Inicio Edad Antigua Acta Diurna, el periódico de la antigua Roma

Acta Diurna, el periódico de la antigua Roma

Compartir
acta diurna

¡El emperador romano conquista nuevas tierras!, ¡Cinco nuevas formas de cocinar tu pescado!, ¿Cuándo dicen las estrellas que te casarás?. Estos pueden haber sido algunos de los titulares que leerías en el Acta Diurna romana, los avisos diarios que muchos denominan como el precursor del periódico diario moderno.

El Acta Diurna (traducido del latín en el sentido de “Actas Diarias” o “Registros Públicos Diarios”) eran los avisos públicos diarios que se publicaban en ciertos lugares públicos en la antigua Estos avisos mantenían a los antiguos habitantes de Roma al día con los acontecimientos que iban sucediendo. Contenían diferentes tipos de noticias, que iban desde lo oficial hasta el entretenimiento e incluso las lecturas astrológicas.

Se dice que el Acta Diurna apareció por primera vez alrededor de 131/130 aC durante la República Romana. En ese momento, el Acta Diurna , era tallado en piedra o metal. Como el Acta Diurna estaba destinada a llegar a una audiencia pública, se colocaba en lugares públicos, como el foro, los mercados o los baños termales. Inicialmente, estos avisos informaban de noticias “serias” de importancia para la población romana, como los resultados de procedimientos legales y juicios.

Fragmento del frente de un sarcófago que muestra una ceremonia de matrimonio romana. Los matrimonios notables se mencionaban en el Acta Diurna
Fragmento del frente de un sarcófago que muestra una ceremonia de matrimonio romana. Los matrimonios notables se mencionaban en el Acta Diurna

Con el paso del tiempo, el espectro de temas tratados aumentó. El contenido de los avisos romanos comenzó a incluir anuncios como victorias militares y el precio del grano. Además de estos, el Acta Diurna también incluía otras informaciones dignas de mención, como nacimientos notables, matrimonios y muertes, así como noticias sobre combates de gladiadores y otros juegos que se celebraban en la ciudad. El Acta Diurna incluso incluyó una columna de chismes, que a menudo contenía las últimas aventuras amorosas de los ricos y famosos de Roma.

En el siglo I aC, el Acta Diurna ya no estaba tallada en piedra o metal. En cambio, fueron escritas a mano, muy probablemente en hojas de papiros. Continuaron siendo publicados en lugares públicos, y después de un par de días se quitaban para ser archivados. Desafortunadamente, el papiro no es el material más duradero, y no se sabe de ninguna copia intacta de Acta Diurna haya sobrevivido hasta el día de hoy.

Los escribas copiaban las noticias para los romanos ricos que vivían fuera de la ciudad

Las Actas Diurnas fueron muy populares. Por ejemplo, los ricos (aquellos que vivían fuera de Roma) a menudo enviaban escribas a la ciudad para buscar la última edición del Acta Diurna. Estas serían copiadas y llevadas a sus clientes. Los gobernadores provinciales también enviaban escribas para hacer copias del Acta Diurna para ellos, y así estar al tanto de los últimos acontecimientos en la capital. Durante este tiempo, el concepto de copyright no existía como es obvio, y los escribanos podían copiar el Acta Diurna libremente.

Plinio el Viejo es uno de los autores antiguos que recurrió al Acta Diurna para obtener información
Plinio el Viejo es uno de los autores antiguos que recurrió al Acta Diurna para obtener información

El Acta Diurna fue utilizado también como fuente de información por varios autores antiguos. Suetonio, el autor de La vida de los Doce Césares, por ejemplo, se basó en el Acta Diurna para obtener información sobre las fechas y el lugar de varios nacimientos, muertes y otros eventos importantes. Las noticias del Acta Diurna también le fueron de gran ayuda a Plinio el Viejo, que escribió la Historia natural. En su trabajo, Plinio contó una historia que leyó en los avisos, que trataba sobre un perro fiel que siguió el cuerpo de su amo muerto en el funeral. Tácito, quien escribió Los Anales, consideraba el Acta Diurna como poco digna de informar grandes eventos históricos, pero sí muy útil para asuntos triviales. Sin embargo, gracias a este escritor sabemos sobre la popularidad de estos avisos, tanto que fueron llevados a las provincias distantes del imperio por medio de mensajeros.

La publicación de Acta Diurna continuó hasta alrededor de 330 DC. Como resultado de la decisión del emperador Constantino de trasladar la capital de su imperio de Roma a Constantinopla, el Acta Diurna llegó a su fin.

Referencias: Atwood, R., 2011. Acta Diurna (IT, 59 aC-ca AD 222), Jeremy Norman & Co., I., 2017. Acta Diurna: la Primera Gaceta Diaria, Pruitt, S., 2015. 8 Invenciones que debemos a los antiguos.

Compartir

2 COMENTARIOS

  1. Acudir a los periódicos como fuente de información “fidedigna” a efectos de investigación histórica es como usar los artículos de la wikipedia como fuente bibliográfica: un deporte de riesgo que ya practicaban los romanos.
    Ave, Félix.

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)