
    Espero que estés pasando lo mejor posible este verano tan caluroso.
    Feliz semana y la próxima entrada sobre la alimentación de los monjes ascetas o eremitas 🙂
    Un abrazo

  43. Javier…

    Ciertamente ese status iba relacionado con las personas orondas. Dificil era ver a un campesino asi. En el pueblo de mi abuelo se lleva mucho las mujeres “entradas en carnes”, una mentalidad que no ha cambiado.
    Era muy propio de la epoca desperdiciar comida. No es que se lo comieran todo (aunque comian demasiado, demasiado…) sino que aquellas mesas estaban dispuestas de modo a lo que llamariamos hoy un menu degustacion. Supongo que los sirvientes darian buena cuenta de las sobras…

    Un abrazo

  44. Felix, siempre fascinantes tus entradas. Ahondando un poco más, entre las recetas que han perdurado están los chicharrones o la pepitoria. Y otro gran librito sobre el tema es “La comida de los excesos”. donde incluso vienen recetas para cocinar ¡pezuñas de elefante!
    Un abrazo

  45. A.L. …

    Que alegria cuando me dijeron, vamos a la casa del Señor (lease cantando) jaja. Que bueno que estes de vuelta, amigo. Esos “tres kilitos” de mas te los quitas levantandote a las seis de la mañana y corriendo una hora todos los dias. Ya me contaras ;). Ya espero ansioso la proxima entrada…

    Un abrazo

  46. Xibeliuss…

    Fascinantes las personas como tu que se “atreven” a pasar por aqui,jajaja.
    ¿Pezuñas de elefante? ¡Madre del amor hermoso¡ ¿Y no estara duro eso? Habra que darle al menos 5 horas en la olla express, supongo…
    Tomo nota del libro. Gracias.

    Un abrazo

  47. …traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro…

    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ

    TE SIGO TU BLOG

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía…

    AFECTUOSAMENTE
    HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA

    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

    José
    Ramón…

  48. Jose Ramon…

    Por supuesto que son de mi agrado el post poetizado de cachorro, fantasma de la opera, blade runner y chocolate. Tienes dos blogs muy interesantes. Gracias por seguirme y por tus palabras, amigo.

    Un abrazo

  49. QUÉEEE!!!. GATO ASADO??!!!, O SEA QUE LOS ESPAÑOLES Y QUIEN SABA TODA EUROPA COMÍAN GATOS, Y ASI CRITICAN QUE EN OTRAS CULTURAS COMEN GATOS, Y ELLOS COMIAN GATO, AHORA ENTIENDO EL DICHO, DARLE GATO POR LIEBRE 😛

  50. I had been arguing with my close friend on this issue for quite a while, base on your ideas prove that I am right, let me show him your webpage then I am sure it must make him buy me a drink, lol, thanks.

    – Kris

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)