Inicio Edad Contemporánea Breve Historia del espionaje…

Breve Historia del espionaje…

Compartir

Perseverancia, audacia y valor… Sin duda alguna, los han sido desde hace muchos años un objeto de inspiración para Hollywood; pero la personalidad y contextos que han elegido los cineastas –salvo los directores de cintas basadas en hechos reales- para mostrar el mundo del espionaje, distan considerablemente de la realidad en los servicios de inteligencia que existen en el mundo…
Así, protagonistas del séptimo arte han sido agencias como el MI-6 inglés, la CIA norteamericana o la KGB de la ex Unión Soviética; no obstante, James Bond, Ethan Hunt (Misión Imposible) o Sydney Bristow (Alias) no son imágenes reales de aquellos espías que, durante años, han arriesgado sus propias vidas para proteger a sus respectivas naciones. La historia del espionaje es tan antigua que se remonta a los tiempos bíblicos, de manera que se tienen registros de que Moisés envió hacia Canaan un grupo de hombres en misión de reconocimiento.
Por su parte, Escipión el Africano estableció una red de espías en el ejército de Aníbal para conseguir la victoria. También los griegos, egipcios, romanos y chinos utilizaron este sistema para obtener información. Posteriormente, durante la Edad Media y Moderna personajes como Oliverio Cromwell, Isabel I de Inglaterra, los Reyes Católicos de España y Federico el Grande de Prusia emplearon la labor de inteligencia –espionaje- para poder planear ataques o estructurar defensas contra los países enemigos, en una etapa histórica plagada de conflictos bélicos.

Pero no sólo reyes y emperadores han ordenado estas complicadas misiones; en ocasiones, familias poderosas han distribuido sus elementos de forma estratégica con fines económicos, tal es el caso de los –banqueros judíos de Fráncfort- quienes durante el siglo XIX se establecieron en Londres, París, Viena, Nápoles y su propio lugar de origen, para obtener referencias político-económicas que les representaran jugosos éxitos financieros.
Misterioso y peligroso como es el mundo del espionaje, no ha sido un terreno prohibido para las damas; de hecho, singulares mujeres han realizado acciones extraordinarias. De este modo por ejemplo, tenemos a quien, durante el periodo decimonónico ayudó como informante –a la edad de 20 años- a , para lograr la unificación de Italia; sin embargo a sus 26 sufría ya el rechazo de la sociedad, una vez que su participación en la empresa de Mazzini y Garibaldi fue conocida, muriendo sola en 1899.
Otra destacada y despiadada fémina en el ámbito fue Elsbeth Schragmüller, una eminente doctora en filosofía quien, gracias a su inteligencia, habilidad estratégica y astucia fue puesta a cargo -gozando de un gran presupuesto- de una organización de espionaje en la Alemania de principios del siglo XX, durante la . Además, a ella se le deben los principios de vigilancia que fueron utilizados a partir de 1918 por todos los servicios de inteligencia a nivel mundial. Estas bases son simples y cruciales para el agente de campo quien –de acuerdo con Elsbeth- debe haber sido adiestrado en criptografía, tintas invisibles, comunicación por radio, telegrafía e idiomas, entre otras disciplinas; estos conceptos están contenidos en un manual para espías escritos por esta temible mujer. De esta manera, durante el siglo XX los enfrentamientos internacionales fueron campo fértil para el perfeccionamiento de las técnicas de inteligencia y, durante la Segunda Guerra Mundial y la (1945-1991) principalmente, los agentes secretos fueron parte fundamental de las estrategias empleadas por los Aliados (Francia, Inglaterra, China, Rusia y E.U.A) y el Eje (Alemania, Italia y Japón). Y es así como durante la Guerra Fría la batalla entre la CIA y la KGB se hizo cada vez más cruenta; siendo para ellos uno de los retos más importantes, el flujo de agentes y desertores…
El temible Muro de Berlín, esa estructura monumental que aislaba del resto del mundo a la parte oriental de la ciudad alemana, con sus 155 km de largo y 3.60 m de altura, con 302 torreones de vigilancia, que fue construido en 1961 –y derribado el 9 de noviembre de 1989- fue testigo de incontables actividades de espionaje, 190 asesinatos y más de 8 mil intentos de escape
En la mayoría de las ocasiones los servicios de inteligencia prefieren utilizar personas comunes en sus acciones, como fue el caso de , una joven norteamericana quien, durante toda su vida fue destacada en sus estudios, llegando incluso a ser editora del Barnard Bulletin del Barnard College. Inteligente pero poco hábil en cuestiones sentimentales, trabajadora y capaz, siempre mostró cierta tendencia a favor de la U.R.S.S. (ya desde bien pequeñita tenía admiración por ese país…). Su eficiencia y aptitudes la llevaron a trabajar para el Departamento de Justicia estadounidense, y convertirse en la especialista número uno en asuntos comunistas. El FBI comenzó a sospechar de ella, por lo que intervino sus líneas telefónicas, lo que llevo a los federales a detenerla, acusándola de pasar información confidencial a los comunistas.

Así, los espías reales poco tienen que ver con la ficción de novelas y películas; de hecho un espía como James Bond sería capturado rápidamente, ya que infringe varios principios básicos como el hecho de que un agente no debe cargar armas, para evitar portar evidencias que lo incriminen; además debe pasar inadvertido –no destruir ciudades con la ayuda de un tanque para llevar a cabo con éxito su misión. De hecho, existe el caso de un agente norteamericano que, durante la Segunda Guerra Mundial, pasó año y medio como elevadorista hasta que logró coincidir con el líder de una organización nazi en Estados Unidos, pudiendo finalmente infiltrarse en el grupo con lo cual, y gracias a su paciencia, se evitó el asesinato de Roosevelt, la destrucción del Canal de Panamá y el sabotaje de varias fábricas.
Valientes, inteligentes, astutos y atrevidos, pero también cautelosos, metódicos e invisibles, así son los verdaderos agentes secretos que sacrifican su vida en un intento por defender a su país, haciendo todos ellos honor a la frase de Henry Austin que dice: “El genio, ese poder que deslumbra a los mortales, no es a menudo más que la perseverancia disfrazada”…

FUENTES: “La Guerra Secreta”. Aut. Sanche de Gramont. Ed. Bruguera S.A. España, 1963.
“Historia del Espionaje”. Aut. D. Pastor Petit. Ed. Aymá. España, 1967.
“La Actual Guerra Secreta”. Aut. Pierre Nord y Jacques Bergler. Ed. Plaza y Janés. España, 1872
“El Muro, 1989-2009”. Revista Proceso, edición especial No. 27. México, noviembre 2009.

12 COMENTARIOS

    • En cuanto a esta interesante y didáctica entrada, imagino que el espionaje existe desde que el hombre comenzó a trazar los límites de sus territorios y como consecuencia, a defenderlos. Y me remonto a tiempos prehistóricos.

      PD: Pues si la corrección es Atila, no puede relacionarse con Escipión (otra errata, “Escorpión”). Supongo que es cosa de los correctores 🙂

  1. Poco más puedo añadir que ¡me han encantado tu post porque este es un mundo muy complejo y apasionante. Yo los t¡llamaría traidores a todos, porque esto de espiar estaría bien en novelas. Vender al otro no es muy ético.
    Me has recordado al Superagente 86 y su famoso zapatófono.
    Las películas de James Bond me gustaban con Sean Connery.
    Bss

    • I agree with you, querida Katy. Conery for ever, tenia “algo” que no tenian sus colegas. Que decir del amigo “86” mezcla de sabueso y “pink panther”…
      Esto siempre fue un mundo complejisimo lleno de intrigas y traciones, de mentiras con mayusculas. Si les quitamos el halo de romanticismo, nos queda…
      Besos

  2. “ANIBAL” contra¡¡ no el rey de los hunos (esa era la errata) XD y buena observación en tú P.D.
    Hiciste un buen apunte: nada nuevo bajo el sol. Desde las primeras organizaciones tribales ya se venían infiltrando en las líneas “vecinas” a informadores, si señor…
    🙂

  3. Siempre me han gustado los libros y películas de espias, pero otra cosa es la realidad.
    Vamos que desde que el mundo es mundo, nos espiamos los unos a los otros por norma.
    Muy bueno Felix.
    Un beso.

  4. Que gusto leerte otra vez amigo Felix!

    Un mundo complicado el del espionaje, es cierto que los espías como James Bond no durarían ni 1 hora en el mundo real.

    Me extraño que no mencionaras a Margaretha Geertruida Zelle (Mata Hari) aunque no se sabe muy bien si fue una espía o no, la rodea ese manto de misterio aún hoy.

    Excelente post, como todos los que escribes e insisto que es un gusto leerte de nuevo.

    Un abrazo.

    Bife

    • Bife,
      Una gozada tenerte por aqui. No hago especial mencion de Mata Hari porque ya le dedique en su momento un post monografico (he de corregir el hecho de, al menos vincular a mis propias paginas). Fue espia con todas las de laley y ademas por partida doble, por eso acabo fusilada.
      Un abrazo y gracias

  5. ¡Hola, Félix! Es una alegría tu vuelta al mundillo, siempre con temas interesantes.
    No, James Bond hubiese durado poco como espía real… Más veraz parece el George Smiley (y el resto de personajes) de John Le Carré.
    Un abrazo
    Pd. Felicidades por el programa de radio!

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)