El comienzo del calendario gregoriano

Compartir

El 15 de octubre de 1582 el tiempo cambió. La gente de varios países europeos se acostó y despertaron diez días más tarde

La razón fue que algunos de los principales países católicos del continente, entre los que estaban Italia, Portugal, Polonia y España, pasaron del calendario juliano al gregoriano.

El calendario juliano había sido el calendario oficial de Europa desde su implantación por Julio César en el 45 aC. Aquella forma de medir el tiempo era bastante precisa. Constaba de once meses con treinta o treinta y un días y febrero, que se componía de veintiocho días, o veintinueve en años bisiestos. Este calendario sólo difería del real por once minutos y medio al año. La inexactitud minúscula podría parecer irrelevante, pero a principios del Europa ya tenía un “retraso” de diez días.

Esta brecha creciente entre el calendario solar y el Juliano tuvo que ser resuelta por razones prácticas. Las cosechas y las fiestas religiosas asociadas a ellas se realizaban sobre una base estacional. De hecho, Europa, todavía una sociedad principalmente agrícola en este punto de la historia, basaba su existencia alrededor del paso de las estaciones. Si la separación del calendario hubiera continuado, las fechas para las cosechas y los festivales habrían tenido que ser revisadas.

En 1582 el ordenó avanzar el calendario diez días, para corregir la discrepancia con el calendario solar. Además, se pusieron en marcha nuevos sistemas para reducir las imprecisiones del calendario. Los principales cambios fueron las reglas para determinar los años bisiestos. Además de un año bisiesto por cada cuatro, los años que también eran divisibles por cien no serían ya años bisiestos, a menos que también pudieran dividirse por cuatrocientos. Esto significó que años como 1700 y 1800 no eran años bisiestos, pero 1600 y el año 2000 si lo eran.

El calendario gregoriano podía parecer un poco confuso, pero la fórmula era innegablemente eficaz. Un año en el calendario gregoriano sólo difiere de un año solar en veintiséis segundos. Esto significa que hacen falta 3.323 años para que haya una diferencia de un día entre los calendarios. Aunque el calendario fue impuesto por Gregorio XIII, él fue simplemente el hombre con poder para aplicarlo. Su creador fue , un médico italiano, astrónomo y filósofo que murió en 1576, seis años antes de que su calendario fuera implementado.

Dada la división religiosa que existía en Europa en ese momento, el proyecto papal fue ignorado en muchos países protestantes, a pesar de la eficacia del nuevo sistema. Alemania y los Países Bajos cambiaron al nuevo sistema en 1698. El nuevo calendario sólo llegó a Gran Bretaña en 1752, después de la aprobación de la Ley del calendario británico. En este punto el calendario oficial británico difería de la mayor parte del continente europeo occidental en once días. El miércoles 2 de septiembre los ciudadanos británicos se fueron a dormir y se despertaron el jueves 14.

Otros países hicieron el cambio aún más tarde. Rusia no desestimó el calendario juliano hasta después de la revolución comunista en 1918. El último país europeo en cambiar fue Turquía en 1927. También fue adoptado por el gobierno nacionalista en China en 1929. En algunos países ortodoxos, sin embargo, el calendario juliano sigue todavía en uso.

1 COMENTARIO

  1. Increiblemente lo usamos permanentemente y ni lo pensamos. Me acabo de dar cuenta que yo uso las normas ISO 8061: mi semana comienza el lunes…

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)