Crisis de refugiados, entonces y ahora

7

¿Qué similitudes hay entre la crisis actual de refugiados y los éxodos provocados por las secuelas de la Segunda Guerra Mundial?

Refugiados en 1945
Refugiados en 1945

Estamos en medio de una crisis de refugiados. Las imágenes de personas desesperadas, muchas de ellas en condiciones precarias, llena nuestros periódicos y nuestras pantallas. La magnitud de este drama humano es inmenso, tanto en el número de personas implicadas así como la idea de que tal cosa aún puede ocurrir en el siglo XXI.

El carácter histórico-mundial de este tipo de sucesos se ha observado con frecuencia; la crisis migratoria mediterránea está ligada con el éxodo bíblico, tal es el poder emotivo de esta historia. Otro punto de referencia común es el movimiento masivo de personas tras la Segunda Guerra Mundial, cuando poblaciones enteras se trasladaron a través del destrozado continente europeo.

dia-mundial-del-refugiadoUno de los factores principales de la migración de posguerra fue el desplazamiento de las fronteras nacionales. Los países que habían sido absorbidos por el Reich nazi fueron restaurados y de repente sus ubicaciones exactas fueron motivo de controversia y discusión. Millones de alemanes, algunos de los cuales se habían desplazado hacia el este, como los de la Wehrmacht a la Unión Soviética, se encontraron huyendo -a menudo a pie- con el avance del Ejército Rojo pisándoles los talones.

antony-beevor-berlin-la-caida-1945Temían la ira de los soldados soviéticos y no sin razón: enojados por los crímenes de los invasores alemanes, muchos del Ejército Rojo se vengaron a su manera. Anthony Beevor en su libro de 2002 Berlín: La caída 1945 describió gráficamente las violaciones cometidas por las tropas soviéticas en la capital de Alemania. Aunque el subtítulo de “dos millones de mujeres alemanas han sido violadas” se encontró con algunas críticas, no se puede negar el hecho de estos crímenes, ni su impacto visceral. Beevor relata la historia de una mujer que fue violada por 23 soldados ‘uno tras otro’.

Tales sucesos representan un fuerte paralelismo entre el movimiento de masas de posguerra y la crisis de refugiados contemporánea. Aunque ha habido pocos cambios en las fronteras de los Estados-Naciónes, a pesar de las reclamaciones del Estado Islámico (ISIS) en sentido contrario, la rápida fluctuación del control de los territorios en Irak, Siria y Libia ha obligado a la gente a huir en masa. Del mismo modo, el terror causado por la naturaleza sectaria de la guerra civil siria ha alimentado la crisis.

Tanto ISIS como el régimen de Assad en particular, son acusados ​​por las Naciones Unidas de la utilización de la violación como arma de guerra, con un tratamiento atroz hacia las mujeres. El miedo al “ejército del terror” y las milicias shabbiha representa un factor importante en muchos sirios e iraquíes (y otros) que deciden huir.

Aunque la comparación entre la crisis de refugiados mediterránea y la migración en masa después de la Segunda Guerra Mundial en principio puede parecer superficial, es una analogía que se pone de manifiesto en cada rincón. Tanto en sus causas inmediatas -el contexto de un largo y brutal conflicto cada vez más irracional-, como en el efecto que provoca, la huida en estampida del horror. En poco hemos cambiado…

Imágenes: Wikimedia Commons, Flickr Fuentes: History Today

Comentarios7 comentarios

  1. Parece que la humanidad está condenada a repetir siempre la misma historia, los mismos errores, las mismas miserias, el mismo dolor. Y mientras unos sufren, el resto prefiere mirar hacia otro lado. Eso siempre y cuando se conformen con la pura pasividad, con la inacción, con la indolencia, y no pasan directamente a la beligerancia, al exterminio o a la justificación de la brutalidad. Dicen que no saber ponerte en el lugar de los demás es un claro síntoma de los psicópatas, quienes son incapaces de sufrir con el dolor ajeno.
    Un abrazo, Félix-

    • Eso de mirar hacia otro lado ya es moneda común y parece que siempre lo fue, no olvidemos como Occidente hacia caso omiso de las barbaries que se cometían en la Rusia de Stalin. Suscribo tus letras, Cayetano.
      Un abrazo

  2. Que poco aprende el ser humado de los desastres que ellos mismos provocan. La historia se repite quizás con algunos pequeños matices, pero se repite.
    Gracias por hacernos reflexionar.
    Saludos

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)