Inicio En HDNH Capilla de los Huesos de Évora – Iglesia Real de San Francisco

Capilla de los Huesos de Évora – Iglesia Real de San Francisco

Compartir

La Iglesia Real de São Francisco (Iglesia Real de ) en Évora es conocida por su capilla no apta para débiles del corazón. En la  (Capilla de los Huesos), las paredes y los pilares centrales están cubiertos con cráneos humanos y otras partes de esqueletos unidos por cemento.

de Capela Dos Ossos (capilla de huesos)

La Iglesia de San Francisco fue construida en estilo gótico con influencias manuelinas entre 1460 y 1510. Su Capela dos Ossos fue creada por unos pocos monjes en el siglo XVI como una solución práctica a un problema: hasta 42 cementerios monásticos estaban ocupando un espacio valioso en Évora, por lo que movieron todos los huesos a una sola capilla consagrada. Con el fin de recordar a todos la inevitabilidad de la , los monjes decidieron exhibir los huesos en lugar de guardarlos.

Que ver en Capela Dos Ossos

La iglesia principal de San Francisco está decorada de forma opulenta con altares dorados y paredes de azulejos azules. La Capilla de los Huesos se encuentra al lado, al pasar un gran arco con un verso tallado que recuerda a los visitantes su propia mortalidad: Nós ossos que aquí estamos, pelos vossos esperamos : “¡Nosotros los huesos que aquí estamos, por los vuestros esperamos!”

En el interior, los huesos y cráneos humanos cubren por completo las paredes y los pilares de la capilla: el número de esqueletos se ha estimado en 5.000. Según la leyenda, los huesos provienen de soldados de una gran batalla o víctimas de la peste, pero en realidad son personas de todos los estratos sociales que fueron enterradas en los cementerios medievales de Évora.

Curiosamente, los huesos de los monjes que montaron la capilla no se exhiben, sino que se guardan en un pequeño ataúd blanco en la capilla. Además de todos los huesos, hay dos esqueletos enteros colgando en una pared. Sus identidades son desconocidas, pero hay muchas leyendas: una historia popular dice que son un hombre adúltero y su hijo pequeño, maldecido por su esposa celosa.

En un extremo de la capilla, un altar con un crucifijo recuerda a los visitantes la forma de vencer a la muerte. El techo abovedado sigue haciendo alusión a la muerte, con algunas frases en latín como: “me voy, pero no muero”, “muero en la luz” y “el día en que muera será mejor que el día en que nací”.

Referencias: Destinos Sagrados, Frommer´s Portugal-decimonovena edición, Críticas de The Chapel of Bones-TripAdvisor, wikipedia en portugués

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)