Auschwitz y otros campos…

Compartir
Uno de los siglos más tristes para nuestra humanidad ha sido el siglo XX. Se calcula que en este siglo han muerto víctimas de la guerra más de 100 millones de personas. El afán por invadir, nuestra triste historia…
Y vamos a hablar de los campos de exterminio, de los campos de la muerte, de la historia de la vergüenza humana… En la memoria popular siempre nos quedará el campo de , pero hubo otros muchos más. Además los británicos, en 1899 ya pusieron en práctica esta crueldad, y fue en la guerra de los Boer (los británicos crearon el primer campo de concentración tal y como lo conocemos albergando en él a 200.000 mujeres, niños y ancianos).Luego llegarían los bolcheviques, con los famosos (campos de exterminio rusos). También los italianos hicieron lo propio haciendo de sus colonias enormes de concentración, y, como no, en España también hubo campos de exterminio durante la Guerra Civil…
Y aquí llegamos al infame nazismo y a sus más de 30 campos de concentración esparcidos por media Europa. Nombres como Auschwitz, Dachau, y muchos otros pasaran a la memoria colectiva como lo que la humanidad no debe repetir jamás.
En el año 1939, después de la campaña relámpago de los alemanes en Polonia, las cárceles estaban a rebosar de lo que se consideraba entonces ´presos políticos´. Entre la población polaca se produjo una terrible “sangría” y sus bajas se contaron por encima de los 5 millones de personas (120.000 del ejército, 2,5 millones población civil y 2,8 millones de polacos).
Como ya hemos dicho que las cárceles no daban abasto, en Abril de 1940 se empieza a gestar la idea de instalar en Auschwitz (una pequeña localidad polaca) un campo de concentración. El terreno era propicio dada la buena red ferroviaria y la existencia de unas antiguas caballerizas que bien podrían servir para alojar a los primeros desgraciados. Y El 14 de julio de ese mismo año, 728 presos políticos polacos fueron los primeros en llegar al campo de la muerte. En principio la labor de estos presos, fue la de ir “acondicionando” el campo para lo que vendría detrás. Ni en sueños imaginaban lo que allí ocurriría….
Se fueron creando pabellones y empezaban a llegar presos del frente oriental, y ya rondaba por la cabeza de los nacionalsocialistas la idea de la “solución final”. El (un pesticida, compuesto de cianuro) fué probado por primera vez en septiembre de 1941. 600 soldados rusos y 200 enfermos tullidos de Auschwitz fueron los primeros en probar la efectividad del pesticida. Al día siguiente algunos seguían vivos entre estertores de dolor y muerte… había que aumentar la dosis…
Auschwitz 1 dio paso a Auschwitz 2 (con una superficie de 175 hectáreas) y de ahí a Auschwitz 3… Todo un complejo de lo macabro en el que vivían hacinados, trabajos forzados inhumanos, con una dieta de ½ litro de café, un poco de sopa sin nada de carne y un trozo de pan en el que algún afortunado encontraba un poco de margarina o una salchicha medio descompuesta…
Cuando se pasaba lista, los presos debían estar semiflexionados (en cuclillas) y así podían estar horas hasta que se terminaba de pasar el listado. Otro capitulo aparte merece el de las prácticas médicas hechas por el tristemente famoso Dr. Mengele (prefiero no narrarlas).
Las tropas soviéticas liberaron Auschwitz el 27 de Enero de 1945. Aquellos que aún quedaban vivos no podían hablar por la emoción…
La esperanza de vida allí era de unos seis meses (los más suertudos), y lo más irónico de todo era el lema que había en la entrada del campo “”….No puedo escribir mucho más sobre esto sin que algo dentro de mí llore de amargura, pero la historia hay que contarla, y en próximos post seguiremos hablando del holocausto en homenaje a sus víctimas….

3 COMENTARIOS

  1. …//El día trece de agosto de 1944, junto con cerca de quinientos judíos, de los sesenta mil que componían el gueto de Lodz, fue embarcado en un tren de ganado. Siguiendo las rutas ferroviarias paralelas al Vístula, llegó al infierno de los infiernos, al lugar que Eliezer —hoy—, se negaba a evocar, pero que durante cerca de medio siglo no había dejado ni un instante de permanecer a media superficie de su consciente, deseando salir, pero al mismo tiempo pugnando por permanecer enterrado para siempre en sus recuerdos.
    Cuando salió de aquel infierno, le llegó a la memoria un pasaje del Libro de los Proverbios: “(…)porque hay un mañana, tu esperanza no será aniquilada”.
    Y en el destino de Eliezer Baxano debía estar escrito que habría un mañana, aunque le resultó difícil de creer cuando fue destinado al campo III de Auschwitz, llamado Buna, y en donde vivió los meses más terribles que ningún ser humano pudiera imaginar.
    Desde el primer día fue destinado a trabajos forzados; al principio en una cantera cercana donde pasaban las horas, desde el alba al ocaso, arrancando piedras a golpe de pico y dinamita. Vio morir al pie del trabajo a centenares de hombres desfallecidos por el esfuerzo, el hambre y la disentería…//
    Alumbre 2002. JoseA. Bejarano

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)